Lo más visto

Más de El Salvador

Así se practica el hisopado para el examen de covid-19

Ni los encargados de este centro de contención saben cuándo vamos a salir. Seis de las mujeres que están aquí entraron el 11 y yo el 13, pero las fechas de ingreso a cuarentena que tiene la encargada son 13 y 15 de marzo, por lo que nuestra salida se alargaría dos o tres días más. No parece nada, a menos que lleves 30 días contando los segundos, minutos, las horas y los días.

Enlace copiado
Para dar el alta de la cuarentena se debe hacer la prueba del covd-19, al ser negativa las personas son enviadas a sus casas.

Para dar el alta de la cuarentena se debe hacer la prueba del covd-19, al ser negativa las personas son enviadas a sus casas.

Enlace copiado

El martes fue, finalmente, un buen día. Sumaba entonces el día 25 de cuarentena institucional y aún no me habían hecho la prueba. Cerca de cumplir el tiempo de cuarentena impuesto por el gobierno a quienes regresaban al país del extranjero, no tener la prueba –negativa, además- podría significar retrasar la salida del centro de contención.

A las 9:30 a.m. del martes 7 de marzo, una mujer con bata, gorro, lentes y mascarilla llegó hasta mi cuarto, ubicado en Zaragoza, con una hielera y dos bolsas rojas. "Le vengo a hacer la prueba", me anunció. He leído incontables artículos sobre cómo la hacen, pero todo lo que quería en ese momento era que me la realizaran.

La prueba es incómoda y un poco dolorosa. No importa con la amabilidad que te la realicen: "Serán dos hisopos, uno en la garganta y otro en una fosa nasal. Va a ser un poco incómoda", me explicó. También me dijo que sería más fácil si colaboraba. Colocó una paleta en mi lengua, y metió un hisopo largo hasta que llegó a la mucosa de la garganta. Allí raspó durante algunos segundos que parecieron eternos y sacó el hisopo. Lo introdujo en una especie de tubo de ensayo que tenía un líquido adentro y estaba sellado.

“Perdí la cuenta de las veces que consulté algo y la respuesta fue: “Eso no depende de mí”. Me lo dieron doctores, militares, policías, enfermeras y personal de servicio.”.

La segunda parte fue un hisopo largo a la fosa nasal izquierda. No tenía idea de lo profundo que son las fosas nasales. Dos lágrimas salieron como acto reflejo. Raspó la pared que encontró al final de la fosa nasal. "Le va a quedar una molestia un rato, pero se le va a pasar", dijo.

Se retiró deseándome suerte. Yo hice lo mismo, al final, estar en contacto con posibles portadores de covid-19 no debe ser una de los trabajos favoritos ahorita.

El resultado de la prueba se puede obtener en seis horas, me explicó una de las doctoras que viene hasta este centro de contención conocido como Zaragópolis. Pero, aunque realizan 400 más o menos en promedio diario, también dice que en el laboratorio solo procesan 160, porque no hay más capacidad. Entonces, aunque me la hicieron el martes, probablemente el resultado tarde debido a que tienen acumulado trabajo.

Muchas han sido las quejas de quienes están albergados, y ya fueron sometidos a la prueba, pero nunca recibieron una notificación oficial del resultado. Con mis excompañeras de cuarto en la Villa Olímpica, y otras personas que conocí allí y mantengo contacto, siempre hacemos la broma de que si en 48 horas no nos llegan a traer, seguro es negativa.

Ya se respira un ambiente de mucha ansiedad en los centros de contención. Sobre todo porque, a cuatro días de que cumplamos el plazo impuesto por el gobierno (30 días), nadie nos explica un protocolo de salida. La doctora a cargo del lugar tuvo que enfrentar una batería de preguntas de siete mujeres que estamos aquí. Estamos cansadas, encerradas, con calor y demasiada incertidumbre.

Todo está centralizado. Y en sus palabras, la orden de salida de cada centro debe salir de Casa Presidencial al ministro Alabí, del ministro a los jefes de las regionales del ministerio de Salud, y de ellos a los encargados de cada albergue. La queja en este vecindario es que otros albergados han salido en el día 21 o 25 y nosotros seguimos esperando fechas.

Perdí la cuenta de las veces que consulté algo y la respuesta fue: "Eso no depende de mí". Me lo dieron doctores, militares, policías, enfermeras y personal de servicio.

Otro médico intervino para intentar calmar los ánimos: "La doctora lo que puede hacer es preguntar al regional, pero a veces ni ellos saben. Lleva una semana preguntando", aseguró.

Como dijo una de mis colegas aquí, solo necesitamos una fecha, aunque no sea la que esperamos.

Tags:

  • Coronavirus
  • covid-19
  • cuarentena

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines