Lo más visto

Así se creó el cortometraje “El pueblo te hizo santo”

Ferran Caum, productor del cortometraje en plastilina sobre monseñor Romero “El pueblo te hizo santo”, encuentra en la plastilina una herramienta extraordinaria capaz de comunicar con intensidad y calidez. 
 

Enlace copiado
Así se creó el cortometraje “El pueblo te hizo santo”

Así se creó el cortometraje “El pueblo te hizo santo”

Enlace copiado

Para Ferran Caum, productor de “El pueblo te hizo santo”,  la figura de monseñor Óscar Arnulfo Romero es muy importante y la forma en la sensibilidad y en el corazón del pueblo salvadoreño siempre lo impactó, precisamente de esta admiración fue que surgió la inspiración para crear el corto que es un homenaje en plastilina para el nuevo santo de El Salvador.

“Me acuerdo como si fuera ahora el día en el que lo asesinaron, yo estaba en Barcelona, tenía en esa época 18 años y a mí me impactó mucho esa noticia. La muerte de monseñor Romero como tal, me provocó obviamente a mí una mirada hacia monseñor y hacia El Salvador”, explica Caum.

La creación del cortometraje en homenaje a san Romero en el que contó con ayuda de más de un centenar de personas, no fue algo que surgió de la noche a la mañana. El productor indica que de alguna manera fue surgiendo de conocer gente en 1993 que había convivido con monseñor, también de años de lectura y de alguna manera siempre estuvo cerca de la figura del mártir.

“Cuando dirigía audiovisuales de la UCA en el año 2000 era el 20 aniversario y tuvimos un papel muy protagónico en la celebración, entonces cada momento que yo podía era un intento de hacer algo que comunicara que permitiera trasladar o visibilizar, esa presencia y ese sentir hacia monseñor Romero”, afirma el productor. 

De igual forma  para la beatificación no pudo hacer nada porque por segundo momento dirigía audiovisuales de la UCA e hizo una cobertura de máxima calidad sobre el evento,  pero siempre le quedaron las ganas de hacer algo más de animación. “Esta vez cuando ya hubo la noticia de canonización, ahí dije hoy sí que tengo que hacer, no estoy en ninguna jefatura, no estoy en ningún cargo administrativo, ahora es el momento de hacerlo y pues la gente esperaba de alguna manera algo en plastilina”, expresa Caum. 

El material

El productor de cortometrajes explica que la plastilina es un material muy familiar, pues todo mundo ha tocado plastilina de chiquito y él ha descubierto que esta comunica de manera extraordinaria. “Realmente he descubierto la intensidad y la calidez con la cual la plastilina comunica, el problema es que es muy lenta, es muy versátil, te da infinidad de posibilidades, pero es muy lenta”, asegura el productor. Incluso cuando decidió hacer el cortometraje de monseñor pensó en usar otra técnica de animación, pero recordó que la gente que ya había visto su trabajo en “Víctimas de Guernica” estaba esperando ver un homenaje en plastilina. 

 Entonces, Caum estableció  cuatro criterios que sí se cumplían le permitirían realizar el cortometraje: 

  1. Ser una producción abierta. La creación del cortometraje tenía que contar con la máxima participación de gente para lograr canalizar el sentir de monseñor Romero.
  2. Contar con la ayuda de una colega en Barcelona. Cecilia Frachia tenía que ayudar a Caum a hacer dos figuras más de monseñor Romero hablando. “Es una técnica muy sofisticada, muy compleja, yo me la puedo, pero no me sale bien. Ella no solamente se la puede, sino que es una maestra en eso pues las figuras hablan no por sustitución de boca, sino por el modelado de los músculos y eso requiere de una habilidad y un dominio de la anatomía humana que yo no tengo”, indica el productor. 
  3. Un equipo de facilitadores. Caum necesitaba un equipo de alumnos de los talleres de animación de la UCA que le apoyara en la medida de lo posible con el grupo de personas que estarían involucrados en la creación del cortometraje. 
  4. El apoyo de la UCA para poder realizar la producción del cortometraje. 

Todos los criterios se cumplieron y se pudo llevar a cabo la producción de su cortometraje. “Después yo tomé algunos planos de “Víctimas de Guernica” que había hecho porque si no era imposible hacerlo (el cortometraje de monseñor Romero). Con todos estos ingredientes pusimos la licuadora en marcha y salió un guión que yo sentía que podía funcionar”, expresa Caum. 

 La técnica

El productor utilizó como técnica de animación el stop motion, la cual consiste en ubicar en distintas posiciones el objeto que se va a animar haciéndole una foto por cada posición o dos fotos por cada posición dependiendo, según explicó Caum. Agregó que cuando se pasan todas las fotos seguidas, se logra tener la ilusión de movimiento. “Yo trabajo el video a 30 cuadros por segundo que es el estándar  y entonces generalmente se utilizan 15 posiciones cada segundo, o sea cada posición son dos fotos aunque a veces hay movimiento tan sutiles que se utiliza una foto por posición. Por ejemplo la escena en que monseñor Romero transmite consuelo a un enfermo es muy delicado ese movimiento, lo hago una foto una posición, cuando la señora está torteando son dos fotos por una posición”, indica el productor. 

 Su trayectoria en la animación de plastilina
 

Caum ha hecho tres cortos de animación en plastilina, uno llamado “Simon” (homenaje a la obra de Salvador Dalí), “Víctimas de Guernica” (que estuvo nominado a un premio Goya) y “El pueblo te hizo santo” (un homenaje a san Óscar Arnulfo Romero). Además,  ha trabajado spots de plastilina para campañas publicitarias. 

 El productor tiene en camino varios proyectos siempre en plastilina para los que ya está trabajando con los que busca profundizar más en la sensibilidad que despierta la plastilina, pues esta, tal como lo expresa Caum, se está convirtiendo en una buena llave para conectar, para dar rienda suelta a la imaginación, a la magia y sobre todo la sintonía de la gente con las cosas que les rodean. 

Fanpage: 

Tags:

Lee también

Comentarios