Lo más visto

El Salvador  / social Lo más leído

¿Cómo se hacen los funerales durante la cuarentena obligatoria por coronavirus en El Salvador?

¿Cómo hacer para velar a un ser querido? ¿Qué se permite en el momento de la sepultura? ¿Se puede hacer caravana hacia el cementerio? ¿Cómo se trasladan todos al campo santo si solo permiten hasta dos por vehículo? 

Enlace copiado
Los procesos por muertes ajenas al COVID-19 no están claros. Foto de LA PRENSA/Carlos Hernández, archivo

Los procesos por muertes ajenas al COVID-19 no están claros. Foto de LA PRENSA/Carlos Hernández, archivo

Enlace copiado

El Gobierno no ha dado indicaciones claras sobre cómo se debe proceder para despedir a un ser querido que ha fallecido durante el estado de emergencia y de excepción que hay en El Salvador. Actualmente, están restringidas la movilidad y reuniones con la cuarentena domiciliar obligatoria decretada, por 30 días para prevenir contagios por la pandemia de coronavirus (COVID-19).

Además del dolor que deben enfrentar por la pérdida quienes se encuentran de luto, también está la incertidumbre sobre las limitantes que deben aplicar a la hora de los ritos funerarios, una parte muy importante en el proceso de duelo.

El Instituto de Medicina Legal (IML) informó que, en el caso de las personas que fallezcan por contagios de coronavirus, serán sepultados por las autoridades en ataúdes sellados, sin la presencia de familiares ni amigos, a quienes solamente se les informará sobre el fallecimiento.

Sin embargo, los procesos por muertes ajenas al COVID-19 no están claros.

Este lunes, el asesor jurídico de la Presidencia, Javier Argueta, fue consultado respecto a esta última situación en la entrevista Frente a Frente de Telecorporación Salvadoreña (TCS).

Argueta dijo que, en los casos en que no sea necesaria la intervención del Instituto de Medicina Legal (IML), un médico otorgará un acta con la causa de muerte y la persona sí puede ser velada por la familia cercana y con medidas de seguridad de aislamiento para resguardarse de contagios por COVID-19. Sobre los funerales en los cementerios no aclaró.

LA PRENSA GRÁFICA hizo este jueves 26 un sondeo en tres funerarias de la capital -María Auxiliadora, Montelena y Funerales Modernos- para conocer los servicios que están ofreciendo y las modalidades.

Las tres coinciden en que no se están realizando velaciones y que el proceso es más o menos el siguiente:

1. Si una persona solicita los servicios de una funeraria, esta acude a la vivienda u hospital donde se encuentre el fallecido y se lo lleva a las instalaciones de la funeraria para preparar el cuerpo y que pueda preservarse por 24 horas.

2. El cuerpo permanece resguardado y la familia indica cuándo quiere realizar la sepultura.

3. Como se hace normalmente, se realizan los trámites necesarios para sepultar a la persona, en los cuales apoya la funeraria.

4. Dos horas antes de la sepultura, la familia más cercana puede estar con la persona fallecida en la funeraria. Aclaran que no se trata de una velación, sino un tiempo para despedirse. El número de personas permitidas para esto varía entre cinco y diez personas, según la funeraria. Algunas dan servicio con personal durante este tiempo, otras no.

5. La funeraria dispone una carroza en la que se traslada solamente a la persona fallecida hacia el cementerio.

6. El número de personas permitidas para acompañar la sepultura varía según el campo santo, dijeron todas. En los cementerios privados como Jardines del Recuerdo o La Resurrección permiten un máximo de cinco familiares. Para saber cuántas personas podrán entrar es necesario coordinar primero con el cementerio que se utilizará.

7. El traslado de las personas hacia el cementerio debe cumplir siempre con la disposición de máximo dos por vehículo. El Viceministerio de Transporte (VMT) dijo que la regla general es uno por carro, y se pueden dos si hay justificantes. Entendiéndose que el funeral de un ser querido es suficiente justificante, si van cinco personas tendrían que ir en tres vehículos. Pueden hacerlo en caravana detrás de la carroza fúnebre. También podrían contratar microbuses con más capacidad de pasajeros que viajen con distanciamiento. Las funerarias suelen tener contactos con servicios de transporte. El precio varía, pero, por ejemplo, antes de iniciada la emergencia por COVID-19, un viaje en la capital en microbús hacia el cementerio Jardines del Recuerdo costaba alrededor de $15, $30 si era ida y vuelta.

Hasta la semana pasada cuando todavía no había sido decretada la cuarentena domiciliar obligatoria y las restricciones de circulación, las funerarias recibían grupos de hasta 25 personas en las capillas de velación. Esto cambió drásticamente con las nuevas medidas.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines