Lo más visto

El país registra un estancamiento en el área social

La Fundación Poma afirma que El Salvador ha tenido un retroceso en seguridad y en temas ambientales; aunque hay un mínimo avance en salud y educación, esas áreas aún presentan un déficit en el sistema.
Enlace copiado
El país registra un estancamiento en el área social

El país registra un estancamiento en el área social

Enlace copiado

La Fundación Poma presentó ayer un informe de general de los progresos sociales que ha tenido El Salvador desde la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992, hasta la actualidad. Los datos mostraron un retroceso en el tema de seguridad ciudadana, se mantiene la misma percepción de corrupción y, además, hay un estancamiento en sectores como la educación y salud, a pesar de los esfuerzos que se hacen en estos sectores sociales.

El estudio se realizó para establecer un Índice Progreso Social (IPS), el cual determinó que “la seguridad y el medio ambiente retroceden y las libertades son amenazadas”, aunque también estableció avances en áreas como la educación y salud, a pesar de encontrarse con un estancamiento los últimos años.

Según el presidente de Fundación Poma, Ricardo Poma, la educación y la salud es lo más importante que pueden tener los salvadoreños, pero que en el país todavía presentan debilidades. Una de ellas es la inversión, la que no alcanza el 6 % del Producto Interno Bruto (PIB) como se ha venido diciendo.

“El porcentaje del PIB que se dedica a educación está a un nivel del 3 %, teniendo en cuenta a países como Costa Rica que están al 8 %, o sea que ahí estamos bastante débiles, esas áreas y otras áreas de necesidades básicas de la población”, dijo Poma.

Para el empresario es importante que el sector privado y el sector público pueden caminar juntos para tratar de solucionar problemas en algunas áreas básica para la población.

El IPS se mide en tres etapas, según el estudio presentado, la primera es de 1992 a 1999, con un crecimiento rápido que alcanzó el 0.57 en siete años; de 1999 a 2013 hay un avance lento de 0.57 a 0.64; pero de 2014 a 2016 fluctúa, llega a 0.66 y luego tiene una regresión al 0.64, el mismo de 2010.

El informe consignó que en 2017 El Salvador se posicionó en el lugar 70 de 128 países analizados, en lo que al IPS se refiere.

“Es importante enfocar aquellas áreas en las que estamos débiles y ver qué políticas sociales se pueden llevar a cabo para mejorarlas; por ejemplo, dos temas fundamentales son el tema de educación y salud que es algo que la población reclama y realmente podemos mejorar bastante”, destacó el presidente de Fundación Poma.

En sus conclusiones, el estudio señaló que hay un reclamo general por la seguridad y que el medio ambiente se ha deteriorado significativamente, hay algunos indicadores que muestra un esfuerzo insuficiente. Y señaló que la cobertura de saneamiento y recolección de basura tienen impacto sobre la salud de la población.

Los casos que sí tipificó el estudio como “preocupantes” fueron el retroceso que ha experimentado la vacunación en el sector de salud, el hacinamiento en las viviendas y la tasa de homicidios.

“La prosperidad económica debe ir de la mano del bienestar de la sociedad. Debemos tomar en cuenta ambas medidas para medir el desempeño integral de los países, las sociedades y las comunidades”, dijo Alejandro Poma, director ejecutivo de la fundación.

Por su parte ,el coordinador del Centro de Progreso Social, Manuel Sánchez, mostró su preocupación, ya que aseguró que a pesar de tener un avance en algunos indicadores sociales —como el acceso a agua potable, acceso a vivienda, alfabetización, acceso a electricidad— existen otros rubros importantes que van cada vez más en retrospectiva.

“En los avances es difícil pensar que puede haber una situación positiva y posiblemente vamos a tener un progreso más lento en los próximos años que vienen”, señaló.

Sánchez explicó que en los últimos años no se ha tenido un avance sostenido, aunque algunos indicadores han crecido. Agregó que en el acceso a la educación superior hubo un avance en la época de los ochenta, pero ha sido mucho más lento en los últimos años.

El estudio indicó que en este último período “se hace evidente la necesidad de una inversión más fuerte y mejor orientada para poder continuar el avance en los temas sociales”.

“No podemos descuidar el progreso que el país ha logrado, principalmente en lo relacionado a las libertades”, indicó Ricardo Poma.

 

Lee también

Comentarios