Lo más visto

Más de El Salvador

“Con este tipo de servicio de voluntarios se gana más de lo que se ofrece”

Durante un mes un grupo de cinco jóvenes universitarios dejó la comodidad de sus hogares y la compañía de familiares y amigos para emprender un viaje de más de 14,700 kilómetros, hasta llegar a El Salvador para servir como voluntarios en los proyectos sociales que desarrolla la embajada de la República de China (Taiwán) en diversos municipios.
Enlace copiado
Serviciales.  Un grupo de  taiwaneses viajó a El Salvador como voluntario y visitó varios municipios para entregar donativos de víveres y ropa. Una de las visitas fue en Villa de San Antonio, en San Miguel.

Serviciales. Un grupo de taiwaneses viajó a El Salvador como voluntario y visitó varios municipios para entregar donativos de víveres y ropa. Una de las visitas fue en Villa de San Antonio, en San Miguel.

“Con este tipo de servicio de voluntarios se gana más de lo que se ofrece”

“Con este tipo de servicio de voluntarios se gana más de lo que se ofrece”

Enlace copiado


En las cuatro semanas que los estudiantes permanecieron en territorio salvadoreño se incorporaron al voluntariado de la embajada taiwanesa y se dieron a la tarea de impartir talleres de computación e inglés, y además dieron a conocer su cultura a los jóvenes. El proyecto cerró con su aporte a una fundación que entrega ayuda a personas de escasos recursos.

Augusto H. T. Liao, primer secretario de la embajada de la República de China (Taiwán), explicó que este fue el segundo año en que la sede diplomática realizó el programa de voluntariado, el cual tiene tres etapas con la participación de los jóvenes con servicio social y el intercambio cultural con estudiantes salvadoreños.

Liao explicó que durante el mes que duró la visita, el grupo de taiwaneses permaneció dos semanas brindando talleres de informática en las instalaciones del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA), en San Salvador, a niños que permanecen en los hogares de acogida y que están integrados en programas especiales que realiza esa institución. 

Los universitarios también se reunieron para intercambiar experiencias y conocimientos con estudiantes de la Universidad Don Bosco y la Universidad de El Salvador, y luego se unieron a los integrantes de la fundación taiwanesa Care to Help para llevar computadoras, víveres y ropa a los municipios de Dulce Nombre de María (Chalatenango), Suchitoto (Cuscatlán), Huizúcar (Nuevo Cuscatlán), Chilanga (Morazán) y Villa San Antonio (San Miguel).

“Desde el año pasado realizamos este proyecto de voluntarios y en la última semana se visita el interior del país, porque los jóvenes y niños voluntarios de Taiwán también tienen que conocer los pueblos de El Salvador y darse cuenta de que acá no solamente hay ciudades y personas que viven bien”, dijo Liao, y agregó que estas visitas se convirtieron en una experiencia enriquecedora ya que los universitarios que participan en el programa conocen una realidad totalmente diferente a la que viven en su país.

Entre los voluntarios estuvo Hu-Fen Hsiem, de 21 años y estudiante de último año de Ingeniería Civil en la Universidad Cristiana Chung Yuan, ubicada en la ciudad de Taoyuan, Taiwán. Él contó que se sometió al proceso de selección de voluntarios de su universidad luego de que un compañero le compartió su experiencia en torno del trabajo que realizó el año pasado en su visita a El Salvador.

Hu-Fen señaló que aunque ya realiza voluntariado en su propio país, quería conocer la realidad que se vive en otros, donde hay personas que residen en comunidades empobrecidas, que carecen de todas las ventajas que tienen los ciudadanos taiwaneses y donde las personas agradecen la ayuda que se les entrega.

“Lo que más me impresionó es la actitud que tienen los niños de querer aprender más. También su capacidad de ser muy cariñosos y sociables, que con facilidad nos daban un abrazo. Eso es algo que no vemos en nuestro país. Después de esta experiencia, he podido abrir mi corazón a los más necesitados”, dijo.

En el grupo, integrado por cinco jóvenes de entre 19 y 21 años, también viajó Ju-Fen Hsieh, quien estudia Literatura Inglesa. Para ella, la experiencia de viajar a El Salvador ha sido muy enriquecedora pues con sus compañeros lograron entablar amistades y conocer de cerca la cultura de un país lejano. “Siento que con este tipo de servicio de voluntarios se gana más de lo que se ofrece”, manifestó.

Como el del año pasado, este grupo de voluntarios estudia en la Universidad Cristiana Chun Yuan, donde existe un programa para que los estudiantes se incorporen de manera voluntaria a labores sociales dentro y fuera de su país.

El jefe de la misión de voluntarios de esa universidad, Chun-Yao Lee, explicó que cada uno de los jóvenes que viajaron a El Salvador fue seleccionado mediante un proceso para escoger a aquellos que mostraron cualidades y valores de servicio, solidaridad, amor al prójimo y responsabilidad.

“Este es el segundo año que la universidad se une a este proyecto de voluntarios y en esta ocasión se inscribieron 300 estudiantes para viajar a El Salvador. De estos se seleccionaron a cuatro y otro más que ha fungido como asistente”, detalló Lee, quien aseguró que continuarán apoyando este proyecto en los próximos años.La misión de voluntarios estuvo financiada por la embajada de Taiwán, que proveyó el hospe daje, la alimentación y la logística para el traslado del grupo hacia los lugares donde realizaron sus actividades de enseñanza y de servicio social para ayudar a salvadoreños.

Tags:

  • extranjeros de bien
  • taiwaneses

Lee también

Comentarios