Lo más visto

Autos de $124,000 en la presidencia de Mauricio Funes

La administración del expresidente Funes gastó $3.3 millones en la compra de 84 vehículos para Casa Presidencial. Dicha dependencia de Gobierno pasó de tener 189 vehículos a 309 entre 2009 y 2014. La Presidencia también incrementó el gasto en combustible en ese período, y además pagó para el arrendamiento de vehículos.
Enlace copiado
Flota vehicular.  Salvador Sánchez Cerén recibió una flota de 309 vehículos en Casa Presidencial.

Flota vehicular. Salvador Sánchez Cerén recibió una flota de 309 vehículos en Casa Presidencial.

Autos de $124,000  en la presidencia de Mauricio Funes

Autos de $124,000 en la presidencia de Mauricio Funes

Autos de $124,000  en la presidencia de Mauricio Funes

Autos de $124,000 en la presidencia de Mauricio Funes

Autos de $124,000  en la presidencia de Mauricio Funes

Autos de $124,000 en la presidencia de Mauricio Funes

Enlace copiado
La Presidencia de la República gastó $3,316,821.74 en la compra de 84 vehículos durante la administración del expresidente Mauricio Funes (2009-2014). Dicha dependencia de Gobierno pasó de tener 189 vehículos en 2009, los cuales estaban valorados en $416,745.85, a poseer 309 carros en mayo de 2014, con un valor superior a los $3 millones, según información entregada por la Oficina de Información y Respuesta de Casa Presidencial (CAPRES).

Entre las compras más onerosas está la adquisición de cuatro vehículos por un valor de $497,766, el 1.º de marzo de 2010, es decir, a un precio promedio de $124,441.5 cada uno. La compra se hizo con el objetivo de “incrementar el nivel de seguridad necesario para los desplazamientos terrestres del señor presidente de la república y mejorar la Columna Presidencial”, según consta en documentos oficiales emitidos por CAPRES.

La documentación remitida por CAPRES no detalla el modelo o las características de los vehículos adquiridos.

En los archivos oficiales también consta la compra de dos vehículos blindados que fueron adquiridos por $197,200 el 13 de febrero de 2010. Estos, según la documentación, fueron comprados para “el desplazamiento terrestre de los funcionarios de la Presidencia de la República, así como los jefes de Estado, jefes de Gobierno o invitados oficiales de la República de El Salvador”.

Otra de las compras reportadas durante el mandato de Funes fue la del vehículo designado para el secretario de Asuntos Estratégicos, Hato Hasbún, la cual se hizo por $34,090 el 22 de febrero de 2012. Dos años antes, en 2010, la Presidencia ya había destinado $50,400 para comprar otros tres vehículos para dicha secretaría.

Casa Presidencial pagó más de $1.3 millones entre 2010 y 2011 para la compra de más de 35 carros, los cuales se justificaron para la movilización de funcionarios de la Presidencia de la República.

El actual presidente, Salvador Sánchez Cerén, ha sumado 13 vehículos a la flota de la Presidencia entre junio de 2014 y septiembre de 2016.

En la administración Funes también se emitieron varias facturas por más de $1 millón en concepto de mantenimiento de vehículos asignados a la Presidencia de la República. Y, pese a que CAPRES tiene su propia flota vehicular, también hubo un presupuesto adicional para alquiler de automotores (ver nota secundaria).

Algunas de las facturas giradas por CAPRES relacionadas con el mantenimiento y las compras de artículos para vehículos se emitieron a nombre de personas particulares, y no solo a nombre de empresas.

Y más combustible

La Presidencia de la República también aumentó sus gastos en combustible durante la administración de Mauricio Funes. La dependencia de Gobierno pasó de gastar $405,707.97 en 2010 a emitir facturas por $1,006,532.76 en 2013, gasto que tendió a la baja en el primer año del gobierno de Sánchez Cerén, que en 2015 erogó $725,173.75 en ese rubro.

El 11 de marzo de 2011, la Secretaría Técnica de la Presidencia emitió una factura por $5,000 a favor de Alba Petróleos de El Salvador, S. A. de C. V., empresa de capital mixto que es liderada por miembros de la cúpula del FMLN, el partido de Gobierno.

La presidencia de Funes pagó más de $900 por kit para dar mantenimiento al blindaje de los carros que tenían asignados los altos funcionarios.
 

Lee también

Comentarios