Capitana de FAES a prisión por estafar

Es la segunda vez este año que es procesada por dicho delito, primero con un vehículo y luego con un cheque.

Enlace copiado
Capitana de FAES a prisión por estafar

Capitana de FAES a prisión por estafar

Enlace copiado

El Juzgado Primero de Paz de Santa Ana ordenó enviar a prisión a la capitana de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) Alma Adilia Mancía Polanco, quien fue detenida el viernes de la semana pasada por los delitos de estafa, falsedad ideológica y apropiación indebida de vehículo automotor.

Mancía Polanco, destacada en la Segunda Brigada de Infantería General Tomás Regalado, de Santa Ana, es procesada por haber vendido a dos clientes distintos un mismo vehículo, que también habría usado como garantía prendaria en un préstamo.

Esta es la segunda vez que la militar es procesada judicialmente por delitos relacionados a la estafa, pues en el mes de julio anterior fue detenida por haber entregado un cheque inválido a un proveedor, para cancelar una deuda de más de $10,000.

El cheque con el que intentó cancelar la deuda no tenía las firmas autorizadas, por lo que fue detenida, pero en la audiencia inicial logró conciliar y fue liberada para continuar el proceso en libertad.

La nueva acusación por la que fue detenida la semana pasada, según la Fiscalía General de la República (FGR), fue por denuncias hechas por las víctimas a las que vendió un automotor.

Según las investigaciones del nuevo caso contra la militar, el 27 de septiembre de 2016 Mancía Polanco vendió un vehículo tipo pick up a una persona por un precio de $3,000, añadió la fuente.

Durante la misma transacción, alegando que el vehículo le era de mucha utilidad, le pidió al comprador que se lo alquilara por un periodo de seis meses, a lo que el nuevo propietario accedió en vista que no lo iba a usar.

En noviembre de ese mismo año, según la investigación, Mancía adquirió un mutuo prendario (préstamo de dinero) y usó el pick up como garantía, sin conocerse la cantidad que adquirió.

La fuente detalló que no bastando eso, en abril pasado Mancía, que aún tenía en su posesión el automotor, lo volvió a vender a un segundo cliente, sabiendo que era ilegal, esta vez por la cantidad de $5,000, incurriendo en los delitos señalados.

Lee también

Comentarios

Newsletter