Capturan a propietario de salón de belleza acusado de prostituir a adolescente

Policía revisó salones de belleza que supuestamente son fachadas de prostíbulos.
Enlace copiado
Enlace copiado

David Alexánder Almenar había contratado a una adolescente hondureña de 15 años en un salón de belleza que supuestamente era la fachada de un prostíbulo, ubicado entre la 3.ª calle poniente y la 1.ª avenida del centro de San Salvador, según la Policía Nacional Civil (PNC).

La policía sostiene que el hombre explotaba sexualmente a la adolescente en la parte trasera del salón de belleza, por lo que fue capturado acusado de los delitos de trata de personas, explotación sexual e inducción a la prostitución.

Fue capturado mientras agentes de la Policía se desplazaron por la 3.ª calle poniente, en el centro de San Salvador, para verificar que en los salones de belleza no hubiera menores de edad o extranjeras explotadas sexualmente.

“En este momento estamos trabajando en un operativo preventivo, pero ya hay investigaciones en curso sobre denuncias que se han tenido por la trata de personas en contra de menores de edad centroamericanas que son traídas a El Salvador para explotarlas en lugares como estos, que solo son una fachada. A veces no es que hayan sido traídas, sino que las mismas adolescentes vienen al país y por la necesidad económica aceptan trabajos como estos”, dijo un oficial de la División Fronteriza de la PNC.

La madre de la adolescente hondureña llegó al salón y dijo a los policías que ella y su hija vinieron a El Salvador hace más de 10 años y que la adolescente encontró trabajo en el salón de belleza.

“Ella me dijo que aquí la habían contratado para hacer la limpieza, para más nada. Yo no estaba enterada de todo esto y, la verdad, no sé si es cierto todo esto, porque ella nunca dijo nada”, dijo la mamá.

En otras salas de belleza, la policía encontró que detrás de los espejos y las sillas para cortar pelo había pasillos con varias habitaciones pequeñas. En esas habitaciones solamente había pequeñas camas y sillones. Cada una de esas habitaciones tenía su puerta para cerrar con llave desde adentro. En algunas de las habitaciones había camillas que eran para dar masajes. En las paredes de los pasillos también había cámaras de videovigilancia y rótulos en los que se leía “Estimado cliente, si no se siente satisfecho con el servicio, hágalo saber al encargado con tiempo. Atte. la gerencia”.

En esos salones de belleza la policía no capturó a nadie porque no encontró a menores de edad. Las únicas mujeres que se encontraban en esos salones, ayer al mediodía, eran adultas.

“Este operativo lo hemos hecho a estas horas porque en el centro sucede que los delitos de trata y explotación sexual se dan en horas del almuerzo, cuando empleados salen y buscan estos servicios. En las noches, al menos en el centro de San Salvador, todos estos lugares están cerrados y no se ofrece este tipo de servicios en horario nocturno”, dijo un oficial de la Policía.

Lee también

Comentarios

Newsletter