Condenan a cuatro militares que dejaron en coma a víctima en Chalatenango

Los cuatro militares de la FAES, todos jóvenes entre 20 y 23 años, pasarán una década en prisión por el delito de homicidio agravado imperfecto, tras atacar a víctima que hacía horas sociales en un instituto y a quien los mismos alumnos intentaron proteger gritándole a los agresores “que lo dejaran”. “Preparáte chele que nosotros sí te vamos a disparar”, fue una de las amenazas recibidas por la víctima antes de quedar en coma.

Enlace copiado
Foto con fines ilustrativos/LPG/Borman Mármol/Archivo

Foto con fines ilustrativos/LPG/Borman Mármol/Archivo

Enlace copiado

Cuatro miembros de la Fuerza Armada de El Salvador destacados en la Cuarta Brigada de Infantería en El Paraíso, Chalatenango, fueron condenados a diez años de cárcel por el delito de homicidio agravado imperfecto, informó ayer la Fiscalía General de la República (FGR).

Los condenados son José David Paiz Aguilar, de 20 años; William Alberto Quintanilla Jacinto, de 29; Luis Antonio Vásquez Saldaña; de 22 y José Elías Rodríguez Santos, de 23.

El relato fiscal indica que “el hecho se origina cuando la víctima se encontraba realizando horas sociales impuestas por un Juzgado del municipio de Tejutla, en el Instituto Nacional de esa jurisdicción”.

Según la Fiscalía, los militares cometieron el crimen el 8 de febrero del 2017 en la quebrada Los Mangos, a unos 50 metros de una bóveda ubicada sobre la carretera Troncal del Norte, en el caserío Los Mangos del cantón Concepción, en el municipio de Tejutla, en el mismo departamento donde estaban destacados.

“Mientras se encontraba almorzando en el interior del Instituto, llegaron tres soldados y le dijeron que le iban a hacer un registro preventivo, manifestando la víctima que se encontraba comiendo, y que además estaba realizando trabajo social”, detalló la Fiscalía, y agregó que “los soldados llamaron a un policía que se encontraba en las cercanías” y este llegó hasta la víctima y le dijo preparáte chele que nosotros sí te vamos a disparar”.

“Como los alumnos se dieron cuenta le comenzaron a gritar al policía diciéndole que lo dejaran ya que él estaba trabajando, por lo que se retiraron del lugar (...) Cuando la víctima salió del instituto para abordar el autobús, se encontró con los soldados y el policía, y al verlo le dijeron que le harían un registro”, continúa el relato de los hechos presentado por la Fiscalía.

Según la institución, la víctima fue sometida al registro, en el que no le encontraron nada y tras subirse a un autobús, “otros cuatro soldados” le hicieron parada y abordaron la unidad. “Más adelante un carro patrulla le hace parada al bus, la víctima al acordarse lo que el policía le había dicho en el instituto, que le iba a disparar, por temor se lanzó por la ventana y salió corriendo”, dijo la FGR.

Los soldados siguieron a la víctima y le dispararon. Dos balas le impactaron en el hombro izquierdo y cuando la víctima cayó al suelo los soldados le dispararon nuevamente en el estómago “mientras también le arrojaban patadas hasta dejarlo inconsciente”.

La víctima fue trasladada a un hospital, inconsciente. Pasó ocho días en coma y cuando despertó, en el Hospital Nacional Rosales, de San Salvador, no recordaba nada después del ataque.

La condena de los militares se logró con la prueba documental, pericial y testimonial presentada por la Fiscalía, con lo que el Juez determinó que había “elementos suficientes para declarar culpables a los cuatro imputados”.

 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter