Asesinan a dos militares en dos casos en La Paz y en San salvador

Ambos crímenes sucedieron menos de 12 horas después de que un contingente de soldados mató a 9 pandilleros en supuesto enfrentamiento en La Paz. Los militares fueron ejecutados frente a familiares.
Enlace copiado
<strong>Víctima.</strong>  Sargento mayor Pablo Cándido Vega, de 42 años, asesinado por supuestos pandilleros el sábado en la noche en el cantón Pajales, del municipio de Panchimalco. La HerraduraSoldado.  Eduardo Villalta Quintanilla, de 21 años de edad. (Izq.) Los padres de Villalta intentan despedirse del cuerpo de su hijo, antes de que Medicina Legal se lo lleve para su reconocimiento.

Víctima. Sargento mayor Pablo Cándido Vega, de 42 años, asesinado por supuestos pandilleros el sábado en la noche en el cantón Pajales, del municipio de Panchimalco. La HerraduraSoldado. Eduardo Villalta Quintanilla, de 21 años de edad. (Izq.) Los padres de Villalta intentan despedirse del cuerpo de su hijo, antes de que Medicina Legal se lo lleve para su reconocimiento.

Asesinan a dos militares en dos casos en La Paz y en San salvador

Asesinan a dos militares en dos casos en La Paz y en San salvador

Asesinan a dos militares en dos casos en La Paz y en San salvador

Asesinan a dos militares en dos casos en La Paz y en San salvador

Asesinan a dos militares en dos casos en La Paz y en San salvador

Asesinan a dos militares en dos casos en La Paz y en San salvador

Asesinan a dos militares en dos casos en La Paz y en San salvador

Asesinan a dos militares en dos casos en La Paz y en San salvador

Enlace copiado
Dos miembros de la Fuerza Armada (FAES) fueron asesinados entre el sábado en la noche y ayer en la madrugada, informaron la Policía Nacional Civil (PNC) y la Fiscalía General de la República (FGR).

En el primer caso se trata del sargento mayor Pablo Cándido Vega, quien fue asesinado con arma de fuego adentro de su vivienda, en el cantón Pajales del municipio de Panchimalco (San Salvador). El ataque ocurrió el sábado cerca de las 8:30 de la noche.

El segundo ataque fue contra el soldado Eduardo Villalta Quintanilla, quien también fue sorprendido en su casa en el caserío Salamar, en San Luis La Herradura (La Paz), ayer en la madrugada.

Ambos crímenes sucedieron menos de 12 horas después de que un grupo de soldados mató a nueve supuestos pandilleros, cuando, según versión brindada por FAES, realizaban un patrullaje preventivo en el cantón Ulapa Arriba, en Zacatecoluca (La Paz).

La versión de la PNC es coincidente con la de la FAES: durante el patrullaje los soldados –cuatro en total– habrían sido atacados a tiros por un grupo de entre 20 y 30 pandilleros, y al responder al fuego mataron a nueve y lesionaron de bala a dos más. El supuesto enfrentamiento ocurrió el sábado, cerca de las 4 de la tarde.

“Estamos investigando y estamos ocupando todas las tropas necesarias con el propósito de encontrar a los delincuentes que asesinaron al suboficial. Por supuesto que tenemos un sentimiento de indignación todos, porque se trató de un asesinato muy cobarde”, dijo un oficial militar que declinó identificarse y quien acudió al lugar del crimen de Vega.

El oficial aseguró que la víctima fue sorprendida en su vivienda, rodeada de su familia, mientras descansaba. Cinco hombres (tres con rostro cubierto) ingresaron a la vivienda con armas tipo fusil para acribillar a Vega, dijo.

La víctima estaba destacada en el Comando de Apoyo de Transmisiones de la Fuerza Armada (CATFA), en San Salvador.

Al ser cuestionado si el crimen de Vega estaba relacionado con la muerte de los nueve supuestos pandilleros horas antes, el oficial manifestó que no podía certificar tal hipótesis, pero enfatizó: “Nosotros con mucha certeza le podemos decir que (los atacantes) son pandilleros”.

El soldado Villalta, según la PNC, fue asesinado de forma similar. La versión policial señala que unos cinco hombres tocaron la puerta cerca de las 2:30 de la mañana y se identificaron como miembros de la PNC para que les abrieran la puerta.

Los atacantes se dirigieron directamente a Villalta, quien descansaba, y le dispararon.

El soldado estaba destacado en la Tercera Brigada de Infantería, en San Miguel. Según manifestaron allegados, Villalta, de 21 años de edad, había ingresado a la FAES para obtener trabajo y ayudar al sostenimiento de su familia.

Un comunicado de prensa de la FAES, enviado ayer por la tarde, aseguraba que había un operativo de búsqueda de los responsables, que incluía vigilancia aérea con helicópteros, y que estos se mantendrían “el tiempo necesario”.

Vega y Villalta constituyen la tercera y cuarta víctimas que son miembros de la Fuerza Armada en lo que va de este año.

Tags:

  • asesinatos
  • militares
  • pandillas
  • panchimalco
  • fuerza armada

Lee también

Comentarios

Newsletter