Lo más visto

Así extorsionaba funcionarios el falso agente DEA Rafael Flores

Según las primeras investigaciones de la Fiscalía, se acercaba a los funcionarios, se ganaba su confianza y luego los amenazaba con revelar información comprometedora si no le entregaban $15,000.
Enlace copiado
Entrega. El investigador le dice que no llamará a la Policía y le entrega el paquete. Flores lo guarda en su traje.

Entrega. El investigador le dice que no llamará a la Policía y le entrega el paquete. Flores lo guarda en su traje.

Flores. Cuando Flores llegó, el investigador encubierto le mostró el paquete de dinero. Flores le advirtió que no llamara a la Policía.

Flores. Cuando Flores llegó, el investigador encubierto le mostró el paquete de dinero. Flores le advirtió que no llamara a la Policía.

Guzmán. Un investigador policial dijo que solamente iba entregar el dinero exigido a Rafael Flores. Dijo que no lo entregaría a Santos Guzmán.

Guzmán. Un investigador policial dijo que solamente iba entregar el dinero exigido a Rafael Flores. Dijo que no lo entregaría a Santos Guzmán.

Captura. Desde un vehículo particular, cuatro agentes policiales capturan a Rafael Flores, por exigir dinero a funcionarios públicos.

Captura. Desde un vehículo particular, cuatro agentes policiales capturan a Rafael Flores, por exigir dinero a funcionarios públicos.

Cárcel. Rafael Flores y Santos Guzmán fueron enviados a prisión preventiva, por el delito de extorsión.

Cárcel. Rafael Flores y Santos Guzmán fueron enviados a prisión preventiva, por el delito de extorsión.

Así extorsionaba funcionarios el falso agente DEA Rafael Flores

Así extorsionaba funcionarios el falso agente DEA Rafael Flores

Enlace copiado
Rafael Alcides Flores, según la investigación de la Fiscalía General de la República (FGR), tenía un patrón a seguir cada vez que se acercaba a funcionarios públicos y políticos salvadoreños para extorsionarlos con información sobre supuestas investigaciones que podrían prosperar o salir a la luz si no le entregaban $15,000 para manipular los procesos. Por esa razón fue capturado el lunes de la semana pasada, junto con Santos Edgardo Guzmán, durante una entrega controlada de dinero en el parqueo de un hotel.

Tras la captura, el Juzgado Quinto de Paz de San Salvador los envió, el pasado viernes, a cárcel preventiva y ordenó que el proceso judicial continuara en la etapa de instrucción, mientras la fiscalía sigue investigando para respaldar la acusación.

Lea también: ¿Quién es Rafael Flores, el capturado que fingía ser agente de la DEA?

Los primeros resultados de la investigación arrojaron que el modo de operar de Rafael Flores, acompañado de Santos Guzmán, se resume en que se hacía pasar por miembro de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, en inglés), se ganaba la confianza a través de las redes sociales y correos electrónicos, en los que enviaba fotografías suyas junto a diputados, ministros y expresidentes de la República, luego les mencionaba que sus contactos en la DEA, entre ellos el exagente Dany Dalton, tenían información sobre investigaciones que se estaban desarrollando en contra de ellos, y que la única forma de evitar que esas investigaciones prosperaran o impedir que se hicieran públicas a través de los medios de comunicación era depositándole $15,000 en su cuenta bancaria.

En esa lista de Flores figuran alcaldes, diputados y diferentes titulares de instituciones públicas, quienes también son investigados para determinar si era falsa o verdadera la información con la que el falso agente de la DEA los amenazaba para intentar extorsionarlos.

Lea también: El “polifacético” falso agente de la DEA también canta y tiene un video musical

Una de esas personas a quienes pretendió extorsionar es un alcalde del interior del país, quien el 13 de diciembre se presentó ante una oficina fiscal para denunciar que Rafael Flores le estaba exigiendo $15,000 a cambio de evitar que una información, que supuestamente lo perjudicaría políticamente, fuera publicada en enero de 2017 en un periódico electrónico del país.

