Capturan a cabecilla de red “Viudas de negro”

La acusada dirigía una estructura que obligaba a mujeres a casarse con hombres para cobrar seguros de vida después de asesinarlos. Una clica de la MS-13 colaboraba con la estructura.
Enlace copiado
FOTO DE LA PRENSA/Archivo. Proceso.  Tres mujeres, colaboradoras de la estructura “Viudas de negro”, están en prisión preventiva mientras esperan la audiencia preliminar.

FOTO DE LA PRENSA/Archivo. Proceso. Tres mujeres, colaboradoras de la estructura “Viudas de negro”, están en prisión preventiva mientras esperan la audiencia preliminar.

Enlace copiado

Esmeralda Aravel Flores Acosta fue capturada el martes por la mañana en una de las viviendas de la colonia Dolores, de San Salvador, después de nueve meses de huir para no enfrentar la justicia por el caso “Viudas de negro”. El Juzgado de Instrucción de San Marcos ordenó su captura en febrero pasado por dirigir una estructura que reclutaba mujeres para obligarlas a casarse con hombres, quienes posteriormente eran asesinados por pandilleros de la Mara Salvatrucha 13 (MS-13). Luego, la estructura obligaba a las viudas a cobrar los seguros de vida en el sistema bancario.

Los delitos por los que Flores Acosta fue capturada son estafa agravada, trata de personas agravada, proposición y conspiración en el delito de homicidio y agrupaciones ilícitas.

Investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC) dijeron a este periódico que Flores Acosta se había escondido en varios lugares del país desde que la estructura fue desarticulada con la captura de tres colaboradoras, quienes están detenidas esperando la audiencia preliminar. Flores Acosta huyó a Ilobasco, a Ilopango y desde hace un mes estuvo viviendo en la colonia Dolores. Las fuentes policiales aseguraron que se refugió en esa colonia de San Salvador porque pensó que ahí no la buscarían, pues es una zona donde opera el Barrio 18.

“Esta mujer estaba relacionada con la Mara Salvatrucha, específicamente con la clica Alpes Locos Salvatruchos de San Marcos. El vínculo con esa clica es porque tenía una relación sentimental con el palabrero. Ese palabrero hoy está en la cárcel”, dijo uno de los investigadores.

La investigación policial reveló que Flores Acosta no respondía directamente a las órdenes de los cabecillas nacionales de la MS-13, sino que pandilleros colaboraban con ella a cambio de parte del dinero de los seguros de vida.

El total del dinero que la estructura obtuvo aún es una incógnita para la Fiscalía General de la República (FGR), excepto por $62,800 que la fiscal del caso logró rastrear en diferentes cuentas bancarias vinculadas. Con ese dinero, y el resto que aún no ha sido identificado, la mujer y algunos de los pandilleros adquirieron inmuebles, vehículos y armas.

El caso

La investigación de la estructura inició después de que una víctima, identificada por su clave de testigo “Mónica”, huyó de una vivienda de Flores Acosta en San Marcos y denunció todo ante la Policía.

Relató que había sido obligada a casarse con un hombre, que nunca antes había conocido, en la Alcaldía de Santa Ana, en 2016. Días después, los pandilleros Wílber Javier Cáceres Benítez, Franklin Bladimir López Flores y Roberto Omar Álvarez Leiva asesinaron al hombre. Esos pandilleros todavía están prófugos.

Tras el asesinato, la estructura obligó a la mujer a ir al banco a reclamar los $ 15,000 de un seguro de vida. “Mónica” también dijo que conocía de otros casos ocurridos entre 2012 y 2013.

Uno de esos casos fue denunciado por un hombre que logró escapar al enterarse del plan que la estructura había fraguado para matarlo.

El testimonio de ese hombre fue agregado entre las pruebas como testigo clave “Mateo”. El hombre le dijo a los fiscales que Flores Acosta y otras mujeres le habían prometido visa y trabajo en Estados Unidos, pero que descubrió el fraude al pedir asesoría.

Lee también

Comentarios

Newsletter