Lo más visto

Cecilia, la del milagro de Romero: “La vida cambia, ya no es la misma"

Cecilia Flores de Rivas dice que hay necesidad de conocer más sobre Óscar Romero. Afirma que vive una segunda oportunidad y que nunca pensó que su embarazo iba a ser tan trascendental.
Enlace copiado
Otras acciones de gracia ofrecidas al beato también las tiene la Iglesia, dijo el canciller Rafael Urrutia.

Otras acciones de gracia ofrecidas al beato también las tiene la Iglesia, dijo el canciller Rafael Urrutia.

Enlace copiado

“Cuando yo desperté fue algo sorprendente y espantoso a la vez... Darme cuenta de que estuve a un paso de la muerte y que estuve muerta quizás”. La voz de Cecilia se corta ligeramente en tramos al recordar el nacimiento de su hijo, Luis Carlos, el posterior coma inducido por la preclancia y el síndrome de HELLP provocados por el embarazo; y el despertar que el Vaticano declaró como milagro del beato Óscar Romero.

Su rostro, sin embargo, está en paz, como si viviera esa segunda oportunidad que dice haber recibido al superar los padecimientos que casi cobran su vida.

Ayer la Iglesia católica presentó a Cecilia Flores de Rivas ante la prensa. Es la primera vez que la mujer habla ante los medios de comunicación.

Es sencilla, está relajada y no tiene contratiempos para contar su historia. Lo de antes y lo de hoy. “La vida cambia, ya no es la misma”. Obviamente hay interés por conocerla y saber de su historia que es algo que se debe compartir. “No de manera artística, sino desde el punto de vista de la fe”, explica, para dejar claro cómo se debe llevar su mensaje a la gente.

Luis Carlos nació un 28 de septiembre de 2016 por una cesárea de emergencia por la preclancia: “Desde que iba para el hospital llevaba la presión estallada, llegó a 220”, recuerda al grado que “veía lucitas”.

La preclancia no era el único problema, desarrollo el síndrome de HELLP, que padecen las mujeres en estado de gestación, y que provoca daños severos a los órganos del cuerpo, afecta hígado, riñones, pulmones y también las plaquetas, por tal razón indujeron el coma.

Bajo este panorama es que su esposo, Alejandro Rivas, encomendó a Cecilia al beato. Un grupo de amigos de la parroquia también se puso en oración.

“Ahora en el mapa ven el nombre de El Salvador y lo asocian con Romero, por eso es un santo del mundo. Tenemos un santo que nos ayuda a ser santos y ese camino que tenemos que seguir”. 
Gregorio Rosa Chávez, 
cardenal de El Salvador

Rivas dice que su esposa entró al coma el 4 de septiembre con solo el 12 % de sus riñones en funcionamiento, y vivía entre dos situaciones: el estado crítico y gravedad de la enfermedad y las oraciones y la fe.

El 10 de septiembre recibió el alta con los riñones ya en un funcionamiento del 74 %, a la fecha no hay secuelas de la enfermedad, según el informe médico.

Cecilia repite que no imaginaba tal trascendencia, pero siempre supo que era un milagro el ocurrido.

Pasada la tragedia y el milagro de su vida, Flores de Rivas dice que ahora “la necesidad de conocer más del beato aumenta”.

Conocer al santo

Difundir la doctrina de Romero es la otra parte del reto de la Iglesia católica en El Salvador; en ese sentido, el obispo de Santiago de María, William Iraheta, aseguró que en el seminario de esa diócesis se ha establecido un programa para enseñar a los estudiantes la vida social, filosófica y el sentir del próximo santo.

La idea es que se extienda a todos los seminarios del país.

Por esto, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, reiteró el deseo de la Iglesia de que en el sistema educativo del país se establezca una asignatura que enseñe la vida y doctrina del beato.

Escobar dijo que se debe preparar el currículo para que en todas las escuelas públicas y privadas del país se difunda esa materia. “Es el más grande de los hijos de esta tierra”, afirmó.

Agregó que es muy importante que los jóvenes de la generación actual lo conozcan y más aún las próximas generaciones.

La canonización

La Iglesia volvió a enfatizar a los peregrinos que quieran viajar a la ceremonia de canonización, el 14 de octubre en Roma, que se deben inscribir en la página web del arzobispado, pues será la única manera de recibir el boleto para ingresar a la plaza San Pedro ese día.

Todos los que cumplan el proceso recibirán la tarjeta el 13 de octubre, por la tarde, siempre en la misma plaza. No habrá otra manera de estar presente y se recomendó que no se haga de ninguna otra forma.

El formulario para acreditarse es el mismo para los salvadoreños que radican en el extranjero, por tal razón se optó por la vía electrónica para acreditarse.

La Iglesia habló de los preparativos de la canonización y del procedimiento a seguir para acreditarse y estar en la ceremonia.

La Iglesia espera que cerca de 5,000 peregrinos viajen hasta el Vaticano en octubre.

Ayer también se confirmó que para los que no puedan viajar, en la capilla Divina Providencia se instalarán pantallas para seguir la misa a las 2 de la mañana, hora de El Salvador.

Antes se desarrollará una vigilia, tras la ceremonia se realizará una alborada y habrá presencia de mariachis.

El cardenal Gregorio Rosa Chávez dijo ayer que la trascendencia de la canonización de Óscar Romero es un fenómeno que pone al país en el contexto mundial de manera positiva.

“Ahora en el mapa ven el nombre de El Salvador lo asocian con Romero, por eso es un santo del mundo. Tenemos un santo que nos ayuda a ser santos”, dijo Rosa Chávez.

Óscar Romero será canonizado el 14 de octubre junto al papa Pablo VI y otros beatos, en la plaza de San Pedro, en el Vaticano.

FOTO DE LA PRENSA/ERICKA CHAVEZ. Cecilia Flores de Rivas habló ayer del milagro, dijo que su vida ha cambiado desde este suceso.

Lee también

Comentarios