Lo más visto

Carla Ayala: Un año de impunidad que retrata a El Salvador

La PNC ha sido incapaz de capturar al agente Juan Josué Castillo Arévalo desde hace un año, cuando disparó y desapareció a la policía Carla Ayala después de una fiesta de Fin de Año en el GRP. Cuatro profesionales consultados por LA PRENSA GRÁFICA coinciden que el caso genera impunidad.

Enlace copiado
Carla Ayala: Un año de impunidad que retrata a El Salvador

Carla Ayala: Un año de impunidad que retrata a El Salvador

Enlace copiado

Ha pasado un año desde que el agente del extinto Grupo de Reacción Policial (GRP) Juan Josué Castillo Arévalo huyó ebrio, descalzo y a pie frente a ocho de sus compañeros uniformados, portando fusiles y en vehículos policiales tras dispararle y desaparecer a Carla Ayala, una mujer policía que llegó a esa sede de la Policía Nacional Civil (PNC) para participar de una fiesta de Fin de Año.

La policía tardó 252 días en encontrar el cuerpo de Carla. Lo hizo después de equivocarse dos veces: una en febrero, cuando exhumaron a una tía del prófugo Castillo Arévalo, y la otra cuando buscaron en un cementerio clandestino supuestamente utilizado por algunos miembros del GRP para enterrar a víctimas de ejecuciones extrajudiciales.

La versión oficial es que Castillo Arévalo le disparó a Carla, frente a dos de sus compañeros, en el interior de una patrulla policial cuando era trasladada a su vivienda después de la fiesta. La razón: violencia feminicida.

"A Carla Ayala la mataron por ser mujer", han repetido siempre que han podido las autoridades de la PNC. Así como lo hizo el director policial, Howard Cotto, el 21 de septiembre, día en que enterraron a la agente para espantar la idea de que podría tratarse de un caso de corrupción policial, pues ella estaba destacada en la unidad de Investigación Disciplinaria de la Policía.

Sin embargo, los compañeros de Castillo Arévalo prefirieron convertirse en cómplices y no contarle a los fiscales todo lo que saben del caso.

Guadalupe Echeverría, jefa fiscal de Delitos de Homicidios, dijo durante la investigación que la policía siempre intentó encubrir los detalles de lo que pasó entre la noche y madrugada en que Carla Ayala recibió un único disparo en la cabeza.

LA PRENSA GRÁFICA buscó acercarse a una mirada académica a la falta de justicia en este caso, con la versión de cuatro profesionales: un sociólogo, una antropóloga y dos abogadas.

Wendell Bernal, Mariana Moisa, Ivania Lazo y Alba Cortez coinciden en que la PNC ha hecho esfuerzos por superar los problemas internos sobre el desprecio por las mujeres. Pero los cuatro profesionales también están de acuerdo en que la impunidad en el crimen de Carla Ayala es el reflejo de la realidad de El Salvador, una país en el que cada 18 horas fue asesinada una mujer durante este año.

Un retrato que encaja en la acción del agente élite Juan José Castillo Arévalo, prófugo 365 días después de disparar contra Carla Ayala su arma de equipo policial: una Smith & Wesson.


¿Qué significa que una institución como la PNC, después de un año, siga sin capturar al asesino de la agente Carla Ayala?
Una institución joven, que nació para socavar la situación de impunidad y graves violaciones a los derechos humanos en décadas anteriores a los noventa, no debería significar que en sus unidades “mejor preparadas” cuente con elementos que asesinan, encubren a sus colegas o superiores cuando se ha cometido un hecho, como el asesinato de la agente Carla Ayala. Significa la expresión más visible de la violencia machista que se encarna de manera estructural en las instituciones del Estado salvadoreño. Basta ver que fue mucho más sencillo disolver el GRP que poner todo el recurso disponible y necesario para dar con el agente Castillo y esclarecer el crimen.

Mientras el agente Castillo sigue libre, ¿considera que la PNC carga con el estigma de ser una institución peligrosa para las mujeres?
Considero que no solo la PNC carga con el estigma de ser una institución peligrosa para las mujeres, porque en este país se han cometido hechos de violencia en contra de la mujer hasta en hospitales, centros judiciales, unidades de salud, escuelas, iglesias, etcétera.

¿Podríamos decir que la PNC es una institución machista?
El machismo los tenemos entrañado como país, tenemos consolidado el sistema patriarcal, por ende se expresa en la mayoría de espacios donde se desenvuelve la interacción humana; ¿La PNC es una institución machista? Claro que sí. 
 

Wendell Bernal, sociólogo
 


¿Qué significa que una institución como la PNC, después de un año,  siga sin capturar al asesino de la agente Carla Ayala?
La postura de las autoridades de la PNC frente a este caso es contradictoria, por un lado la Policía tiene muchas herramientas para ser aplicadas a lo interno de la institución en materia de promoción de la equidad, de prevención y atención a la violencia contra las mujeres y una red de mujeres policías defensoras de los derechos humanos. La no captura del sospechoso y la poca transparencia sobre el caso de Carla Ayala solo contribuyen a reforzar la idea de impunidad que hay en el país, sobre todo porque es un delito perpetrado por un agente policial.

Mientras el agente Castillo sigue libre, ¿considera que la PNC carga con el estigma de ser una institución peligrosa para las mujeres?
El caso  hizo que pusiéramos atención a algo que venía ocurriendo dentro de la Policía; pues deja al descubierto la violencia por razones de género y la discriminación que enfrentan las mujeres, a pesar de los esfuerzos que se han hecho en materia de equidad. Preocupa que esta conducta también sea ejercida contra niñas y mujeres de la población.

¿Podríamos decir que la PNC es una institución machista?
La institución como tal no es machista, todo lo contrario, es de las primeras instancias en aplicar la política nacional para la equidad de género y además posee muchas herramientas a lo interno para contrarrestar el machismo; el problema es que sus integrantes tienen actitudes machistas.

Mariana Moisa, antropóloga


¿Qué significa que una institución  como la PNC, después de un año, siga sin capturar al asesino de la agente Carla Ayala?
Los sistemas de justicia poseen una visión patriarcal, haciendo una distinción entre hombres y mujeres, beneficiando a los primeros y responsabilizando de sus acciones a las mujeres, los operadores de justicia y las instancias de investigación son orientados bajo esa visión patriarcal, lo que propicia un escenario de impunidad y de aplicación un derecho penal clasista, facilitando acciones de encubrimientos de la investigación, dilatando los procesos, usando las herramientas de investigación en función de su intereses particulares.

Mientras el agente Castillo sigue libre, ¿considera que la PNC carga con el estigma de ser una institución peligrosa para las mujeres?
Para algunas personas sí carga con el estigma, para aquellas más conscientes. Para otras, es normal y fue responsabilidad de Carla, “quién la mandó a esa fiesta”, “porque se relaciona con policías”.

¿Podríamos decir que la PNC es una institución machista?
Si vemos a la PNC como una institución del Estado, creada bajo los principios constitucionales, no lo es. Sí lo son sus prácticas y conductas y poseen características de machista, androcéntricas y sexistas, siendo estas las causas principales de la violencia contra las mujeres, materializados en cada uno de los agentes. 


Ivania Lazo,  abogada especialista en género

¿Qué significa que una institución como la PNC, después de un año, siga sin capturar al asesino de la agente Carla Ayala?
Impunidad. La falta de captura del imputado vuelve inexistente la responsabilidad penal de este, afectando a la familia de la víctima y a toda la sociedad; pues la impunidad en los feminicidios tiene el efecto de enviar mensajes a los potenciales feminicidas de que la justicia no los va a alcanzar, que disponer de la vida de las mujeres por motivos de odio o discriminación, matarlas porque las consideran seres inferiores a los hombres no es importante.

Mientras el agente Castillo sigue libre, ¿considera que la PNC carga con el estigma de ser una institución peligrosa para las mujeres?
No. No me parece justo ese calificativo de “peligrosa” para las mujeres. La PNC como institución es el reflejo de la misma sociedad: unos promoviendo la  violencia contra la mujer y otros combatiéndola. Pero existe un esfuerzo institucional importante para erradicar el sexismo contra las mujeres tanto a lo interno como a lo externo de la PNC.

¿Podríamos decir que la PNC es una institución machista?
Prefiero utilizar el término legal de “sexista”. Sí, es sexista, porque la institución, aunque formalmente nace en 1992, tiene “ancestros”, instituciones policiales previas que heredaron un “ADN” discriminatorio institucional contra las mujeres a quienes no se les permitía ingresar formalmente y mucho menos ascender a jefaturas.

Alba Cortez, presidenta de la unión de Mujeres Abogadas Salvadoreñas (udemas)

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines