Lo más visto

Cabecilla prófugo migró a Guatemala a extorsionar

Era prófugo de Operación Jaque y acusado de haberse quedado con dinero de pandilla. Fue capturado en Guatemala junto a uno de los 100 más buscados. Ambos extorsionaban a transportistas y comerciantes guatemaltecos.
Enlace copiado
Cabecilla prófugo migró a Guatemala a extorsionar

Cabecilla prófugo migró a Guatemala a extorsionar

Enlace copiado
José Alonso Marroquín, uno de los prófugos de la Operación Jaque, y Eduardo Enrique Cruz Escobar, uno de los 100 pandilleros más buscados, fueron detenidos ayer en la colonia Asunción de la zona 5, en la ciudad de Guatemala, por la Policía Nacional Civil de ese país y el Ministerio Público (MP), esto en el marco de un amplio operativo en contra de las estructuras que extorsionaban a motoristas del transporte público y comerciantes en varios puntos de la capital guatemalteca.

Marroquín y Cruz, de acuerdo con el Ministerio Público (Fiscalía de Guatemala), eran investigados por formar parte de una estructura que se dedicaba a extorsionar en la zona 5.

En el caso de Marroquín, según el Ministerio Público, no solo participaba en la estructura que extorsionaba, sino que dirigía a un grupo de pandilleros guatemaltecos encargados de recolectar el dinero exigido a los comerciantes y motoristas. Además es acusado en El Salvador de cometer tres asesinatos y 30 casos de proposición y conspiración de homicidio, así como organizaciones terroristas. Estaba prófugo desde julio pasado, cuando las autoridades locales realizaron el operativo denominado Operación Jaque para desbaratar las finanzas de la Mara Salvatrucha (MS-13).

“Las investigaciones duraron un año y medio y se iniciaron por medio de las denuncias que las víctimas hicieron ante la Fiscalía. En esa investigación se detectó la participación de sujetos salvadoreños. Las investigaciones no se hicieron específicamente en contra de una sola estructura, sino que fue una investigación en contra de todos los que estaban cometiendo extorsiones, por eso es que hay capturas de pandilleros del Barrio 18 y de la MS”, dijo la subsecretaria general del Ministerio Público, Elena Guzmán, quien detalló que el operativo dejó como resultado el arresto de 28 personas que pertenecen a ambas pandillas.

El ministro de Gobernación de Guatemala, Francisco Rivas, dijo en conferencia de prensa que durante la investigación hubo un intercambio de información entre Policías y Fiscalías de ambos países sobre la situación de los salvadoreños investigados.

“Durante la investigación hubo una coordinación entre Guatemala y El Salvador que dejaron como resultado la captura de personas con un nivel importante en la jerarquía de las pandillas en El Salvador. Estos son los primeros resultados que se obtienen desde los acuerdos a los que llegaron los presidentes de los tres países para combatir el crimen. Esto también pone a Guatemala como referente en el combate al crimen internacional”, dijo Rivas, quien agregó que ayer las autoridades guatemaltecas expulsaron del país a los pandilleros y los entregaron a las autoridades salvadoreñas para que enfrenten el proceso judicial en su contra.

La Fiscalía General de la República (FGR), por su parte, informó ayer que un tribunal Especializado de San Salvador ya les decretó detención provisional, por lo que quedarán en la cárcel.

Prófugo de Operación Jaque

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, Marroquín era uno de los principales cabecillas de la MS-13 en El Salvador, y quien formaba parte de la Federación, es decir, de la cúpula de la pandilla. Marroquín, junto a Pedro Benjamín Rivas Zelaya, se encargaron durante 2015 de exigir a las 249 clicas del país dinero para recolectar $600,000, que usarían para comprar armas de grueso calibre y cometer ataques armados en contra de delegaciones policiales, infraestructura del Estado y en contra de otras pandillas.

Según la Fiscalía, después de reunir el dinero, Marroquín y Zelaya viajaron en marzo de este año a México para intentar comprar armas al “Chapo” Guzmán, líder del cartel de droga de Sinaloa, México. Pero no lo lograron. Tampoco lograron comprar armas al cartel de Los Z.

Tras su frustrada misión, Marroquín y Zelaya se quedaron en Guatemala con los $600,000 que habían recolectado, y desde entonces no habían regresado a El Salvador. Eso fue lo que dijo el fiscal general, Douglas Meléndez, para explicar por qué no habían sido capturados tres de los miembros de la Federación.

De los ocho miembros de la Federación que fueron acusados en julio, como parte de la Operación Jaque, solamente hace falta la captura de Zelaya.

Tags:

  • operacion jaque
  • la federacion
  • guatemala
  • extorsion
  • homicidio

Lee también

Comentarios