Lo más visto

Así se infiltran las pandillas en los gobiernos municipales, según PNC

Howard Cotto, director de la PNC, aseguró que los períodos electorales son un momento usado por las estructuras criminales para diseminarse al interior de las administraciones municipales en El Salvador, en un ciclo que abona al alza de la violencia en el país.

Enlace copiado
Foto: Archivo LPG

Foto: Archivo LPG

Enlace copiado

“Los grupos criminales pretenden coquetear con algunos grupos políticos para que se rebajen las acciones de seguridad tomadas en su contra. Las acciones municipales son importantes para estas estructuras”. Con estas palabras, Howard Cotto, director de la Policía Nacional Civil (PNC), declaró esta mañana durante una entrevista televisiva que las pandillas buscan el período previo a las elecciones para “infiltrarse” al interior de las administraciones municipales en El Salvador.

“El contacto previo de las pandillas con candidatos o alcaldes se limita a pedir que se le dé oportunidad de trabajo a una persona o que se deje que una familia vinculada a pandilleros tengan un puesto en el mercado”

Según Cotto, las pandillas “buscan tener vínculos con los potenciales alcaldes para ver si por presión o acuerdo, pueden lograr entendimiento con las comunas para seguir con sus actividades delictivas”. “El contacto previo de las pandillas con candidatos o alcaldes se limita a pedir que se le dé oportunidad de trabajo a una persona o que se deje que una familia vinculada a pandilleros tengan un puesto en el mercado o en el municipio”, explicó.

Cotto aseguró que estas solicitudes de favores o “negociaciones” suelen darse en el período previo a las elecciones. Pero, “cuando las elecciones pasan, lo que inicialmente parecía ser una simple contratación se convierte en los fenómenos vistos con anterioridad: alcaldías llenas de pandilleros o mercados municipales tomados por grupos criminales”, enfatizando en que este proceso de inserción de las pandillas en las alcaldías del país “es como un cáncer del crimen” que afecta a El Salvador.

"Los alcaldes deben tener claro esto. Inicialmente parece no ser grave. Darle un puesto en el mercado a un familiar de un pandillero parece algo inocente”

“Esa es la forma en que una pandilla tiene entrada en una administración municipal y deriva en lo que después se puede convertir en la toma o control de una pandilla de un municipio. Los alcaldes deben tener claro esto. Inicialmente parece no ser grave. Darle un puesto en el mercado a un familiar de un pandillero parece algo inocente”, recalcó.

Según el director policial, “cuando las elecciones se definen y el candidato gana, entonces esta situación (favores) empieza a cambiar y surgen las presiones, las amenazas, los homicidios. Eso es lo que las pandillas están haciendo actualmente. El incremento de homicidios intenta generar un espacio para facilitar esta situación. Estamos hablando de elecciones municipales, los gobiernos municipales son la expresión territorial del Estado”.

Riesgo de “binomios alcaldías-pandillas”

Sin embargo, Cotto también dejó en claro que siempre existe el riesgo que este fenómeno se convierta en una “negociación” entre las alcaldías y las pandillas, donde los alcaldes pueden llegar a tomar “beneficio” para ellos. “A cambio de esos favores también se ofrecen votos. Ha habido casos en que los alcaldes se han planteado el tener un lucro a partir de esa dinámica entre gobierno municipal y pandillas”, agregó.

"El candidato puede plantearse el negociar con pandillas, siempre apuntando a las futuras campañas electorales”

“El problema es que hay gobiernos municipales que buscan algo a cambio de eso. El candidato puede plantearse el negociar con pandillas, siempre apuntando a las futuras campañas electorales”, señaló, enfatizando que “es difícil establecer qué puede pasar si un alcalde o candidato accede a esas situaciones”.

Cotto aseguró que, en este año 2017, ha habido cuatro alzas considerables de homicidios, las cuales calificó como “medidas de presión” por parte de las pandillas hacia el Gobierno. “Esta es la cuarta ocasión en el año en que pandillas y crimen organizado usan el homicidio como un elemento para presionar al gobierno. Los últimos cuatro o cinco días la situación ha tendido a la baja, pero desde finales de septiembre y principio de octubre se produjo un incremento, que también se produjo a mediados de este mes”, apuntó.

“Estos grupos criminales usan el homicidio como un elemento de presión al gobierno. Ellos saben perfectamente que si en nuestro país tenemos hasta 40 homicidios en un día, eso impacta a la ciudadanía, independientemente las razones de los homicidios, porque genera la idea de que se está perdiendo el control del país”, aseguró.

Tags:

Lee también

Comentarios