Cinco menores entre 0-14 años asesinados cada mes

Tres niños de 14, seis y dos años han muerto víctimas de ataques en distintos lugares del país durante la semana. Un documento de la PNC consigna las altas cifras de homicidios de menores en los últimos cinco años.
Enlace copiado
LutoSan Bartolo, Ilopango  Familiares lloran en el velorio de José Adonay Romero (foto aparte), el niño de dos años que  murió el jueves por la noche tras recibir siete balazos de un grupo de supuestos pandilleros que dispararon contra una pupusería en la comunidad Italia.

LutoSan Bartolo, Ilopango Familiares lloran en el velorio de José Adonay Romero (foto aparte), el niño de dos años que murió el jueves por la noche tras recibir siete balazos de un grupo de supuestos pandilleros que dispararon contra una pupusería en la comunidad Italia.

Rivalidad.  La PNC sospecha que pandilleros atacaron a tiros a rivales de la comunidad Italia, donde jugaba el niño que murió.

Rivalidad. La PNC sospecha que pandilleros atacaron a tiros a rivales de la comunidad Italia, donde jugaba el niño que murió.

José Adonay Romero  murió luego del ataque a una pupusería.

José Adonay Romero murió luego del ataque a una pupusería.

Cinco menores entre 0-14 años asesinados cada mes

Cinco menores entre 0-14 años asesinados cada mes

Enlace copiado
Cinco niños, entre 0 y 14 años, son asesinados cada mes en el país, según el promedio de un consolidado de la Oficina de Información y Respuesta de la Policía Nacional Civil (PNC). En total, entre 2011 y 2015 murieron 306 víctimas de la violencia en ese rango de edad.

En 2011, los casos sumaron 77. Un año en que los homicidios alcanzaron los 4,371 y las autoridades aceptaban que cerraban con una tasa, para ese entonces altísima, de 70 homicidios por cada 100,000 habitantes.

Un año después, los registros dan cuenta que pese a la tregua entre pandillas oficializada en marzo de 2012, los homicidios de niños menores de 15 años de edad siguieron siendo altos: 55 casos. Incluso, hubo 12 bebés asesinados en ese año. Para 2013, los homicidios en ese rango de edad sumaron 31. Y para 2014, los casos volvieron a subir a 65. El año pasado, considerado el más violento en la historia del país con más de 100 homicidios por cada 100,000 habitantes, la policía informó de 90 asesinatos de niños entre 0 y 14 años (ver infografía con datos completos).

Este año, las autoridades han reportado que los niños siguen siendo blanco de la violencia que afecta al país. Una brutal espiral que incluso podría aumentar el promedio mensual de víctimas menores de 15 años de edad: en los últimos tres días, han muerto igual cantidad de niños víctimas de disparos, uno por día.

El caso más reciente ocurrió el jueves por la noche en Ilopango: testigos le contaron a los investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC) que varios hombres llegaron y dispararon contra los clientes de una pupusería del pasaje Venecia, en la calle Roma de la comunidad Italia, en San Bartolo.

Los disparos impactaron en dos adolescentes y un niño de dos años, identificado por sus familiares como José Adonay Romero, quien se entretenía jugando entre el grupo. Los muchachos resultaron con lesiones de poca gravedad, pero el menor falleció cuando era trasladado del Hospital San Bartolo (en Ilopango) al Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom.

El oficial de la Policía que estaba de servicio le dijo a reporteros que cubrieron el ataque que el niño recibió siete impactos de bala de una pistola calibre 9 milímetros en el abdomen y un brazo.

Tras el tiroteo, la policía ubicó un vehículo que coincide con las características del utilizado por los atacantes, según los testigos.

Uno de los agentes encargados de la investigación del caso dijo, bajo anonimato, que tienen identificados como responsables a supuestos pandilleros que tienen rivalidad con un grupo que opera en la zona donde se ubica la pupusería.

Un día antes de la muerte de Adonay, ocurrió otro hecho de similares características en el cantón Las Delicias, en Santa Cruz Michapa (departamento de Cuscatlán), donde falleció otro niño: Jeremy Dustin Andrade González, de seis años, fue alcanzado por una ráfaga de disparos mientras estaba por entrar a su vivienda junto a su padre y un hermano.

El papá del menor, identificado como Héctor Andrade, de 40 años, murió al instante productos de varios disparos. El niño fue llevado en un primer momento al Hospital de Cojutepeque y después al Hospital Bloom, donde murió horas más tarde en la unidad de emergencias quirúrgicas por la gravedad de una lesión de arma de fuego en el cráneo.

Un tercer caso sucedió el martes pasado por la noche en la residencial Alta Vista: la policía reportó que Katerine Roxana Moto Cañas, de 14 años, también fue herida de bala mientras esperaba ser atendida en una tienda cercana a su vivienda.

Testigos le contaron a la policía que un grupo de supuestos pandilleros dispararon contra un joven que también estaba frente a la tienda. La balas solo impactaron en el cuerpo de Katerine, quien fue atendida por su familia y trasladada a un hospital de la zona, pero falleció en la intervención.

Adonay, Katerine y Jeremy son el rostro de una niñez que, según Nadine Perrault, representante en El Salvador del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), vive con temor e inseguridad en el país.

“Cuando uno mira la situación de los niños en El Salvador hay una sola palabra que puede definirlos: miedo... Si uno mira las cifras, ve que no es una situación que podríamos esperar o desear para los niños”, dijo la funcionaria del organismo internacional para describir el peligro de ser niño y adolescente en El Salvador.

LA PRENSA GRÁFICA publicó recientemente un reportaje donde se establecía las altísimas tasas de muertes de adolescentes por la violencia en el país.

Ayer, el procurador de Derechos Humanos, David Morales, reaccionó ante el asesinato de los tres niños y expresó, en un comunicado, su preocupación por el incremento de muertes de niños y adolescentes en comparación con años anteriores.

Morales demandó y exigió al ministro de Justicia y Seguridad Pública, al director de la PNC y al fiscal general “reforzar las medidas especiales de protección hacia la niñez, adolescencia y juventud, a intensificar las investigaciones para esclarecer cada una de las muertes violentas y sancionar como es debido a los responsables”.

Tags:

  • asesinatos
  • menores de edad
  • pnc
  • violencia
  • pandillas

Lee también

Comentarios

Newsletter