Con préstamos pendientes

Las mujeres permanecían bajo el sol, ayer, luego de recibir noticias de la alcaldía: que se les podrían otorgar créditos blandos para recuperar su mercadería. Esperaban a que la cinta amarilla del lugar del incendio fuera retirada y averiguar si podían rescatar una mínima parte de su producto.
Enlace copiado
Enlace copiado
Nicolasa Pérez, de avanzada edad, está convencida que lo perdió todo. Ella, al igual que muchas de sus compañeras, trabaja con base en créditos.

Tiene más de 30 años de vender en el mercado Central, siete de permanecer en la zona de la plazuela del edificio 10, y 12 hijos. “A todos les he dado estudio de aquí”, dijo.

Nicolasa calculó que sus pérdidas rondan los $200. Se dedicaba a vender frutas para frescos. El producto que dejó empacado el sábado, antes del incendio, era maracuyás, tamarindos, naranjas y carambolas.

“Soy el (puesto) 37, qué vamos a hacer... solo Dios puede saber”, dijo la mujer de avanzada de edad. “Acababa de comprar los canastos nuevos, una silla nueva. Pensando en que me servía mucho. Ahorita estamos sin nada”, se lamentó.

A diferencia de otras compañeras, ella no supo del incendio hasta ayer por la mañana, cuando llegó a trabajar en la venta.

Otras vendedoras, sin embargo, cuyos puestos eran de ventas de granos básicos y desechables, cifraron sus pérdidas hasta en $5,000 y más.

María Delia Aquino, vendedora de granos básicos, también manifestó que tenía créditos prontos a ejecutarse. En su caso, son nueve personas las que dependen de su trabajo: niños y jóvenes que van a la universidad.

Tags:

  • vendedoras
  • placita
  • plazuela
  • mercado central
  • alcaldia san salvador

Lee también

Comentarios

Newsletter