Congreso de EUA evalúa mecanismos para presionar a Gobierno de El Salvador

La exembajadora advirtió de las consecuencias que podría sufrir El Salvador por las recientes destituciones. Considera que de concretarse sería una tragedia. Aclara que aún puede evitarse.

Enlace copiado
Los llamados

Los llamados "tepesianos" podrían ser afectados si EUA decide retirar los permisos a este grupo de salvadoreños radicados en este país.

Enlace copiado

Las destituciones de los magistrados de la Sala de lo Constitucional y del fiscal general de la República pueden afectar las relaciones entre Estados Unidos y El Salvador con respecto a los temas económicos y migratorios.

Así lo confirmó ayer en la entrevista de Frente a Frente la exembajadora de Estados Unidos, Mari Carmen Aponte. "No hay duda que van a ser afectadas, ya hemos oído con gran preocupación a la vice presidenta Harris hablar en términos de como Estados Unidos tiene que responder a los ataques del liderazgo salvadoreño a la independencia judicial", señaló.

La exembajadora enfatizó que desde Washington se están evaluando una serie de repercusiones y que estas "no van a ser placenteras ni para los Estados Unidos ni para El Salvador".

La eliminación del Estatus de Protección Temporal (TPS), el bloqueo en el envío de remesas, el bloqueo en organismos multilaterales, la prohibición de nuevos migrantes y la posible vinculación de funcionarios en la lista Engels son algunas de las repercusiones que puede sufrir el país, luego de las destituciones realizadas por el bloque oficialista de la Asamblea Legislativa el pasado 1 de mayo.

Según Aponte, a través de las condenas que ha realizado el país norteamericano han buscado la estabilidad política y la adherencia a la Constitución y que por esa razón "claramente está en desacuerdo" con las destituciones de la Asamblea Legislativa.

"No es que la Constitución (de El Salvador) deja que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia salgan y se puedan reponer. Hay que observar los debidos procesos, esa es la preocupación que hay", mencionó.

Además, Aponte alertó sobre los rumores en el congreso de los EUA de iniciativas para suspender el Estatus de Protección Temporal (TPS) para El Salvador, pero aclaró: "No creo que la administración Biden quiera eso, pero se está hablando".

El TPS es una forma de ayuda humanitaria que otorga EUA y actualmente gozan de ese beneficio migratorio más de 200 mil salvadoreños, pero la vigencia llega hasta octubre de este año.

Aponte adelantó que el congreso de Estados Unidos también podría estudiar formas de bloquear el envío de remesas a El Salvador.

"Al igual que el TPS, el tema de las remesas, de alguna forma restringir las remesas, o como se mandan o se obstaculizan, eso sería terrible para El Salvador y sería terrible también para las familias que sienten ese deber tan profundo de enviar remesas a sus familiares en El Salvador. Sería una tragedia", afirmó.

Por su parte, el presidente de la Fundación Democracia Transparencia Justicia (DTJ), José Marinero, lamenta que el gobierno de El Salvador no esté dimensionando el peligro en que están poniendo la relación con Estados Unidos.

"Puede afectar nuestra relación comercial, puede afectar la cooperación que Estados Unidos históricamente le ha dado a El Salvador y ha sido el principal cooperante y eso puede afectar también el tema de las remesas", mencionó.

Marinero señaló que lo dicho por la exembajadora refleja que esa relación está "en el peor momento" de las últimas décadas. "Incluso en peor estado que cuando estuvo el frente en la Presidencia, las declaraciones de la exembajadora reflejan que están contemplando reacciones muy fuertes por parte de Washington", recalcó.

La exdiplomática aseguró que ha escuchado iniciativas para condicionar a organismos multilaterales cuando El Salvadorintente refinanciar su deuda o pedir préstamos. Cree que Estados Unidos no será el único gobierno en oponerse dentro de multilaterales.

La relación con china

Aponte también explicó de como podría verse afectada la relación de Estados Unidos y El Salvador en caso que el Ejecutivo se acerque más al gobierno chino.

"Esto va a ser bien complicado porque lo que yo estoy segura que senadores como Menéndez y Rubio lo que se van a preguntar es: ¿Cómo vamos a manejar una relación de un país que ha trabajado con nosotros y que ahora por las razones que sean va a trabajar con un adversario nuestro, en Centroamérica y tan cerca de los Estados Unidos? eso es bien complicado y con eso si veríamos una aceleración de medidas" puntualizó.

Marinero considera que el gobierno salvadoreño está "terriblemente asesorado". "Tienen poco entendimiento de geopolítica y de relaciones diplomáticas me parece que es un cálculo equivocadísimo, la relación con Estados Unidos no puede ser reemplazada con la relación con China".

La ex representante del Gobierno estadounidense cree que si se realizan todas estas acciones sería una tragedia, pero que todo eso se puede evitar. "Pero si quiero aclarar que es bien serio y que sí se está hablando en el Congreso. Hay debate y mucha conversación de El Salvador", afirmó.

Aponte señaló que la "Lista Engels" no será pública pero que siempre "saldrá a la luz". Tras la destitución de magistrados, la exdiplomática dijo que "si la lista tenía 5 nombres hace una semana, ahora va a tener 25".

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines