Lo más visto

Bianka o la odisea de ser mujer “trans” en El Salvador

Bianka Rodríguez nació en el cuerpo equivocado y en el país equivocado.
Enlace copiado
Bianka o la odisea de ser mujer “trans” en El Salvador

Bianka o la odisea de ser mujer “trans” en El Salvador

Foto: ACONCAVIS

Foto: ACONCAVIS

Enlace copiado
Con pocos años detectó que sus genitales no se correspondían con lo que ella se sentía: una mujer. Y poco después empezó a sufrir los primeros golpes -literales- en El Salvador, uno de los países más hostiles para las mujeres "trans".

"La expectativa de vida para nuestro colectivo es de 32 años", dice a dpa en Madrid, donde esta semana participa en una conferencia de derechos humanos en el marco de la celebración mundial del Orgullo LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales).

La vida de Bianka ha estado marcada por la discriminación y la violencia. Hasta los 15 años, su madre intentaba corregir con palizas sus modales femeninos. "Me golpeaba para que yo entendiera que no era una niña sino un niño. Aún tengo cicatrices", relata ahora.

SALVADOREÑA ES ÚNICA MUJER TRANSGÉNERO EN EL MUNDO EN SER NOMINADA A ESTE PREMIO

No pudo soportarlo y se marchó de su hogar. "En mi primer trabajo, como panadera, fui explotada y estigmatizada", recuerda. Tres años después retomó los estudios y, aunque en un principio no le permitían estudiar como mujer, obtuvo brillantes resultados académicos.

"Hicieron que me cortara el cabello, que no me maquillara y que usara ropa de niño, pero yo siempre proyecté la mujer 'trans' que soy", asegura con una gran sonrisa en sus labios pintados de color rosa.

Ahora, con 24 años, milita en la asociación COMCAVIS, desde la que lucha por los derechos del colectivo en El Salvador. Por su labor ha sido acosada e incluso secuestrada. "Un desconocido me tomó a punta de pistola en un centro comercial y me subió a su vehículo. Me decía que yo defendía derechos de 'culeros'", recuerda.

Llegó a pensar en abandonar su país al sentir que su vida peligraba, pero su afán de lucha fue más fuerte. "No queremos derechos especiales, sino los que todos los ciudadanos tienen", reclama.

EXTORSIONAN A DEFENSORA DE MUJERES TRANS NOMINADA A PREMIO POR DEFENSA DE DERECHOS HUMANOS

Su historia es la de muchas mujeres transgénero en Centroamérica, una región que tiene el mayor índice de violencia en América Latina contra este colectivo, más vulnerable a las agresiones de grupos armados ilegales y del crimen organizado.

"Una organización regional reportó altos índices de violencia infligida a mujeres 'trans' por las maras y las pandillas en Guatemala, Honduras y El Salvador", destacó un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2015.

Según COMCAVIS, en los últimos 13 años, más de 600 personas han sido víctimas de este tipo de crímenes relacionados con la orientación sexual o la identidad de género de las víctimas.

LEA TAMBIÉN: DERECHO A SER HOMBRE

El pasado febrero, el asesinato de tres mujeres "trans" en la localidad de San Luis Talpa, en el departamento de La Paz, provocó la alarma. Se calcula que entre 2015 y 2017, más de 200 personas de este colectivo han solicitado refugio en Estados Unidos.

Según un estudio realizado en 2014 por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos de este país, el 53 por ciento de las mujeres 'trans' han sido víctima de violencia y ataques a su integridad física. "Es alarmante porque es más de la mitad de la población 'trans'", advierte Bianka, quien asegura que este círculo de violencia, amenazas y extorsión comienza en la familia.
Las cifras de homicidios contra este colectivo son escalofriantes.

Desde principios de año, 22 mujeres "trans" han sido asesinadas solo en El Salvador, según los datos manejados por COMCAVIS. Y eso teniendo en cuenta que algunos homicidios quedan fuera de la estadística porque las autoridades judiciales no identifican a las víctimas por su identidad de género, sino solo por sus genitales.

"Muchas son brutalmente asesinadas, como mi compañera Tania Vázquez -miembro de CONCAVIS- cuyo caso nunca se ha judicializado", denuncia Bianka. "Ella fue encontrada -en 2013- amarrada de pies y manos. Según el informe oficial, fue violada y torturada durante 12 horas y sus genitales fueron cortados".

Además de sufrir en sus carnes la marginación y la violencia, las mujeres "trans" tienen muy limitados sus derechos en Centroamérica.

Un alto porcentaje termina dedicándose a la prostitución ya que "no tiene acceso a una educación digna ni a un trabajo digno". "Esto las obliga a ejercer el trabajo sexual. Y los pandilleros y grupos de delincuentes, incluso los propios cuerpos de seguridad, las extorsionan con dinero o prácticas sexuales bajo amenazas de agresiones o incluso de muerte", añade la activista.





 

Tags:

  • Bianka Rodríguez
  • mujer trans
  • comunidad LGBTI
  • COMCAVIS

Lee también

Comentarios