Lo más visto

Cambios en los desfiles por obra en la Roosevelt

El público deberá permanecer a un lado de la vía, mientras las carrozas desfilan por el contrario.
Enlace copiado
Obligado. Este separador central que se construye en la avenida Roosevelt 
obliga a realizar algunos ajustes al recorrido de carrozas y carros sonoros.

Obligado. Este separador central que se construye en la avenida Roosevelt obliga a realizar algunos ajustes al recorrido de carrozas y carros sonoros.

Enlace copiado
El tradicional desfile de correos de las fiestas migueleñas y la caravana de carrozas de la noche del gran carnaval de San Miguel sufrirán modificaciones debido a los trabajos de construcción y modificación de la avenida Roosevelt. 

Dicho cambio es obligado, pues se instala un separador central de 20 centímetros de alto, el cual dividirá los cuatro carriles de la avenida para evitar que los vehículos hagan giros indebidos. Por ello, ya no será posible que las carrozas y carros sonoros desfilen en medio de la avenida, como se ha hecho durante décadas. Pues ahora, la caravana deberá transitar en dos carriles, mientras el público deberá ver el espectáculo en los dos carriles contrarios.

Miguel Pereira, alcalde migueleño, aseguró que esta medida será beneficiosa, ya que el desfile será más ordenado. “Ahora se va a dejar un carril para carrozas, específicamente, y el otro carril totalmente para la visibilidad de la gente. Ahora va a ser mucho más ordenado, porque va a tener en el otro extremo mucho más espacio”, dijo el jefe municipal y agregó: “Se va a tener dos carriles, más la acera del otro lado para poder ver el espectáculo y todavía la acera del extremo derecho para hacer tarimas”.

Pero la visión de Pereira no es compartida por migueleños que fueron consultados sobre el tema. Tal es el caso de Sandra Ramos, quien considera que será difícil hacer que las miles de personas que salen a las calles para ver el desfile de la noche del carnaval se queden a un solo lado.

“La gente se mueve a la par de las carrozas porque van recogiendo dulces y otros artículos que avientan desde los carros sonoros. Siempre ha habido espacio, porque la caravana pasaba en medio de los cuatro carriles y el gentío se ubicaba a los extremos”, recordó.

Una opinión similar tiene Luis Villegas: “El peligro es que haya un accidente, porque la gente se quiera pasar del lado donde pasan las carrozas y ahí quedará muy estrecho. Ojalá que la gente respete y no se quiera pasar del lado destinado al público”.
 

Lee también

Comentarios