Lo más visto

Conocen importancia de manejo de sombra en los cafetales

El módulo es el quinto de ocho, diseñados para mandadores de finca y productores de café.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Cortesía Capacitación en finca.  Los módulos anteriores consistieron en transferir conocimientos sobre semilleros, viveros, poda y nutrición. Para mayo se tiene programado el módulo relacionado con las plagas del café.

Foto de LA PRENSA/Cortesía Capacitación en finca. Los módulos anteriores consistieron en transferir conocimientos sobre semilleros, viveros, poda y nutrición. Para mayo se tiene programado el módulo relacionado con las plagas del café.

Enlace copiado

La Gerencia de Café del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA), en coordinación con el Programa Centroamericano de Gestión Integral de la Roya del Café, consideró oportuno desarrollar el módulo “Manejo de la sombra en los cafetales”.

La capacitación fue dirigida a 30 pequeños caficultores y representantes de cooperativas cafetaleras de la cordillera Chichontepec, quienes compartieron con los técnicos de CENTA-Café los conocimientos teóricos y prácticos acerca de la temática. La actividad se llevó a cabo en la finca Remembranza, ubicada en el cantón San Antonio Los Ranchos, en el municipio de Guadalupe, San Vicente.

El coordinador de la región central de CENTA-Café, César Augusto Rivas, dijo que el propósito de esta capacitación es “transferir conocimientos a los caficultores que les permitan tomar las mejores decisiones en la orientación o administración de la finca en lo relacionado con el manejo de la sombra del cultivo”.

“Esperamos que con estas prácticas afiancen más el conocimiento y puedan orientar más a los trabajadores en la realización de la poda de los árboles que dan sombra al cultivo, porque a veces, como propietarios, solo damos órdenes sin saber cómo se hará, por eso es bien importante tener conocimiento para poder dirigir”, agregó Rivas.

Durante la práctica se enfatizó en los diferentes tipos de podas de acuerdo con la edad del árbol frutal, incluyendo los mandarinos. Se habló de la poda de formación que es importante para darle buena estructura al árbol joven (menor de cinco años) conforme va creciendo. En este punto se recalcó en dejar como mínimo un espacio libre de 2 metros entre el techo del cafetal y las ramas del árbol de sombra.

También se hizo hincapié en la poda de regulación en árboles adultos, la cual consiste en descubrir el centro de la copa de los árboles, a modo de que vaya formando una corona en el árbol, con el fin de distribuir la entrada de luz al cafetal. En esta práctica conocieron la destreza de Carlos Roberto Bernal, administrador de la finca.

Uno de los asistentes fue José Luis Rodríguez, caficultor de la cooperativa Sabiduría, en Cojutepeque, Cuscatlán, a quien la actividad le pareció excelente. “Nosotros carecemos de muchos conocimientos como finqueros”, dijo.

Lee también

Comentarios