Lo más visto

Condenan a 10 años de prisión a expresidente Saca por corrupción

Tribunal Segundo de Sentencia también ordenó que el exmandatario debe devolver al Estado $260.7 millones en concepto de responsabilidad civil. El excontador de Saca Pablo Gómez, único de los siete acusados que se negó a confesar, fue sentenciado a 16 años de prisión.

Enlace copiado

Condenan a expresidente Saca por peculado y lavado de dinero y activos - 00:01:14La Prensa Gráfica

Enlace copiado

Elías Antonio Saca no se inmutó ayer al escuchar la sentencia en su contra de 10 años de prisión que lo convirtió en el primer expresidente condenado en la historia reciente de El Salvador por haber confesado corrupción durante su gestión (2004-2009). El exmandatario se mantuvo impávido y clavó la mirada fija en el juez Guevara, uno de los tres del tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador, cuando pronunció la pena de prisión por los delitos de peculado (mal uso de fondos públicos) y lavado de dinero.

La condena fue producto del acuerdo entre la Fiscalía General de la República (FGR) con el expresidente Saca, quien confesó haber desviado $301 millones de fondos públicos durante su gestión con la ayuda de seis excolaboradores. En el primer día del juicio, que duró entre el 7 y el 29 de agosto pasado, se conoció que Saca había pactado con la FGR confesar el millonario desfalco del presupuesto estatal para beneficio propio a cambio de un juicio abreviado.

Esa negociación provocó críticas a la Fiscalía por los cabos sueltos que dejó la declaración del expresidente. Sin embargo, ayer el fiscal general declaró, a través de un video publicado en la cuenta de Twitter del Ministerio Público, que se trató de un "día histórico". "Estamos sentando un precedente histórico en investigaciones contra la corrupción , consumándose el principio constitucional de que todos somos iguales ante la ley", manifestó.

El tribunal hizo un recuento ayer, antes de dar a conocer la condena, de cómo el exmandatario abusó del uso de la partida secreta desde el primer día de su mandato, cuando ordenó retomar y modificar un reglamento ejecutivo que dio la potestad secreta de disponer de los fondos manejados como gastos reservados, los cuales servían para mantener el aparato de inteligencia del Estado.

Con esa normativa, Saca y su principal cómplice, su ex secretario privado Élmer Charlaix, idearon un plan para sustraer fondos de la Cuenta Institucional Subsidiaria del Tesoro hacia cuentas particulares que fueron habilitadas primero a nombre de Charlaix y después, para evitar el rastreo del dinero, a nombre de dos empleados de Casa Presidencial: el exgerente financiero Francisco Arteaga y el extesorero Jorge Herrera.

La Fiscalía certificó que la estructura de desfalco desvió en los cinco años de gobierno un total de $300,347,117.17 por medio del cobro de 593 cheques, dinero del cual han perdido el rastro de $189 millones. Mario Huezo, uno de los fiscales del caso, dijo durante el juicio que tenían la sospecha de que el dinero fue retirado en efectivo de las 14 cuentas privadas creadas para ello y posiblemente "esté enterrado en barriles".

Parte del dinero que sí fue rastreado, según lo ratificó ayer el Tribunal Segundo de Sentencia, fue desviado con ayuda de agencias de publicidad a las empresas de radiodifusión vinculadas al expresidente, una acción que contó con la ayuda de los exsecretarios de Comunicaciones Julio Rank y de la Juventud César Funes. Saca también fue acusado de desviar parte del dinero a otras cuentas privadas.

El resto de imputados recibió penas de prisión así: Charlaix, 10 años por peculado y lavado de dinero; Herrera, tres años por peculado; Arteaga, seis años por peculado y lavado de dinero; Rank, cinco años por lavado; Funes, cinco años por lavado de dinero. La condena más alta fue para el único procesado que no quiso aceptar un arreglo con la Fiscalía: Pablo Gómez (más detalles en nota secundaria).

"Se ha determinado que los acusados han actuado de forma conjunta. Se trata de una estructura que actuaron en calidad de coautores", dijo la jueza María del Pilar Ábrego de Archila, quien formó parte del tribunal Segundo de Sentencia.

¿Cuánto devolverán?

Al terminar con la lectura de las condenas por los delitos penales, la jueza Ábrego de Archila justificó que el tribunal había tomado la decisión de separar los montos que cada uno de los imputados debe devolver al Estado como parte de la responsabilidad civil. Saca cerró los ojos y puso tensión en las mejillas. Incómodo, se cruzó de brazos al escuchar que debe regresar $260,731,171.64. Para el resto de imputados, los montos que deben devolver son estos: Charlaix, $15 millones; Arteaga, $7 millones; Herrera, $3 millones; Funes, $886,697.97; Rank, $8,348,130.39; y Gómez, $5 millones.

La sorpresa de los montos establecidos también fue evidente en los defensores, quienes señalaron, al finalizar la lectura del fallo, que apelarán la decisión del tribunal amparados en el voto disidente del juez presidente, quien dijo que estaba de acuerdo con la responsabilidad civil pero no en fijar montos individuales para cada condenado, pues en los peritajes no quedó claro el beneficio para cada uno. El tribunal entregará el fallo el 26 de septiembre, con lo cual los abogados podrían recurrir a un tribunal superior.

Saca tomó la bolsa plástica donde portó sus pertenencias de higiene personal durante todo el juicio, se abrió paso entre los defensores, cruzó palabras con su abogado, Mario Machado, y se marchó con el rostro serio, incómodo. Se fue sin decir una palabra sobre el veredicto del tribunal, de regreso al sector 9 del penal de Mariona, sabiéndose pendiente de dos procesos judiciales más: uno por enriquecimiento ilícito en la vía civil y otro en la vía penal porque también fue acusado de pagar a un abogado para sobornar a una empleada judicial.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines