Lo más visto

Más de El Salvador

Casos de tifoidea se duplicaron y triplicaron

En cada departamento del país, las cifras de los primeros seis meses de este año sobrepasan en dos y tres veces las cifras del mismo período del año pasado.
Enlace copiado
Los de mayor riesgo.  Los niños entre cero meses de vida y cinco años de edad son los más propensos a contagiarse con tifoidea.

Los de mayor riesgo. Los niños entre cero meses de vida y cinco años de edad son los más propensos a contagiarse con tifoidea.

Enlace copiado

Todos los departamentos del país experimentaron alzas significativas en las atenciones por fiebre tifoidea en los primeros seis meses del año, con excepción de Cabañas, en comparación con las cifras de los primeros seis meses de 2017.

Las estadísticas fueron proporcionadas por la Oficina de Información y Respuesta del Ministerio de Salud (MINSAL), a solicitud de LA PRENSA GRÁFICA.

De acuerdo con los datos, los departamentos que registraron las mayores alzas fueron San Miguel, San Salvador, La Paz y Sonsonate.

En todo el 2017, San Miguel, por ejemplo, reportó nueve casos de fiebre tifoidea; mientras que solo entre enero y junio de 2018, los casos se elevaron hasta 17. En San Salvador, los casos para el año pasado sumaron 427, pero solo durante los primeros meses de este año totalizaron 653.

Aunque el alza fue advertida por el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), a través de un comunicado de prensa girado el 8 de febrero, el Ministerio de Salud (MINSAL) pasó varias semanas sin emitir ningún reporte con datos oficiales y no habló de brote sino hasta varios meses después, a pocos días de finalizar junio.

Después del ISSS, algunos médicos e infectólogos también reportaron un alza de los casos de infección provocados por la bacteria Salmonella typhi en los consultorios y hospitales privados.

Para mediados de febrero, el MINSAL confirmó que había un alza del 30 % de los casos, en comparación al mismo período del año pasado: de 56 pasaron a ser 73. Sin embargo, Salud no incorporó las estadísticas en sus boletines semanales de vigilancia epidemiológica, por lo que el Colegio Médico denunció la falta de transparencia con respecto al manejo preventivo de la enfermedad, que si no es atendida a tiempo puede llegar a ser mortal.

La ministra de Salud, Violeta Menjívar, inclusive admitió en ese momento que no había vacuna contra la fiebre tifoidea en la red pública de salud. "En el esquema de vacunación no la hay. Para que nosotros produzcamos una vacuna contra la tifoidea, tenemos que esperar la que está preparando la Organización Panamericana de la Salud (OPS), puesto que hay una que no reúne las condiciones; por eso no la hemos incorporado al esquema de vacunación", justificó.

La primera semana de junio, la dirigencia del Colegio Médico exigió a las autoridades sanitarias que detallaran las estadísticas sobre el padecimiento, y aunque en ese momento el MINSAL habló de 644 casos, aseguró que se trataba solo de sospechas.

El ISSS, no obstante, alarmó un par de días después con una cifra de 622 casos confirmados.

La diferencia abismal entre 622 casos confirmados en la red del ISSS, que atiende apenas al 17 % de la población y cero casos confirmados en la red nacional pública, que atiende a más del 80 % de la población, generó aún más dudas que certezas sobre el manejo de la enfermedad por parte del MINSAL.

Finalmente, en la segunda quincena de junio, la ministra Menjívar reconoció que había un brote de fiebre tifoidea que afectaba principalmente a 28 municipios en el país, aunque sugirió que la afectación era moderada y no alta.

"Este año tenemos casi el doble que el año pasado. Ha pasado que en 28 municipios tenemos un brote epidémico; no es epidemia porque para eso tendría que ser en todo el país", expresó.

El total de casos de 2017 fue de 675, mientras que el total entre enero y junio de este año se elevó a 937.

Las autoridades han reiterado en distintas ocasiones que esta enfermedad está directamente relacionada con los hábitos de higiene de las personas, por lo que han enfatizado, hasta el cansancio, que la población debe tomar las debidas precauciones para no contagiarse, especialmente con la vigilancia de la calidad del agua que se utiliza para cocinar los alimentos o para el consumo.

El agua potable, sin embargo, es el producto que más ha escaseado en los últimos meses.

A finales de marzo, hubo caos por falta de agua potable al inicio de la Semana Santa, debido a que la Administración de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) reportó dañada una de sus tuberías principales, de 48 pulgadas, que afectó al Área Metropolitana de San Salvador (AMSS).

Hace menos de un mes, ANDA volvió a dejar sin agua a 1 millón de habitantes del AMSS, también por otra falla en esa misma tubería de 48 pulgadas.

Los municipios con las más altas cifras de fiebre tifoidea entre enero y junio de 2018 fueron San Salvador, (205), Mejicanos (70), Soyapango (59) y Apopa (54), en la capital del país.

Después de San Salvador, que en total sumó 653 casos en ese período, se encuentra La Libertad, con 85 casos.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines