Lo más visto

Autorizan pasarelas, pero dan poco mantenimiento

MOP y VMT se encargan de las autorizaciones para estructuras que se coloquen en las calles de su responsabilidad, pero el costo de instalación y mantenimiento corre a cuenta de los privados.

Enlace copiado
Autorizan pasarelas, pero dan poco mantenimiento

Autorizan pasarelas, pero dan poco mantenimiento

Enlace copiado

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) anunció que el pasado martes cerraría un tramo de la alameda Manuel Enrique Araujo, entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana, por la instalación de una pasarela. Sin embargo, la cartera no es la ejecutora directa del proyecto, sino una empresa de publicidad a la que le fue otorgado el permiso instalación de la pasarela.

“La instalación como tal es privada. El ministerio lo que hace es determinar, a través de la Dirección de Tránsito, si esa pasarela se necesita y las condiciones en que se debe instalar esa pasarela”, expresó el gerente corporativo del MOP, Cristóbal Cuéllar.

No obstante, dijo que la autorizaron porque muchos empleados del MOP, del ISTA y del mercado de artesanías cruzan la alameda y les dará seguridad.

Los interesados en instalarlas en calles nacionales competencia del MOP tienen que solicitar autorización a la Dirección General de Tránsito del Viceministerio de Transporte (VMT), que solicita opinión a la Dirección de Planificación del MOP para que determine que la pasarela no afecte algún proyecto en marcha, revise el diseño y la pertinencia.

Este trámite deben hacerlo tanto alcaldías como empresas. “Todos los privados instalan esa pasarela con el objeto también de explotar publicitariamente esas estructuras”, agregó Cuéllar.

El permiso establece la condición que se les dé mantenimiento, pero este no siempre se cumple. Se solicitó al MOP y al VMT un inventario de pasarelas que hayan autorizado en San Salvador, pero no proporcionaron los datos.

Algunas que tienen daños son la de la calle El Pedregal, frente a una gasolinera, que tiene gradas quebradas. De igual forma la que está en la carretera Panamericana entre un centro comercial y el paso que conduce a Santa Elena.

Otra más está en la alameda Juan Pablo II, cerca de FONAVIPO, que además de las gradas quebradas, es utilizada como basurero, letrina y punto de asalto. Aunque es una calle bastante transitada, la condición de la pasarela inhibe a las personas a utilizarla.

“Debe ser absolutamente utilizada, pero el problema es que muchas de las pasarelas son ocupadas para otros fines”, lamentó Francisco Martínez, empleado de una de las oficinas aledañas.

En este lugar hay doble riesgo: ser atropellado por intentar cruzar una calle de seis carriles o ser asaltado por usar la pasarela. Por eso enfatiza que la seguridad y mantenimiento son necesarios.

Sobre la Juan Pablo II hay tres pasarelas más; una, frente al Hospital General del ISSS, pero no todas las personas la usan, incluso adultos mayores optan por la calle por la dificultad de subir gradas.

Similar situación pasa en el bulevar de Los Héroes, frente al anexo del Hospital Benjamín Bloom. “La gente no hace caso, mira más fácil cruzar la calle, pero a la vez un carro que va con todo lo puede atropellar”, dijo Marvin Alvarado, vecino de esa zona.

En el bulevar Constitución hay cuatro pasarelas, dos se observan bastante enmohecidas y una es nueva. En julio pasado, el VMT detuvo la instalación de esta última, porque en aquel momento no tenía el permiso correspondiente.

Lee también

Comentarios