Condenan a cuatro militares que dejaron en coma a joven

Los militares lo siguieron hasta una quebrada, donde le dispararon en el hombro. Luego le dieron patadas y siguieron disparando.
Enlace copiado
Condenan a cuatro militares que dejaron en coma a joven

Condenan a cuatro militares que dejaron en coma a joven

Enlace copiado

Un joven, después de pasar ocho días en coma y despertar en el Hospital Nacional Rosales, denunció a cuatro militares de haberle disparado sin ningún motivo el 8 de febrero del año pasado. El pasado jueves, esos cuatro soldados fueron condenados a 10 años de prisión por el delito de homicidio agravado imperfecto, según informó la Fiscalía General de la República (FGR).

Los cuatro miembros del ejército que fueron condenados son José David Paiz Aguilar, de 20 años; William Alberto Quintanilla Jacinto, de 29; Luis Antonio Vásquez Saldaña, de 22; y José Elías Rodríguez Santos, de 23. Todos ellos estaban destacados en la Cuarta Brigada de Infantería de la Fuerza Armada, ubicada en El Paraíso, Chalatenango.

De acuerdo con el jefe fiscal de Chalatenango, Andrés Amaya, el incidente inició en el instituto nacional del municipio de Tejutla, Chalatenango, donde el joven había sido enviado por un juzgado del municipio a realizar horas sociales. En ese lugar, el joven se encontraba almorzando con algunos estudiantes cuando tres soldados se acercaron y le dijeron que le iban a hacer un registro preventivo.

El joven se negó alegando que estaba comiendo y que estaba en el lugar haciendo trabajo social. Los soldados, al ver que el joven se negaba, llamaron a un policía que estaba cerca. Ese policía, según la fiscalía, lo amenazó diciendo: “Preparate, chele, que nosotros sí te vamos a disparar”.

Cuando los estudiantes que estaban cerca escucharon lo que dijo el policía, comenzaron a gritar que dejaran en paz al joven. Los soldados y el policía, al escuchar los gritos, se retiraron del lugar.

En la tarde de ese mismo día, el joven salió del instituto y se encontró con los tres soldados y el policía, quienes finalmente lo registraron, pero no le encontraron nada y lo dejaron ir. Luego, el joven abordó un autobús para regresar a su vivienda.

En el trayecto, cuatro militares hicieron parada al autobús y también lo abordaron, buscando al joven. Más adelante, un vehículo policial también hizo que el bus se detuviera. En ese momento, según aseguró la fiscalía, el joven recordó que el policía le había dicho que ellos (los policías) sí le iban a disparar. Así que se lanzó por la ventana del autobús y comenzó a correr, mientras era perseguido por cuatro militares.

El joven llegó hasta una quebrada, en el caserío Los Mangos, del cantón Concepción, donde los militares lo hirieron en el hombro izquierdo dos veces con un arma de fuego.

Luego, cuando el joven ya había caído al suelo, los soldados se acercaron y lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Posteriormente le dispararon en el estómago y se fueron del lugar.

Ocho días después, el joven despertó en el Hospital Rosales diciendo que de lo último que se acordaba era de que los soldados le dispararon y que lo habían golpeado. No recordaba cuando fue llevado al hospital.

Lee también

Comentarios

Newsletter