Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador  / judicial LO MÁS LEÍDO

Cámaras captaron cuando pareja de Jocelyn Abarca lanzó su cadáver

El celular de Rónald Urbina, pareja de Jocelyn, revela que estuvo en el lugar donde horas después fueron encontrados los restos. Será acusado de feminicidio agravado.
Enlace copiado
Capturado. Rónald Urbina fue capturado por el feminicidio de su pareja, Jocelyn Milena Abarca Juárez, de 26 años.

Capturado. Rónald Urbina fue capturado por el feminicidio de su pareja, Jocelyn Milena Abarca Juárez, de 26 años.

Enlace copiado

Rónald Atilio Urbina, de 33 años, fue captado por diferentes cámaras de videovigilancia del sistema 911 de la Policía Nacional Civil (PNC) el viernes pasado en la madrugada, mientras recorría San Salvador y Antiguo Cuscatlán, donde lanzó los restos de su pareja, Jocelyn Milena Abarca Juárez, de 26 años.

Además de esas grabaciones, el teléfono de Urbina también se conectó a las antenas cercanas al recorrido registrado en las cámaras. Es decir, según el fiscal general, Douglas Meléndez, no hay duda de que Urbina estuvo en el lugar donde fueron encontrados los restos de Jocelyn.

“Este sujeto es un criminal, un carnicero. Tenemos suficientes pruebas periciales para determinar que es la persona que estuvo involucrada en el feminicidio agravado de Jocelyn”, dijo.

De acuerdo con la investigación, Urbina era un hombre celoso y violento con Jocelyn. En su relación de 10 años, cinco de esos viviendo juntos, Urbina la insultó de forma continua, luego intentó controlarla al revisar sus conversaciones en el celular y saber dónde y con quiénes estaba a toda hora.

Cuando Jocelyn no llegaba a casa a una hora determinada o inmediatamente después de trabajar, Urbina explotaba y en varias ocasiones la golpeó.

“En la relación hubo violencia previa, típico de un caso de feminicidio donde le precede violencia (...) hago por tercera vez la petición al ministro de Seguridad que envíe a estos sujetos a un régimen de mayor rigurosidad”, dijo el fiscal general.

El sábado 30 de junio por la tarde, Jocelyn salió con unos amigos a comer. Urbina, al saberlo, explotó como solía hacerlo. Le llamó en más de 10 ocasiones para ordenarle que regresara a casa, pero ella no lo hizo por temor.

Sus amigos le contaron a los investigadores que Jocelyn les dijo esa tarde que tenía miedo de Urbina y que se iba a separar. El domingo, cuando Jocelyn llegó a su vivienda, Urbina la recibió molesto por no haber llegado a dormir.

Desde ese día y hasta el miércoles 4 de julio, Urbina y Jocelyn discutieron constantemente. El miércoles a las 7 de la noche, Jocelyn llamó a su madre para saludarla y comentarle que la relación estaba tensa. Esa fue la última vez que Jocelyn tuvo contacto con alguien.

La fiscalía cree que fue esa misma noche cuando Jocelyn fue asesinada por Urbina con un objeto cortopunzante. Algunos de los cortes que tenía el cadáver de Jocelyn, según la autopsia, fueron cuando todavía estaba viva.

El jueves, Urbina utilizó el vehículo de Jocelyn para ir a la empresa de agua embotellada donde trabajaba, en San Marcos. Regresó a su vivienda, en Altos del Cerro de Soyapango, en horas del mediodía, para cambiar el candado del portón principal de la vivienda y luego regresó al trabajo.

Ese día por la tarde un familiar llegó y no pudo entrar a la vivienda porque el nuevo candado se lo impedía. Ese familiar, según lo que dijo a los fiscales, ya suponía que algo malo le había pasado a Jocelyn, porque las respuestas que provenían de su cuenta en WhatsApp no parecían las de ella: “Estoy bien, solo quiero estar sola”, leyeron.

Los fiscales determinaron que esas respuestas las escribió Urbina utilizando el teléfono de Jocelyn, después del feminicidio. El viernes en la madrugada, las cámaras captaron a Urbina saliendo en el vehículo por el bulevar del Ejército. Según las imágenes, se desplazó hasta la 17.ª avenida y calle Gerardo Barrios, donde se aparcó. Encendió las luces intermitentes y abrió el baúl. Sacó tres objetos que, por la oscuridad, no pueden verse claramente en las grabaciones. Los tiró al río Acelhuate. Luego se desplazó hacia la zona de La Ceiba de Guadalupe, en Antiguo Cuscatlán, donde fue captado por otra cámara. Después bajó hacia la 49.ª avenida, donde entró en una gasolinera.

Las cámaras de esa gasolinera captaron claramente su rostro y la lata de una bebida que compró. Luego se fue hacia San Jacinto, donde abandonó el vehículo de Jocelyn y desde donde regresó a su vivienda para alistarse e ir a trabajar.

La forma en que regresó a la vivienda todavía no la tienen clara los investigadores.

“Si hay alguien más que colaboró en ese momento con este sujeto, también será capturado”, dijo el fiscal.

El viernes por la mañana fueron encontrados los restos de Jocelyn en San Salvador y el vehículo con la lata que compró en la gasolinera. El martes de esta semana fue encontrada la cabeza en Antiguo Cuscatlán.

Urbina fue capturado y ante los periodistas admitió ayer que revisaba el celular de Jocelyn.

Lee también

Comentarios