“La fiscalía, como hace en todos los casos relacionados a extorsión, toma la denuncia y comienza a investigar casi de inmediato. Por eso es que hay un nivel de efectividad del 97 % de casos resueltos en este delito. Cuando esta víctima denunció, fue el mismo 13 de diciembre que comenzamos a investigar”, explicó el director de Unidades Especiales de la Fiscalía, Allan Hernández.

Lea también: Falso agente de la DEA: “Creo que nos quieren callar”

Según Hernández, la primera dificultad a la que la unidad fiscal antiextorsiones se enfrentó fue que Flores no vivía en el país, sino que en Estados Unidos. De manera que para continuar investigándolo y capturarlo había que planificar una entrega controlada.

Entrega controlada de dinero

Los fiscales del caso se hicieron pasar por la víctima, tomaron su teléfono e hicieron una negociación con Flores para que viniera al país y así poder capturarlo, según detalló el fiscal Hernández.

“Al principio Flores pedía $15,000, pero negociamos hasta llegar a $8,000. Y no solo eso, Flores también quería que la víctima le pagara el vuelo desde Estados Unidos a El Salvador. Nosotros, haciéndonos pasar por la víctima, le dijimos que sí, pero que se lo daríamos acá en el país y en efectivo. Así fue como aceptó venir al país”, manifestó el fiscal Hernández.

En el vaciado de mensajes del teléfono de la víctima que hizo la fiscalía consta que Flores escribió: “Viene un escándalo fuertísimo para principios del año próximo, un gran destape a la corrupción (...) te la voy a pasar para aclarar cualquier cosa. Al toro es mejor agarrarlo por los cuernos”.

Lea también: Detenidos por extorsión fueron candidatos a diputados

La víctima le respondió que estaba interesada en conocer de qué se trataba esa información. Flores solamente le dijo que se trataba de algo relacionado con el narcotráfico y secuestro, pero no especificó en qué forma afectaba eso a la víctima.

A partir de ese punto, la fiscalía, haciéndose pasar por la víctima, pactó que entregaría el dinero en efectivo y en persona. Flores aceptó y agregó en un mensaje que la visita a El Salvador también la iba a aprovechar para realizar una conferencia sobre anticorrupción, con el aval del exagente de la DEA Danny Dalton.

“Te daré el dinero que me pediste (...) espero hablar en persona con tu amigo Danny Dalton también, porque ya no quiero tener problemas con él”, le escribió la fiscalía a nombre de la víctima.

“Él no va a poder ir (a El Salvador). Danny tiene una hija en el hospital”, respondió Flores, y añadió que el dinero que iba a recibir solamente iba a cubrir una primera investigación, porque había dos más que se venían. La fiscalía, en nombre de la víctima, le preguntó de qué se trataba, pero Flores se negó a responder y solo señaló que eso era mejor hablarlo personalmente en el país.

El 19 de diciembre, cuando Flores ya estaba en El Salvador y después de la conferencia que dijo que haría, salió al parqueo del hotel y envió a Guzmán por el dinero. Quien le iba a entregar el dinero era un investigador policial encubierto, que se hizo pasar por empleado de la víctima.

“En ese momento, como no era Flores el que había llegado, el investigador se guardó el dinero y le dijo que con él no era el trato, y que no daría el dinero a otra persona sino solamente a Rafael Flores”, relató el fiscal Hernández.

Cuando Flores apareció en el parqueo y el investigador le dio el paquete con el dinero, cuatro policías de civil salieron de un vehículo particular y capturaron a Flores y a Guzmán.

“En el momento de la captura Flores sacó una placa de capellán, que no tiene ninguna autoridad, diciendo que era de la DEA”, dijo Hernández.

Tags:

  • rafael flores
  • dany dalton
  • fiscalia
  • extorsion a funcionarios

Lee también

Comentarios