Biden pide al Triángulo Norte erradicar corrupción

El vicepresidente de Estados Unidos dijo que el Triángulo Norte debe reducir la emigración ilegal y la corrupción, si desea que Washington apruebe futuros fondos para el Plan Alianza para la Prosperidad.
Enlace copiado
Biden pide al Triángulo Norte erradicar corrupción

Biden pide al Triángulo Norte erradicar corrupción

Biden pide al Triángulo Norte erradicar corrupción

Biden pide al Triángulo Norte erradicar corrupción

Enlace copiado
El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, pidió ayer a los presidentes de los países del Triángulo Norte de Centroamérica hacer más para combatir la corrupción y reducir la emigración ilegal, si quieren que el Congreso estadounidense apruebe este año más fondos para la región.

Biden se reunió con los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Jimmy Morales, de Guatemala; y Juan Orlando Hernández de Honduras, en la Blair House, una mansión ubicada muy cerca de la Casa Blanca y destinada a hospedar a jefes de Estado en sus visitas oficiales a Washington.

“Está en el interés de Estados Unidos que haya prosperidad y seguridad en la región”, dijo Biden, el único de los cuatro que hizo declaraciones a la prensa antes de la reunión.

El vicepresidente recordó que el Congreso estadounidense aprobó recientemente una partida de $750 millones para la ejecución del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, diseñado por los tres países centroamericanos para combatir las causas de raíz que generan la emigración ilegal.

“Juntos vamos a tener que seguir tomando medidas para garantizar varias cosas, que menos migrantes se embarquen en el peligroso viaje a Estados Unidos”, dijo Biden a los tres mandatarios. “Queremos apoyar la capacidad de erradicar la corrupción”, agregó.

La corrupción es un tema de gran vigencia en América Latina, y particularmente en el Triángulo Norte de Centroamérica.

El sigiloso condicionamiento pone en evidencia que si los tres países, con muy similares tasas de corrupción y de emigración ilegal hacia Estados Unidos, han de volver a recibir apoyo económico para “atacar las causas de raíz” de estas problemáticas deben, en efecto, actuar de forma eficiente al respecto.

Biden hizo estas declaraciones un día después de que en El Salvador, un tribunal civil dio 20 días de plazo a la Fiscalía General de la República para presentar una acusación formal contra el expresidente Mauricio Funes y su hijo, por el presunto delito de enriquecimiento ilícito.

Además, el mismo día, en Guatemala, el hermano de la exvicepresidenta guatemalteca Roxana Baldetti, detenida por corrupción, fue apresado junto con 13 personas por un presunto fraude, por el que también enfrenta cargos la exvicemandataria.

Mientras que en Honduras, a un día de haberse instalado la Organización de Estados Americanos con una misión de expertos internacionales, fue capturado un alcalde y un expolicía bajo los cargos de corrupción e integrar una estructura de pandillas.

Declaraciones por las que ninguno de los tres jefes de Estado centroamericanos se pronunció durante los escasos minutos que los periodistas tuvieron acceso a la sala.

Según había adelantado el Gobierno de El Salvador, el presidente Sánchez Cerén pediría a Biden la necesidad de una reforma migratoria integral.

El canciller Hugo Martínez, parte de la comitiva que viajó con el presidente, también dijo que se pronunciaría al respecto y que exigiría al representante del Gobierno de Estados Unidos un trato más digno para “nuestros migrantes”.

Biden describió los $750 millones que ya el Congreso destinó para el año fiscal en curso como una “señal de amplio apoyo bipartidista. Muy pocos temas tienen apoyo bipartidista, pero aún existe”.

Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) participaron en la concepción de un plan multianual después de que durante el verano de 2014 decenas de miles de menores guatemaltecos, hondureños y salvadoreños llegaron a la frontera estadounidense sin documentos ni acompañantes adultos.

“No hay razón por la que Centroamérica no pueda ser el próximo ejemplo de éxito en el Hemisferio Occidental”, afirmó Biden.

Protesta

Al menos medio centenar de centroamericanos aprovechó la visita de sus presidentes a Washington y dijeron lo que los mandatarios no le han dicho directamente al vicepresidente Joe Biden: “TPS, ahora”.

Mientras los mandatarios del Triángulo Norte se reunían con Biden dentro de la Blair House, afuera los inmigrantes centroamericanos, con gritos y pancartas, le reclamaron a Estados Unidos y a sus países un Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), un permiso que las autoridades estadounidenses conceden de forma extraordinaria a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales y que algunos inmigrantes centroamericanos reclaman desde hace años. También pedían un alto a las redadas de deportación contra centroamericanos.

Bajo el amparo del TPS se encuentran Nicaragua, El Salvador y Honduras, entre otros, aunque con extensiones que otorgan de forma periódica las autoridades estadounidenses.

Guatemala lleva pidiendo a Estados Unidos desde hace años que otorgue a los guatemaltecos que viven en el país (alrededor de 1.5 millones) el TPS.

Tags:

  • estados unidos
  • joe biden
  • corrupcion
  • triangulo norte
  • migracion
  • centroamerica

Lee también

Comentarios

Newsletter