Lo más visto

Más de El Salvador

Colonias carecen de agua en oriente de San Salvador

Aparte del deficiente servicio de agua potable, algunos pobladores dijeron que el líquido les cae sucio y con poca fuerza para llegar a unos hogares.
Enlace copiado
Ausencia permanente. La falta de agua es endémica en los municipios del triángulo oriente de San Salvador.

Ausencia permanente. La falta de agua es endémica en los municipios del triángulo oriente de San Salvador.

Enlace copiado

El problema de desabastecimiento de agua potable en colonias de varios municipios de San Salvador mantiene preocupados a los habitantes, porque tienen que ingeniárselas para obtener el líquido que venden los encargados de pipas particulares.

El déficit del abastecimiento fue confirmado ayer por un equipo de LA PRENSA GRÁFICA que hizo un recorrido en algunas colonias de San Martín, Ilopango y Soyapango, donde los pobladores gastan hasta $10 semanales en la compra del agua.

De acuerdo con la familia García, quien reside en la 1.ª avenida norte del barrio Las Mercedes, en San Martín, llevan más de una semana sin el abastecimiento de parte de la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) y tampoco son auxiliados por pipas de la misma institución.

Frente a su hogar se observó un camión cisterna que la proveía de agua. Por ser domingo hay que pagar $10, para que el comerciante del líquido le llene todos los recipientes posibles para la semana.

“Acá el servicio es irregular, cae por momentos y poco, la quitan y después de varios días hacen intentos de echarla de nuevo”, se quejó un miembro de la familia García.

El dueño de la pipa dijo que él tiene que ir a llenar la cisterna con capacidad para 40 barriles y comienza el recorrido en varios puntos de San Martín para vender a $1.25 la “barrilada”.

No quiso decir en dónde se abastecía, pero sostiene que hace dos viajes al día para llevar agua a las personas que le solicitan.

Según los habitantes de esa zona de San Martín, las denuncias de la falta de agua potable son frecuentes, pero que no hay respuestas a sus peticiones.

“La gente que más consume agua son los dueños de comedores y las mujeres que hacen tortillas, esas personas son las que mayor demanda tienen del agua y cuando no cae se convierten en mis clientes”, dijo el comerciante de agua.

El clamor se extendió a la residencial San Pablo de Ilopango. Sus habitantes señalaron que llevan un semana de no recibir el agua. Aparte de no recibir con frecuencia, los denunciantes dijeron que cuando echan el agua, cae suave y a veces sucia.

“Para consumo tenemos que comprar el agua envasada. Acá tenemos el problema que las pipas con agua no pasan para comprar, tenemos que salir en carro para ver dónde la conseguimos”, dijo María Dolores Urrutia.

En la calle El Arenal de esa colonia algunas personas colocan cisternas para comprar.

Lee también

Comentarios