Centro escolar con edificio inconcluso

Hasta la semana pasada funcionaba en instalaciones provisionales, pero fueron destruidas por un ventarrón.
Enlace copiado
Llamado.  Los padres de familia hicieron el llamado al ministro de Educación para que se agilice la continuidad de la obra.

Llamado. Los padres de familia hicieron el llamado al ministro de Educación para que se agilice la continuidad de la obra.

Centro escolar con edificio inconcluso

Centro escolar con edificio inconcluso

Enlace copiado
Los fuertes vientos ocurridos la semana pasada arrasaron las aulas provisionales del Centro Escolar Anastasio Aquino, del cantón San Antonio Abajo, en Santiago Nonualco, las cuales habían sido levantadas con varas de bambú, palma y láminas.

La referida escuela ha funcionado desde hace dos años y medio en un terreno privado cedido por sus propietarios, mientras finaliza la reconstrucción de las instalaciones dañadas por los terremotos de 2001.

La pérdida de las aulas provisionales ha obligado a los docentes a regresar a las instalaciones que son reconstruidas para poder continuar con el año escolar.

Salvador Elías Ventura, padre de familia, dijo además que las fuertes ráfagas de viento destruyeron pupitres, pizarras, escritorios y otros materiales educativos.

Fue por ello que se tomó la decisión de trasladarse al inconcluso local, a pesar de los riesgos que representa para los inquietos alumnos, pues la infraestructura, tal como se encuentra, se convierte un peligro, pues existen áreas de trabajo donde se tienen varillas de hierro salidas tanto en el piso como en las paredes, zanjas abiertas y material de construcción diseminado por varias zonas donde han quedado abandonados los trabajos, manifestó Ventura.

Con estos riesgos, la semana pasada reiniciaron sus labores.

Los padres de familia hicieron el llamado al ministro de Educación para que se agilice la continuidad de la obra, pues ya han pasado dos años y medio que los alumnos se han mantenido prácticamente a la intemperie, bajo la inclemencia del calcinante sol, calor, polvo, lluvias. Primero en las aulas improvisadas y ahora en las instalaciones inconclusas.

En este año escolar, la escuela Anastasio Aquino tiene una matrícula de casi 500 alumnos, desde el nivel de parvularia hasta noveno grado, y otros 200 durante los fines de semana en la modalidad de bachillerato a distancia, que además provienen de otros dos cantones vecinos: San Antonio Arriba y Santa Cruz Loma.

Se consultó con la directora departamental de Educación, Patricia Alvarado Osorio, sobre la paralización de los trabajos de reconstrucción del local del referido centro educativo; la funcionaria respondió que eso es cuestión administrativa de nivel central.

“Son ellos los que manejan la plata”, explicó.

Tags:

  • estudiantes
  • centro
  • dañado
  • La Paz

Lee también

Comentarios

Newsletter