Claudia Umaña: Reacomodos de magistrados entre salas deben corregirse constitucionalmente

Enlace copiado
Enlace copiado

Cuatro de los cinco magistrados de la actual Sala de lo Constitucional finalizan su período el próximo 30 de junio. Su llegada a ese tribunal marcó un punto de inflexión en el país, con una comprensión más profunda de la independencia judicial. Así lo considera la presidenta de la fundación DTJ, la abogada Claudia Umaña.

La presidenta de la fundación Democracia, Transparencia y Justicia (DTJ), Claudia Umaña, aseguró que impulsa una reforma constitucional para que los diputados no puedan hacer reacomodos de otras salas a la Sala de lo Constitucional, como ya se hizo en dos ocasiones recientes.

“Imagínese el desacierto que se trasladó magistrados de una sala a otra en 2003 y 2006. Eso es inaceptable, eso hay que corregirlo constitucionalmente. Nosotros presentamos una propuesta para aprovechar el cambio de legislatura (las reformas constitucionales requieren de la aprobación de un período legislativo y la ratificación del siguiente), para aplicarlo a esta elección de magistrados, pero no quisieron (los diputados salientes 2015-2018) porque hubieran tenido que negociar plazos diferenciados y eso pierde el incentivo político”, aseguró en el programa FOCOS, que se transmite los domingos a las 7:30 de la noche, su retransmisión es los miércoles a las 6 de la tarde por Canal 33.

La Asamblea Legislativa tiene la potestad de conformar la Sala de lo Constitucional y nombrar al presidente de la Corte Suprema de Justicia, que también es el titular de lo Constitucional. El resto de salas se conforman en corte plena al inicio de cada período. Por lo anterior, la abogada considera que la Asamblea debe corregir y evitar el reacomodo de salas. “Hay que recuperar la elección progresiva que se estableció por acuerdos de paz”, reiteró.

Umaña también reconoció que hubo un importante cambio cualitativo en la elección de candidatos a magistrados de la Corte en el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) con la creación de un nuevo manual de selección, que es el resultado de varias sentencias de la actual Sala de lo Constitucional, y que, a su juicio, permitió precisar criterios como la independencia y competencia judicial.

“Por primera vez hemos visto una dinámica que históricamente había sido opaca, ustedes saben que hasta hace tres años todavía era un voto secreto de cómo los consejeros (del CNJ) decidían; en cambio, ahora se abrieron las puertas y se pudo ver alguna parte de las deliberaciones y también esa confrontación de ideas que, para mí, es fascinante, si bien en El Salvador hay polarización”, dijo.

La abogada también respondió sobre los criterios de independencia judicial y señaló que aparte de una declaración de patrimonio que determine que no ha habido enriquecimiento ilícito, también se debe establecer una declaración de conflicto de intereses para evaluar posibles vínculos económicos u otros tipos de afinidad que comprometan la independencia de los magistrados al estudiar un caso y emitir sus sentencias.

“Lo que importa es que haya independencia de cualquier poder fáctico, de cualquier poder político, de cualquier poder religioso. Aquí lo que se está hablando es que sea el marco normativo, es que sea la Constitución que prevalezca”, agregó la titular de DTJ, esto a pesar de que la actual Sala de lo Constitucional ha dictado jurisprudencia reiterada en el sentido de garantizar que se evite el vínculo partidario de los futuros magistrados.

Cuatro de los cinco magistrado que finalizan su período son precisamente los magistrados de la Sala de lo Constitucional que desde 2009, cuando tomaron posesión de sus cargos, han emitido resoluciones que han generado cambios profundos en el sistema electoral y que hoy permiten votar por rostro o poner fin a la discrecionalidad de la partida secreta del presidente de la república, entre otros. La quinta vacante de esta renovación será en la Sala de lo Civil.

Lee también

Comentarios