Buscan condicionar operaciones de empresas a tratamiento de basura

MARN prepara ley con la que pretende regular el manejo de desechos en el país. Las empresas deben tratar su basura y los hogares deben hacer una separación antes de sacarla para su recolección.
Enlace copiado
Tratamiento. La ASI considera que ya hay muchas industrias que realizan un manejo diferenciado de sus desechos, tal como lo pretende regular Medio Ambiente. La gremial apoya la medida, pero pide conocerla.

Tratamiento. La ASI considera que ya hay muchas industrias que realizan un manejo diferenciado de sus desechos, tal como lo pretende regular Medio Ambiente. La gremial apoya la medida, pero pide conocerla.

Reciclaje.  Medio Ambiente quiere que el reciclaje de desechos sea una Ley de la República. La cartera de Estado prepara una normativa para regular la basura.

Reciclaje. Medio Ambiente quiere que el reciclaje de desechos sea una Ley de la República. La cartera de Estado prepara una normativa para regular la basura.

Exceso de basura.  La cobertura en la recolección de desechos es del 78 %. El resto se va a cielo abierto, se quema o se va a cuerpos de agua, según Medio Ambiente.

Exceso de basura. La cobertura en la recolección de desechos es del 78 %. El resto se va a cielo abierto, se quema o se va a cuerpos de agua, según Medio Ambiente.

Regulación. El borrador de ley de residuos sólidos pretende regular la forma en que las empresas depositan la basura.

Regulación. El borrador de ley de residuos sólidos pretende regular la forma en que las empresas depositan la basura.

Buscan condicionar operaciones de empresas a tratamiento de basura

Buscan condicionar operaciones de empresas a tratamiento de basura

Enlace copiado
La computadora tipo laptop de la ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, contiene entre sus archivos un borrador de ley con el que la entidad busca regular el manejo de la basura en el país. Se trata de una propuesta para el manejo integral de residuos que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) pretende someter a aprobación ante la Asamblea Legislativa en unos días.

Dos cosas sobresalen de los 215 artículos, plasmados en 55 páginas; el todavía embrión de ley: una condicionante a las empresas para que puedan operar solo si presentan un plan de manejo de sus desechos y la necesidad de que la basura sea separada en orgánica e inorgánica en cada hogar del país. En esta última tarea, también hay una responsabilidad especial para las alcaldías.

“Los residuos deben ser separados en la fuente de generación sea domiciliaria, institucional, comercial o industrial para proporcionar una mejor calidad del residuo, un menor costo de adaptación para que sea utilizado como subproducto para su reciclaje y un mejor precio para las personas que se dedican a la comercialización de estos”, se lee en el articulado.

Se trata, según Pohl, de que las empresas industriales asuman una responsabilidad frente a la basura que sale de sus productos, aunque ella prefiere residuos, porque en muchos casos “todavía tiene valor”.

“Quien saca en el país 10,000 botellas de plástico tiene que encargarse de recogerlas y ver qué hace con ellas, tiene que haber una responsabilidad extendida, tiene que reportar de dónde obtuvo los residuos y cuál es la salida, qué va a hacer con esos desechos. Cerrar el ciclo. Estará obligado por ley a presentar un plan; si no, no va a poder operar. Ese es el papel del ministerio, regular cuáles residuos se producen en el país y qué se hará con estos”, dijo la funcionaria.

Significa que, de aprobarse la ley tal como está planteada en el borrador, se debe realizar una separación en origen y adoptar las medidas tendientes a disminuir la cantidad de residuos que entregue: “Dicha separación debe ser de manera tal que los residuos que puedan ser reciclados, reutilizados o reducidos queden distribuidos en diferentes recipientes o contenedores, para su recolección diferenciada y posterior clasificación y procesamiento”.

El borrador de ley también establece una categorización de las industrias, según la basura que generan en un año: grandes generadores (más de 10 toneladas), pequeños generadores (entre 400 kilos y 10 toneladas) y mínimo generador (menos de 400 kilos). Además, contempla sanciones económicas para quienes incumplan la normativa. Se trata de multas que van desde uno hasta 5,000 salarios mínimos mensuales del sector comercio o industria.

La Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) considera que es conveniente trabajar en favor del medioambiente, por lo que están a favor de la medida; sin embargo, dicen que desconocen la existencia de un borrador de ley sobre el manejo de desechos.

“No tenemos conocimiento ni hemos tenido contacto con el ministerio para esa ley. Hay que analizar si es necesaria una nueva ley. Surgen nuevas y se contradicen con otras que ya existen o le dan mucha discrecionalidad al funcionario. Nos interesa conocer el anteproyecto y darle opiniones a la ministra”, dijo Jorge Arriaza, director ejecutivo de la ASI.

La normativa en estudio establece que los generadores de basura dispondrán de seis meses, contados a partir de la entrada en vigor de la ley para registrarse como generadores de residuos y un año para presentar sus “planes de manejo de gestión integral de residuos”.

Arriaza, sin embargo, asegura que la industria ya ha avanzado mucho en ese tema. Incluso dice que muchas empresas poseen sistemas de separación de la basura que producen.

Además, el líder gremial agrega que también se debe tomar en cuenta el factor cultural: “No porque se apruebe una ley va a llevarse a cabo una separación. Se necesita un plan para promover lo cultural al respecto”.

Separar basura en hogar

El borrador de ley también establece que cada familia debe separar la basura antes de ubicarla para que el camión de la alcaldía la recolecte. La idea, de acuerdo con la ministra, es que las comunas organicen rutas de recolección por días conforme a los tipos de basura: papel, vidrio, latas y desechos orgánicos.

“La gente común y corriente tiene que separar la basura en sus casas. Y eso no cuesta, no cuesta tener tres botecitos”, dijo Pohl.

Sin embargo, reconoce que serán las municipalidades las que tendrán la parte más activa al implementarse esa medida.

El borrador de ley establece que los municipios tendrán un plazo de seis meses para implementar una parte y dos años para el total de las rutas de recolección con el sistema de recolección diferenciada en su territorio.

Milagro Navas, presidenta de la Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (COMURES), dice que la iniciativa ya es del conocimiento de los alcaldes y que separar la basura ordena al municipio. “Vamos a empezar con el reciclaje en escuelas, universidades. Se están organizando como municipalidades para que desde ahí separen lo que venden y obtener recursos. Facilita la separación; sin embargo, hay alcaldías que viven del FODES y el gobierno central debe apoyarlos para que puedan salir con el tema”.

Navas no ve problema en recolectar la basura en forma diferenciada, se trata de adaptarse, dice. Sin embargo, ya hubo casos en donde las comunas han enfrentado problemas para recolectar los desechos en el estado actual. Mejicanos fue uno de los municipios donde Medio Ambiente tuvo que intervenir con una declaratoria de emergencia por la gran acumulación de basura en calles y colonias.

Para el ambientalista Ricardo Navarro, el tema debe ir más allá y el MARN “debe exigir que cada municipio convierta sus desechos orgánicos en abono”. Además, pide prohibir la quema de desechos peligrosos para evitar la contaminación.

Pohl reconoce que al aprobarse la ley “se quita poder establecer convenios como el que tienen las alcaldías del AMSS con MIDES. En donde se desestimula la separación porque tienes que cumplir con una cuota”.

La ministra, además, sostiene que el programa no es una lucha contra un monopolio, porque siempre se van a necesitar rellenos sanitarios. Sin embargo, dice, “estamos en contra de la idea de que un relleno reciba todo”.

Tags:

  • MARN
  • basura
  • desechos
  • medioambiente
  • empresas

Lee también

Comentarios

Newsletter