Lo más visto

Comunidad prefiere olvidar el homicidio de Mabel

Parientes y vecinos de universitaria han escogido el silencio por miedo a ser las siguientes víctimas de una muerte cruel causada por pandilleros.
Enlace copiado
Comunidad prefiere olvidar el homicidio de Mabel

Comunidad prefiere olvidar el homicidio de Mabel

Enlace copiado

“Estos son temas que no se pueden platicar en la calle”, dice uno de los residentes del cantón Llano de Doña María, en Ahuachapán, sobre el crimen cometido en contra de Mabel García, una joven universitaria que fue encontrada brutalmente asesinada a finales de abril del año pasado y que continúa sin esclarecerse.

“Tenemos mucho temor por lo que pasó y, la verdad, preferimos no tener mayores detalles”, agrega la persona que invita a pasar al interior de su vivienda mientras gira la cabeza como queriendo saber quién se encuentra en la calle principal del cantón.

Mabel García era una joven de 21 años que desapareció el 20 de abril de 2017, cuando se dirigía hacia sus clases en una universidad privada de Santa Ana, donde cursaba la carrera de Ingeniería Industrial.

Cinco días después, en horas de la mañana, su cadáver fue encontrado en un tramo del río Lamuel, que pasa por el cantón Los Huatales, del municipio de Ahuachapán.

Según Medicina Legal, el cadáver de la estudiante estaba irreconocible, semicalcinado y con varias heridas. “No sabemos por qué le hicieron eso. La niña era bien portada, era simpática, agradable y no tenía enemigos. Fue un horror lo que le hicieron”, comenta el residente anónimo, y añadió que desde el momento en que García desapareció, sus familiares buscaron el apoyo de la Policía Nacional Civil (PNC) y de la Fiscalía General de la República (FGR), pero que, a su juicio, a estas instituciones no les importó o no mostraron ningún tipo de interés por localizar a la joven.

“Quizá pasó porque la muchacha no era reconocida, como otros casos que han salido últimamente en la televisión, quizá por eso tampoco han resuelto nada”, consideró el residente.

Estas declaraciones fueron acuerpadas por varios jóvenes del municipio, quienes recordaron a la estudiante como una deportista, dedicada a cuestiones religiosas y de carácter amigable.

“Seguimos sin entender qué fue lo que le sucedió a Mabel. Un día estaba reunida con nosotras y el siguiente había desaparecido. Los jóvenes somos siempre los que pagamos las malas decisiones de los gobernantes”, expresó una amiga de Mabel García.

Otro residente del cantón manifestó que luego del entierro de la universitaria, los parientes decidieron no hablar más del caso, y esa decisión fue retomada por el resto de la comunidad. 

Aseguró que si bien los operativos policiales han dejado la captura de varios pandilleros en el lugar y de quienes se sospecha están detrás del crimen de la joven, no se libran del temor de ayudar a esclarecer el crimen que los conmocionó hace 12 meses.

“La vez pasada, ahí (moviendo la cabeza en dirección a una esquina) mataron a una mujer que iba a declarar contra unos pandilleros en el juzgado; entonces, a uno le da miedo que por andar ayudando a la policía también a uno lo maten”, comentó de manera breve el vecino del lugar.

Lorena Elizabeth Burgos, coordinadora de la Oficina Departamental de Ahuachapán del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU), explicó que en un inicio esta institución del Estado ofreció apoyar a la familia de Mabel en la ayuda que requiriera.

Sin embargo, luego de algunos días, y sin ninguna justificación, los parientes decidieron cortar de raíz todo contacto con el ISDEMU. “Entiendo que la compañera que coordinaba la oficina anteriormente hizo el acompañamiento a la familia ofreciendo los servicios nuestros en la parte del apoyo emocional o en preparar en algún momento a la familia. En este caso, la familia puede acercarse a la oficina departamental para que el ISDEMU pueda acompañarle y de esa manera garantizar el acceso a la justicia”, comentó.

Durante tres días consecutivos, LA PRENSA GRÁFICA visitó la vivienda donde residía Mabel García para corroborar lo expresado por las personas que decidieron brindar algunas palabras sobre el caso bajo la condición del anonimato, pero la casa permanecía desolada.

También se buscó en reiteradas ocasiones obtener la opinión del representante de la oficina departamental de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos en el tema de retardación de justicia, pero explicaron que la delegada se encontraba en una capacitación fuera del municipio, la cual duraría varios días.

De acuerdo con las estadísticas brindadas por ISDEMU, el año pasado fueron asesinadas 16 mujeres en el departamento de Ahuachapán, entre ellas se encuentra Mabel García.

Mientras que la FGR y la PNC informaron, a través de sus oficinas de Comunicaciones, que hasta el momento no se reporta ni una detención vinculada al caso de García, y que no se podían brindar mayores detalles porque es una investigación que está en curso.

Pero algunas fuentes policiales cercanas a la investigación explicaron que el caso no ha tenido la rapidez deseada debido a que la oficina fiscal no ha emitido los suficientes direccionamientos funcionales que ayuden a la captura de posibles sospechosos.

Asimismo, cuestionaron por qué el caso continúa en la Unidad de Vida de Ahuachapán si, por el grado de odio con el que fue cometido, debería ser investigado por alguna unidad especial, por ejemplo, la Unidad de Atención Especializada para una Vida Libre de Violencia contra la Mujer, de la Fiscalía.

Mientras que fiscales conocedores de la materia expresaron que las pesquisas no solamente dependen de lo ordenado por esta institución del Estado, y calificaron de negligente lo expresado por las fuentes policiales.

“Hay que dejar descansar en paz el alma de Mabel, dejar que su familia supere la pérdida de la niña. Como lo dicen las familias de los asesinados, de la justicia humana se pueden salvar, pero no de la (justicia) del cielo”, expresó uno de los vecinos de la adolescente, antes de cerrar la puerta de su vivienda por el temor a que, un año después del brutal asesinato de la joven, sigue acechando la muerte en la comunidad.

Lee también

Comentarios