Ayuda japonesa alcanza a dos escuelas del oriente

Los proyectos son parte de un programa de asistencia financiera no reembolsable
Enlace copiado
En Usulután.  El embajador del Japón en El Salvador, Masataka Tarahara (derecha), entregó el cheque simbólico a autoridades del Centro Escolar Cantón Linares Caulotal.

En Usulután. El embajador del Japón en El Salvador, Masataka Tarahara (derecha), entregó el cheque simbólico a autoridades del Centro Escolar Cantón Linares Caulotal.

Ayuda japonesa alcanza a dos escuelas del oriente

Ayuda japonesa alcanza a dos escuelas del oriente

Enlace copiado
Dos proyectos de ampliación de centros educativos, con una inversión que sobrepasará los $202,000, serán realizados en Morazán y Usulután para beneficiar a unos 430 estudiantes.

Los recursos serán otorgados por el Gobierno de Japón bajo el Programa de Asistencia Financiera No Reembolsable para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana (APCS) y ejecutado por la embajada nipona en nuestro país.

Para hacer realidad los dos proyectos se firmaron dos convenios, rubricados por el embajador Masataka Tarahara, por representante del Centro Escolar Cantón Linares Caulotal y del Centro Escolar Caserío El Junquillo.

La primera escuela se ubica en el cantón Las Quebradas, en San Simón (Morazán), a la que asisten 305 estudiantes y que recibirá de Japón $101,390 para construir dos aulas, dirección, cocina-bodega y se mejorarán los servicios sanitarios que tiene.

Actualmente, la comunidad educativa de este centro recibe clases en condiciones no pedagógicas, ya que la demanda creciente de cupos ha dejado sin aulas adecuadas a muchos.

La segunda escuela está en San Agustín (Usulután), con una población estudiantil de 125. El Gobierno de Japón le ayudará con $100,752 para construir dos módulos de aulas, dirección, cocina-bodega, servicios sanitarios y muro perimetral.

“Ambos proyectos son de vital importancia para el desarrollo de los pueblos. La educación es uno de los pilares primordiales para alcanzar nuevas metas y que sea realidad el progreso de los pueblos. Cada comunidad está consciente de la situación y con la colaboración de ellos y las alcaldías municipales ahora se hará realidad el sueño de tener mejor infraestructura para aprender y estudiar”, manifestó la sede japonesa a través de un comunicado.

La necesidad de contar con infraestructura escolar adecuada en apremiante, pero el caso del Centro Escolar Caserío El Junquillo es muy particular.

Según consigna la embajada de Japón, este centro de estudios comenzó a tener con los años mayor demanda de matrícula, pero las aulas son pocas para atenderla.

Con tal de solventar el déficit de infraestructura la comunidad educativa levantó aulas y utilizó troncos de árboles, agregó bambú y plástico.

“Con el proyecto la escuela gozará de la construcción de dos aulas, dirección, cocina-bodega y el mejoramiento de los servicios sanitarios existentes. Con esto se mejorará la calidad educativa del alumnado”, se informó.

El programa japonés APCS se desarrolla en El Salvador desde 1991 y destina desde entonces a la fecha más de $32.1 millones en 362 proyectos para cubrir necesidades en las áreas de salud, educación y agua potable.

Tags:

  • oriente
  • escuelas

Lee también

Comentarios

Newsletter