Lo más visto

Más de El Salvador

Buscan fondos para trasplante de Waldemar

Los padres del niño siguen promoviendo actividades para recaudar fondos para el trasplante de intestino.
Enlace copiado
Ingresado.  Waldemar está hospitalizado desde enero en el Bloom.

Ingresado. Waldemar está hospitalizado desde enero en el Bloom.

Buscan fondos para trasplante de Waldemar

Buscan fondos para trasplante de Waldemar

Enlace copiado
El padre y la madre de Waldemar, un niño de cuatro años que se cortó el intestino con una pulidora de metal, aseguran que tocarán las puertas que sean necesarias y harán colectas para reunir el dinero para que a su hijo le realicen un trasplante de intestino en un hospital del extranjero.

“Allí estamos tocando puertas, primero Dios una se nos va a abrir”, afirma Dinora Concepción Peña, madre del menor.

Mañana, en el parque Cañas de San Vicente, será realizada una fiesta a beneficio del pequeño que desde enero está ingresado en el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom.

Varias agrupaciones, en colaboración con una radio local y la alcaldía, se han unido a los padres del menor para acumular el dinero necesario para cubrir los gastos del procedimiento médico, cotizado en más de $100,000.

Waldemar recibe asistencia médica luego de que se lesionó el abdomen con la pulidora de metal con la que su padre, Óscar Waldemar López, corta las estructuras metálicas como parte de su oficio.

El niño cabello liso conversa y responde preguntas de los visitantes. Por su situación ha recibido visitas de periodistas y altruistas.

Un globo de corazón, un peluche, un libro para colorear y seis lápices de color son la evidencia del paso que han dejado las personas que lo visitan.

El accidente que tiene a Waldemar en esta situación ocurrió cuando su padre salió a buscar unas varillas para iniciar la jornada laboral.

“El niño estaba viendo la televisión y, como es un poco inquieto, mientras él salió a agarrar unas varillas para empezar a trabajar, el niño le dio el encendido a la pulidora. Lo único que le quedó a mi esposo fue desconectar y cuando desconectó, ya el accidente había pasado”, afirma Dinora.

Waldemar perdió los intestinos y se alimenta por medio de una sonda. La única solución para su compleja situación de salud es que le realicen un trasplante de intestino, procedimiento que no se realiza en el país por la falta de legislación, informó Roberto Trejo, jefe de residentes de Cirugía del Hospital Bloom.

Desde ese día ha iniciado la movilización de los padres, quienes han consultado y los precios del trasplante rondan los $300,000 y los $500,000.

Tras ver altos costos, los padres han determinado que México es el país más factible para que le hagan la operación a su hijo. En el Hospital Puerta de Hierro ofrecen el servicio de trasplante de intestino a $100,000, asegura Dinora.

Por un accidente, Waldemar se ha convertido en el rostro de las necesidades que se suplirían si en el país se condicionara el sistema para que fuera posible el trasplante cadavérico, es decir, cuando sacan un órgano de una persona fallecida para colocárselo en un paciente que lo necesita.

En 2001 fue modificado el Código de Salud para implementar la ley de trasplantes, pero no ha sido prioridad en las autoridades de Salud, pues desde entonces el Consejo Nacional de Trasplante ha sido juramentado cuatro veces, sin tener logros.

No existe un reglamento que operativice la ley y el camino es complicado por falta de fondos, detalló Ricardo Leiva, presidente del consejo. En El Salvador solo se realizan trasplantes de riñón de donante vivo, programa que está suspendido en el Hospital Bloom, y córneas traídas desde el extranjero.

Tags:

  • Waldemar
  • trasplante de intestino
  • pulidora
  • hospital Bloom
  • hospital Puerta de Hierro
  • accidente

Lee también

Comentarios