Lo más visto

Buscan que aeropuerto tenga sala para lactancia materna

La iniciativa pretende además que los centros comerciales puedan habilitar también un área donde los bebés puedan ser alimentados cómodamente.
Enlace copiado
Propuesta.  Las madres y sus bebés podrían verse beneficiados, si se aprueba la reforma.

Propuesta. Las madres y sus bebés podrían verse beneficiados, si se aprueba la reforma.

Buscan que aeropuerto tenga sala para lactancia materna

Buscan que aeropuerto tenga sala para lactancia materna

Enlace copiado
La Organización Mundial de la Salud reconoce la lactancia materna como la forma ideal de aportar a los recién nacidos los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables, primordialmente durante sus primeros seis meses de vida.

Es por ello que una madre debe poder amamantar sin restricciones a su bebé, con la comodidad, privacidad y hasta seguridad que tiene como cuando está en casa, pero ¿qué pasa cuando en la calle no cuenta con un lugar idóneo para hacerlo?

Por lo general, debe apartarse, cubrirse o en el caso más extremo hasta esconderse, con tal de poder alimentar a su bebé cómoda y privadamente.

En El Salvador, la Ley de Promoción, Protección y Apoyo a la Lactancia Materna establece en su artículo 35: “Los patronos tienen la obligación de establecer un espacio higiénico, dentro del centro de trabajo, para que las madres puedan extraerse y conservar la leche materna”.

También el Reglamento de Promoción, Protección y Apoyo a la Lactancia Materna, del Ministerio de Salud, en su artículo 64, consigna que “el empleador es el responsable de la creación, higiene y mantenimiento de un espacio adecuado para la extracción y conservación de leche materna o para el amamantamiento de un hijo o hija”.

De acuerdo con este mismo reglamento, dicho espacio debe reunir una serie de condiciones, entre las que menciona: ser privado, disponer como mínimo de silla o sillón con brazos, estar adecuadamente iluminado y ventilado, así como contar con un lavamanos, material informativo y un refrigerador para conservación de la leche materna, o en su defecto, hieleras para el resguardo de la leche extraída.

En ese contexto, en la Asamblea Legislativa y a iniciativa del diputado del PDC Rodolfo Parker se encuentra una iniciativa para reformar la referida ley, agregando un artículo que establezca que “El o los aeropuertos internacionales o los centros comerciales de más de veinticinco mil metros cuadrados deberán contar con al menos una sala de lactancia con el espacio y las condiciones idóneas”.

“Imagínese cuántas personas no solo trabajan en nuestro aeropuerto, sino todos los que a diario lo visitan, ya sea porque van a viajar o van a despedir o a recibir a un viajero. Es por ello que hemos hecho esa mención, por la demanda de usuarios y empleados que tiene el aeropuerto de El Salvador”, explica Parker.

Estados Unidos cuenta con varios aeropuertos que han habilitado un área para instalar una sala de lactancia materna: Albany International Airport (Nueva York), San Francisco International Airport, Seattle Sea-Tac Airport, Hartsfield-Jackson Atlanta International Airport y el Burlington International Airport (Vermont) son algunos de ellos.

Con pequeñas variaciones, la mayoría de estas salas cuentan con cómodos sillones, algunos con brazos y reposapiés; microonda para calentar pachas, un cambiador, lavamanos, pañales, aire acondicionado, información para las nuevas madres y hasta sillas de comer para bebés.

En España se calcula que hay una 124 salas de lactancia materna, en igual número de centros comerciales, de ciudades como Barcelona, Madrid, Cádiz, Valencia, Sevilla y Bilbao, entre otras; incluso, hay un museo, el Thyssen-Bornemisza, de Madrid, que cuenta desde el año 2004 con una sala para la lactancia materna, de unos siete metros de extensión.

Uruguay tiene como novedad que cuenta con una institución financiera que cuenta con una de estas salas. El Banco Hipotecario inauguró en marzo de 2015 un espacio en su edificio sede, que además de contar con un ambiente cómodo y privado, posee dos sillones y una heladera para refrigerar la leche extraída.

En ese mismo país, se cuenta también con cinco salas de lactancia materna en el Instituto de Seguridad Social, una en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y otra más en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

“La creación de estas salas y todos sus beneficios ya está en la ley, lo que pasa es que no se está cumpliendo”, consideró la diputada de ARENA Mayteé Iraheta.

Es por ello que tanto Iraheta como Parker esperan que se logre reformar la ley en torno a este punto y esperar que luego, tanto el Estado como la empresa privada, tomen conciencia de la necesidad que existe de contar con estas salas en los lugares mencionados.

Lee también

Comentarios