Lo más visto

Capturan a involucrado en feminicidos y rapto de bebé

Honduras expulsó al acusado de matar a dos hermanas en Apopa. FGR resolvió el caso con sistema de videovigilancia.  
 
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Cortesía Capturado.  El pandillero huyó hacia Honduras, donde fue capturado.

Foto de LA PRENSA/Cortesía Capturado. El pandillero huyó hacia Honduras, donde fue capturado.

Enlace copiado

Osvaldo Coronado Ramírez, un cabecilla de pandillas señalado como uno de los responsables de dos feminicidios agravados cometidos en marzo del año pasado, fue expulsado ayer por las autoridades de Seguridad de Honduras y entregado a las autoridades salvadoreñas. 

Coronado Ramírez fue entregado en la frontera El Amatillo, de Pasaquina, La Unión, y fueron agentes del Centro Antipandillas Transnacional (CAT) y la Fiscalía General de la República (FGR) quienes lo recibieron en el punto fronterizo. 

 “Por la inteligencia policial se logró determinar que esta persona había huido hacia Honduras, y él había sido detenido en Lempira el 15 de febrero de este año por el delito de narcomenudeo, pero como en los delitos que va a enfrentar acá la pena es mayor, las autoridades judiciales de ese país prescindieron de la persecución penal y lo pusieron a la orden de nosotros para que enfrente la justicia”, dijo un oficial. 

“Lo más grave de esta situación es que le causa la muerte a una niña de siete años que no tenía la posibilidad de defensa para poder repeler un ataque de esa naturaleza”. 
 Fiscal del caso

El pandillero, según la Fiscalía, proporcionó otra identidad cuando fue detenido en el vecino país, pero a través del intercambio de información y principalmente de fotografías se logró determinar que las características coincidían con las de la persona que era requerida en El Salvador.  En la frontera El Amatillo le leyeron la orden judicial girada  por el Juzgado Especializado de Instrucción para una Vida Libre de Violencia y Discriminación para las Mujeres. 

Las autoridades sospechan que el pandillero había salido el año pasado de El Salvador, pero lo habría hecho por uno de los puntos ciegos. 

“Se logró determinar que había huido hacia Honduras”. 
Oficial del CAT

El doble feminicidio que se le atribuye a Coronado fue cometido el 22 de marzo de 2017. Las víctimas son las hermanas Diana Lisbeth y Yamileth, ambas de apellido Lemus, la primera de 21 años y la segunda de siete. Los cadáveres fueron localizados en Apopa.
Los pandilleros raptaron a la bebé de Diana Lisbeth, pero las autoridades lograron rescatarla viva en Ilopango. 

La fiscalía reveló que resolvió el caso con uso de tecnología, como un sistema de videovigilancia del circuito de San Salvador, el cual proporcionó la información desde el momento en que las víctimas, mediante engaños, fueron subidas a un vehículo, luego las llevaron a un centro comercial de la capital y después el imputado se desplazó  hasta el lugar donde se dieron los hechos. 

El ministerio público también cuenta con un testigo criteriado. 
 “Lo más grave de esta situación es que le causa la muerte a una niña de siete años que no tenía toda la posibilidad de defensa para poder repeler un ataque de esa naturaleza”, dijo el fiscal del caso. 

Lee también

Comentarios