Lo más visto

Más de El Salvador

Cambio climático fortalece al zancudo transmisor del dengue

En la Conferencia Global de Salud que tuvo lugar en Miami, Estados Unidos, la semana anterior se expuso que el aumento de temperaturas está derivando en el aumento del vector.

Enlace copiado
Cambio climático fortalece al zancudo transmisor del dengue

Cambio climático fortalece al zancudo transmisor del dengue

Enlace copiado

Hay varios trabajos médicos científicos que están explicando cómo el aumento de temperatura provocado por el cambio climático está aumentando la reproducción del vector (mosquito o zancudo) transmisor del dengue, el zika y la fiebre chikunguña, destacó la doctora Rebecca Christofferson, profesora de Ciencias Patobiológicas de la Universidad Estatal de Luisiana, Estados Unidos, durante la ponencia que ofreció la semana anterior en la novena Conferencia Global de Salud, que tuvo lugar en Miami y que fue organizada por la Universidad Internacional de Florida (UFI).

La experta anotó que este aumento puede traducirse en un aumento de los casos, principalmente de dengue, de dos formas: en una época determinada del año, que es en la que más ocurren los contagios o puede ser una cuestión estacionaria, cuando los casos se registran durante todo el año en un solo lugar.

En otras palabras, la primera de las formas ocurre en época de calor y humedad, y la segunda se da cuando no hay control sanitario preventivo de transmisión.

En sintonía con las evaluaciones de Christofferson, el infectólogo salvadoreño Rolando Cedillos, que participó en el evento, apuntó también que cuando la temperatura aumenta se reproduce mejor el virus en el vector: "Para nosotros (El Salvador) eso significa más dengue y para Estados Unidos eso significa dengue que no ha tenido".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha explicado que el vector de estas tres enfermedades, el mosquito o zancudo Aedes aegypti, es muy sensible a las condiciones climáticas y que los estudios al respecto han llevado a pensar en la probabilidad de que el cambio climático continúe aumentando principalmente los casos de dengue.

"Lo que pasa es que el calentamiento es global. Antes se daba el dengue en verano, pero en el invierno no. Pero ahora tanto los veranos como los inviernos van a ser más calientes, por lo tanto el dengue va a subir. El dengue viene de regreso. Los casos han subido y apenas estamos en mayo, pero la situación se pone peor en octubre y en noviembre", agregó Cedillos.

Christofferson además hizo énfasis en los nuevos estudios que están en curso.

"Ahorita mismo estamos haciendo investigaciones sobre cómo se comporta el mismo vector (mosquito o zancudo) en diferentes temperaturas, porque el cambio de temperatura no solo afecta el incremento del vector, también afecta su comportamiento: si está en temperaturas muy altas no va a querer hacer nada, no va a picar, pero el virus que porta no varía con la temperatura", anotó.

Otras de las investigaciones que están llevándose a cabo en la actualidad tienen que ver con cómo se contagia el vector, cómo la edad del vector afecta en la transmisión, la mortalidad del vector, cómo se desarrolla la enfermedad en la persona infectada, cómo el aumento de la temperatura también está provocando que haya una disminución en el período de incubación, es decir, que se está incubando más rápido.

"El mosquito debe picar durante los primeros días de su vida para que pueda desarrollar el virus y alcanzar a picar y transmitirlo", manifestó y añadió: "Solo un par de mosquitos, entre miles, están transmitiendo. Estamos tratando de entender cuáles están haciendo la transmisión".

Una cuestión de suma importancia es la alta tasa de personas infectadas asintomáticas. En canto al dengue, solo entre un 25 % y un 30 % presentan síntomas, entonces hay un alto porcentaje que nunca acude a un centro asistencial y que sus registros no son contemplados en las estadísticas de vigilancia epidemiológica.

Los expertos creen que es muy probable que muchos vectores se infecten de personas asintomáticas y luego transmitan el virus, por eso es necesario seguir buscando esas respuestas claves.

Solo en el caso del dengue hay cuatro serotipos. Si bien una persona queda inmunizada al padecer un serotipo, siempre existe la probabilidad de que pueda contagiarse con cualquiera de los otros tres y terminar padeciendo cuatro veces el dengue.

Por otra parte, estudiar la dinámica de transmisión se convierte en una pieza importante para modelar la progresión de la enfermedad porque permite anticipar la escala de una epidemia, estimar el número de personas que pueden verse afectadas, agregó la ecuatoriana Aída Soto, quien también ofreció una ponencia en esta Conferencia Global de Salud en nombre de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Soto añadió que los movimientos poblacionales también son importantes, porque una persona infectada puede estar en dos continentes en cuestión de horas y trasladar la enfermedad.

Soto explicó también que en un sistema matemático de modelación de los que intentan descifrar la línea de base de transmisión las personas son divididas en: susceptibles, infectadas o expuestas y quienes ya han padecido la enfermedad; y el balance entre esos tres grupos da como resultado la probabilidad de que haya una epidemia o no. Sin embargo, la efectividad de algunas intervenciones como las vacunas no necesariamente controla el vector. "Si disminuyo la transmisión, aumento el número de personas susceptibles, porque esto es una dinámica", ejemplificó.

Tags:

  • Conferencia Global de Salud
  • Dengue
  • Zancudo

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines