Lo más visto

Más de El Salvador

Cardenal Gregorio Rosa Chávez: "El 14 de octubre tendremos un tsunami"

La Iglesia católica inicia una campaña para que los salvadoreños adopten una planta de romero en sus casas. El cardenal Rosa Chávez dice que es una señal de esperanza y de paz.
Enlace copiado
La segunda caminata  hacia la cuna del profeta convocó a muchas más personas que viajaron desde San Salvador hasta ciudad Barrios, donde nació el próximo santo.

La segunda caminata hacia la cuna del profeta convocó a muchas más personas que viajaron desde San Salvador hasta ciudad Barrios, donde nació el próximo santo.

Enlace copiado

"Esto es un terremoto", dice el cardenal Gregorio Rosa Chávez al referirse a los 101 años del nacimiento del beato Óscar Romero, que se conmemoran hoy y que están en el marco de la próxima canonización. "Y el 14 de octubre tendremos un tsunami", agrega, para poner en relevancia lo que para el país significa que sea declarado santo.

La Iglesia católica celebrará hoy una misa en la Catedral Metropolitana, y en ella se lanzará de manera oficial la campaña para que las familias adopten una planta de romero en sus casas; según el cardenal, en primera opción se pretende que haya 50,000 arbustos en igual número de viviendas.

"Tenemos la misa en la Catedral, donde estará omnipresente la plantita de Romero, y es una idea de meter a Romero en mi casa y en mi corazón. Creo que estamos en un momento de quiebre entre un antes y un después, por eso es tan importante lo que va a pasar", dijo el cardenal.

Rosa Chávez cree que después de la beatificación cambiaron muchas cosas sobre el obispo asesinado, y una de ellas es más apertura de la gente hacia Romero. "La gente ha ido poco a poco entusiasmándose con Romero y creciendo en expectación sobre lo que viene, y ven cada vez más en él al hombre que puede unir al país. Esto a mí me asombra también, pero es verdad; al hombre que nos puede llevar a la paz. Entonces, mantener viva su memoria hoy se ve tan natural que la gente quiere conmemorar, antes no era así", agregó.

El cardenal cree que se viene una responsabilidad inmensa no solo para la Iglesia, sino también para el país, por eso asocia el fenómeno como un "terremoto" que ha sacudido al país, pero que todavía viene atrás el tsunami. "Es Monseñor Romero para el mundo. Este tsunami abarca el mundo entero, ahora Romero estará en la prensa mundial como santo. Es una figura que recorre todo el país y todo el continente. Ese tsunami va a ser de alcance mundial", explica.


Para Rosa Chávez, hay una relación directa entre la ceremonia de mañana y la del 14 de octubre. En la primera se busca llegar a los fieles del país con un símbolo de paz, es Romero para los salvadoreños, en la segunda es para el mundo entero.

El cardenal dice que entre las imágenes inmensas que se colocan en los actos de canonización en la plaza San Pedro, estará la de Romero también. "Son un espaldarazo total a lo que él fue, a lo que él vivió y a lo que nos enseñó", manifestó.

Mantener viva la palabra y la doctrina de Romero es mucho más fácil ahora para el cardenal, pero obviamente hay un reto mayor para llevarlo a las generaciones jóvenes; sin embargo, Rosa Chávez ve como aspecto determinante el que ahora la juventud tendrá un santo "descontaminado", y agrega: "Desde que fue beatificado, hay un cambio total de enfoque en los grandes medios de comunicación que tratan de presentar a un Romero auténtico".

Como medida para aprender de la palabra del próximo santo, el cardenal dice que con un grupo de jóvenes analizan el diario de Romero y que han avanzado hasta 1979, cuando radio YSAX era acosada, amedrentada y trataban de cerrarla "y él cuenta cómo le costó mantener esa radio viva".

Un punto a favor de la tarea con la juventud es que ya no hay punto de discordia por el beato, "Los jóvenes no están contaminados, tienen algo auténtico, fresco, se nota, se notó en la caminata", dice el Cardenal Rosa Chávez.


Para él, hay que saberlos guiar y ayudarles a entender esta historia del sacerdote asesinado: "Tenemos una tarea grande de transmitir lo que fue este hombre de Dios para la historia de El Salvador".

Tras su investidura como cardenal y por la proximidad que tuvo con Romero, Rosa Chávez es visto por algunos sectores como un proceso de continuidad en la difusión de la palabra del beato.

Él se lo toma con tranquilidad, parte de su tarea ya la hizo y lo dice con sencillez: "Yo me coloco ante la imagen de Romero en la Catedral, lo miro y digo: ‘Monseñor, la hiciste, ya estás en los altares’. Recordando todo lo que costó llevar a este hombre hasta ahí".

Para el cardenal, el camino está trazado, quedan cosas por hacer e insiste con el proceso de paz en el país. Él fue uno de los que se sostuvieron fuerte en el proceso de canonización, pero resalta que "la gente que lo mantuvo vivo merece un gran aplauso y un gran agradecimiento. Ahora ya nadie lo puede matar".

Tags:

Lee también

Comentarios