Celedonio, el peluquero de los más necesitados

Por cada corte de pelo cobra entre $0.25 y $0.75; es muy querido por su labor social.

Enlace copiado
Cortes. Don Celedonio dice que le gusta ayudar a las personas pobres de su comunidad con tarifas

Cortes. Don Celedonio dice que le gusta ayudar a las personas pobres de su comunidad con tarifas "justas".

Enlace copiado

La humildad y la bondad, son valores que describen con exactitud a don Celedonio Carías Barrera, quien a sus 62 años, y a pesar de las limitantes, se ha ganado la admiración de muchas personas en el municipio de Cuisnahuat en Sonsonate.

Durante más de 20 años se ha dedicado a cortar el cabello y su prioridad es apoyar a quien más lo necesita. Se caracteriza por sus bajas tarifas en cada corte: cobra desde $0.25 hasta $0.75, sin importar la edad o el tipo de corte que solicite el cliente.

"A mí me buscan porque no cobro mucho. Ya quitar $1, o más, sería complicado. La situación está complicada, entonces cómo voy a andar cobrando eso. Si lo cobrara, sé que me lo pagaran, pero para mí, es un injusticia, después de esta enfermedad (covid-19) ha quedado complicado todo", explicó don Celedonio.

El corte de pelo ha significado por años, para don Celedonio, su única fuente de ingreso económico. Dice que su motivo para continuar trabajando es finalizar la construcción de su vivienda; además, es consciente que el pago que recibe en los cortes es bajo, a lo que debería recibir, pero su intención es apoyar a las personas con problemas económicos.

Don Celedonio, deja en claro su humildad, señala que en ningún momento ha tenido la intención de aumentar el precio por los cortes de pelo.

Querido. Las personas de la comunidad lo prefieren por su calidad en cada corte y por su gran amabilidad.

"Yo conozco a la gente pobre. Aquel que tal vez no le alcanza. Atiendo a niños de mujeres viudas; dos coras para aquel que tiene no es mucho, pero para el que no tiene, es bastante. Entonces allí me he fijado, para ayudarles", añadió.

Una tijera, un peine, una bata, y los utensilios para detalles en los cortes, son las herramientas que permiten a don Celedonio derrochar su virtud en cada corte de cabello.

Es el cuarto de siete hermanos, la peluquería siempre fue un trabajo popular en la familia. Una herencia familiar que le recuerda con mucho aprecio sus inicios, gracias a su hermano, Cristóbal, quien en vida fue peluquero, y por él, incursionó en este oficio.

"Tenía como 12 años cuando aprendí. De allí empecé con una tijerita a andar cortando, hoy sí ya tengo experiencia", concluyó.

Carencias

Don Celedonio reside en una casa hecha de láminas, junto a su madre, Domitila Carías, de 93 años. Sobreviven con el ingreso que se percibe de los cortes de cabello.  No poseen agua potable, carecen de alimentación y no cuentan con camas dignas para descansar.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines