Condenan pandillero por ordenar asesinato de novia desde penal

Uno de los pandilleros que cometieron el asesinato inculpó a estructura, pero dijo no recordar dónde enterraron a la víctima.
Enlace copiado
Condenan pandillero por ordenar asesinato de novia desde penal

Condenan pandillero por ordenar asesinato de novia desde penal

Condenan pandillero por ordenar asesinato de novia desde penal

Condenan pandillero por ordenar asesinato de novia desde penal

Enlace copiado
El Juzgado Especializado de Sentencia C de San Salvador condenó a 30 y 20 años de prisión a cinco pandilleros por el homicidio agravado de Irma Verónica Claros.

En noviembre de 2012, Roberto Ernesto Estupinián les ordenó, desde el penal de Quezaltepeque, a José Francisco Santana Hernández, Carlos German Villacorta Vides, Diego Enrique Ventura Vásquez, Santos Mauricio Aguilero y Evelyn Elizabeth Córdova que asesinaran a su novia, porque mantenía una relación con un miembro de la pandilla contraria.

Un pandillero que participó en el hecho confesó que, el 23 de noviembre de 2012, Evelyn Córdova le dijo a la víctima que la acompañara a recoger un dinero a la terminal de Zacatecoluca y que posteriormente irían a otro lugar a entregarlo.

Santana llegó a recogerlas, pero Claros llevó a su hija, por lo que el grupo de pandilleros se las llevó a ambas.

Según la versión del pandillero, en todo ese tiempo Estupinián estuvo comunicándose con Santana para verificar cómo iba el plan. “El ‘Tranquilo’ (Estupinián) llamó a Santana preguntándole si ya iban cerca, y él le respondió que sí”, dijo el testigo criteriado.

El grupo llegó a Los Lotes, una colonia ubicada en Zacatecoluca. Estacionaron el vehículo en un terreno lejos de las viviendas, Ventura se llevó a la hija de la víctima y se la entregó a otro pandillero que residía cerca, según el pandillero.

Luego, Ventura Vásquez junto con Villacorta Vides tiraron al suelo a la víctima, quien cayó en una piedra y quedó inconsciente. Uno de los pandilleros continuó golpeándola con un corvo en la cabeza y cuello. Otro le propinó más golpes, mientras los demás vigilaban para que agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) no llegaran a la escena, según el testigo.

Las autoridades no han encontrado el cadáver de Claros. El testigo dijo que no sabe dónde enterraron a la víctima.

Lee también

Comentarios

Newsletter