Lo más visto

Carretera con hoyos entre Turín y Atiquizaya sigue sin ser intervenida

Usuarios de esta vía de acceso entre los municipios lamentan que ninguna institución da respuesta.
Enlace copiado
Carretera con hoyos entre Turín y Atiquizaya sigue sin ser intervenida

Carretera con hoyos entre Turín y Atiquizaya sigue sin ser intervenida

Enlace copiado

Residentes de las colonias que se encuentran en los alrededores de la calle antigua que conecta a los municipios de Atiquizaya y Turín, en Ahuachapán, continúan lamentándose porque ninguna institución pública se ha interesado en reparar la calle que, en su momento, fue la principal entrada a las dos ciudades.

Afirman que desde hace varios años han solicitado, a través de varios medios de comunicación, a alguna institución que se haga cargo de los aproximadamente 5 kilómetros de vía que unen a los dos municipios, y que al mismo tiempo son la principal vía de acceso a varios caseríos y cantones.

Personal del Ministerio de Obras Públicas (MOP) ha señalado anteriormente que esta es una ruta de acceso que está bajo responsabilidad del Fondo de Conservación Vial (FOVIAL); sin embargo, esta institución señaló a las alcaldías de Turín y Atiquizaya como las encargadas de darle el mantenimiento.

Personal de estas dos municipalidades explicaron que, ante la incertidumbre sobre cuál es la institución competente, no han realizado mayores esfuerzos por repararla y que la última intervención que se realizó fue hace aproximadamente 20 años.

A diario esta calle es utilizada por decenas de mototaxis, vehículos y motociclistas, que deben serpentear la gran cantidad de baches que existen buscando los mínimos espacios que aún conservan la capa asfáltica.

“Es una odisea atravesarse esta calle, porque hay partes donde solo hay tierra y uno tiene que ir esquivando los grandes hoyos que hay”, comentó Marcos Alfaro, quien cada día atraviesa la vía con su pick up al salir del cantón Lomas de Alarcón.

Este ciudadano también indicó que estudiantes pasan por la arteria procurando no ser arrollados por algún vehículo que intenta esquivar los baches.

“Ya casi van a comenzar las clases y varios niños de las colonias que viven cerca de la calle caminan para ir a la escuela. Gracias a Dios, no han atropellado a ninguno, porque uno en el afán de quitarse los hoyos muchas veces no ve a los estudiantes y los puede atropellar”, comentó Alfaro.

Lee también

Comentarios