Lo más visto

Capturan a sospechoso de asesinar a sacerdote

Al pandillero le incautaron dos armas de fuego, una de estas le fue robada a un vigilante privado. Cabecilla ya tiene antecedentes penales.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Fátima Membreño Pandillero.  Según la policía, luego de salir de prisión, Guevara atemorizaba a habitantes de los cantones Valencia, El Palón, El Jícaro y Concepción. Las autoridades instan a interponer denuncias anónimas.

Foto de LA PRENSA/Fátima Membreño Pandillero. Según la policía, luego de salir de prisión, Guevara atemorizaba a habitantes de los cantones Valencia, El Palón, El Jícaro y Concepción. Las autoridades instan a interponer denuncias anónimas.

Enlace copiado

El pandillero Érick Vladimir Guevara, de 24 años, fue detenido el miércoles a la 1 de la madrugada en un cerro ubicado en una zona limítrofe entre los cantones El Jícaro y El Palón, en el municipio de Lolotique, San Miguel, según informó ayer la Policía Nacional Civil (PNC).

De acuerdo con la información proporcionada por el oficial en turno de la delegación migueleña, Guevara fue capturado cuando se encontraba en un campamento rudimentario ubicado en un cerro boscoso en donde hay antenas de telecomunicación y es de difícil acceso, por lo que un grupo de agentes destacados en el Grupo Conjunto de Apoyo Comunitario (GCAP) de la PNC y elementos de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) llegaron a la zona.

Al ver la presencia de la autoridad, el pandillero se despertó e intentó caminar hasta donde tenía una pistola 9 milímetros (mm) y una escopeta 12 mm, esta última robada hace más de un año a un vigilante de una empresa privada. Guevara, al ver que el campamento estaba rodeado de agentes policiales, decidió entregarse.

“Ya se tenía información de que este cabecilla se encontraba en la zona, por lo que personal de GCAP, FAES y STO (Sección Táctica Operativa) llegó a pie al sector, ya que es de difícil acceso, y efectivamente encontraron al pandillero, quien tenía en su poder una escopeta y una pistola”, detalló el oficial de servicio de la PNC.

El arma será sometida a prueba balística para verificar si ha sido usada en asesinatos.

La fuente policial aseguró que sospechan que este cabecilla de pandilleros es el responsable de varios hechos violentos ocurridos en la zona, e informó que no descartan que esté involucrado en el asesinato del sacerdote Wálter Osmar Vázquez Jiménez, cometido el 29 de marzo en el cantón Las Ventas, municipio de Lolotique.

“Si bien es cierto el homicidio del sacerdote ocurrió en zona adyacente, es algo que no se puede descartar, y es una de las líneas de investigación”, informó la PNC. Asimismo, detalló que Guevara salió a inicios de marzo del centro penal de Izalco, Sonsonate, en donde pagó una condena de tres años por el delito de tenencia ilegal e irresponsable de arma de fuego.

Lee también

Comentarios