Lo más visto

Conozca “La Campana”, en el Parque Arqueológico San Andrés, y su proceso de conservación

Se estima que “La Campana” pudo haber iniciado su formación luego de la erupción del Ilopango (535 d.c). Un especialista japonés desarrolla un proyecto de análisis y conservación de la misma.
Enlace copiado
Conozca “La Campana”, en el Parque Arqueológico San Andrés, y su proceso de conservación

Conozca “La Campana”, en el Parque Arqueológico San Andrés, y su proceso de conservación

Enlace copiado

“La campana” es la estructura más grande del Parque Arqueológico San Andrés, La Libertad, y está siendo investigada por el profesor adjunto del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Nagoya Japón, Dr. Akira Ichikawa.

Este proyecto -de cinco años- es financiado por la Sociedad Japonesa para la Promoción de la Ciencia y supervisado por el Departamento de Arqueología de la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural de la Secretaría de Cultura de la Presidencia. El montículo, además de ser estudiado, está siendo intervenido para su conservación.



Se estima que “La Campana” pudo haber iniciado su formación luego de la erupción del Ilopango (535 d.c). Esta hipótesis surge de la investigación hecha al interior de la estructura, en el que se observaron estratos de ceniza y tierra blanca, que podrían ser de ese evento volcánico.

Lea también: Ilopango: Una de las peores catástrofes volcánicas de la historia

La estructura 5, como también se le conoce, posee una plataforma de 80 por 90 metros en los lados y 7 metros de alto. Sobre este basamento, hay una formación piramidal de 13 metros de alto y 40 metros de diámetro, para un total de 20 metros de altura.

“La Campana” es parte de un sitio maya prehispánico cuya ocupación se calcula inició alrededor de año 900 a.C, como un pueblo agrícola. Se trata de una acrópolis conformada por varias estructuras, entre ellas la plaza sur y norte, cuatro pirámides con cuartos donde vivían los gobernantes, y una estructura ceremonial, conocida como “estructura 7”.



¿Por qué es importante proteger este patrimonio cultural?
De acuerdo con el Dr. Ichikawa, quien este jueves ofreció una ponencia sobre el tema, el patrimonio cultural es un recurso, motor del desarrollo y beneficio social económico y cultural. “En el caso de la arqueología, debemos no solo excavar e investigar sitios arqueológicos con objetivos académicos, sino que también es importante divulgar los resultados al público en general para enriquecer sus vidas cotidianas”, expresó Ichikawa.

Por su parte, la directora Nacional de Patrimonio Cultural y Natural, Irma Flores, mencionó que es importante la restauración de esta pirámide porque es la manera de preservar lo prehispánico para las presentes y futuras generaciones. “De esta manera, se pueden identificar estilos de vida, técnicas constructivas, estilos arquitectónicos, la influencia de culturas en el área mesoamericana, si eran mayas, pipiles, dependiendo en este caso de la pirámide”, agregó Flores.

Parte de la labor que el especialista japonés realiza en el país permitió la reciente localización de cuatro etapas constructivas con diferentes materiales como piedras, adobe y argamasa, que corresponde al periodo clásico medio (450- 950 d.C), en San Andrés.

Lea también: SECULTURA presentó nuevos hallazgos en ruinas de San Andrés

Proceso de conservación de estructura  “La Campana”
El trabajo de conservación que realiza el Dr. Ichikawa en la pirámide requiere varios procesos y, según él mismo lo dijo, debe ser constante para detener lo más posible el deterioro y mantener la estructura lo mejor posible.

Este es el proceso que se realiza:
-Establecer cimientos para colocar adobes. Después de la limpieza, donde hay partes originales de la estructura, se coloca ceniza para diferenciar la parte original y construcción. Esto es importante para evitar humedecer los adobes al ser colocados.

-Colocar adobes. Es importante poner los adobes en una especie de zig-zag para que tenga mayor resistencia. Además, esto contribuye que a la hora repellar no se formen grietas.

-Repellar el muro de adobe. Antes de hacer el repello se debe  mojar un poco el adobe y picarlo. El equipo de Ichikawa hizo experimentos con porcentajes de materiales y los resultados les guiaron sobre la cantidad de material a usar. Requiere de tiempo el método de repellar.

-Proceso de compactación. Este proceso es recomendable trabajarlo a base de sombra, porque el sol directo genera grietas. Es de secar e ir compactando con un mazo  la parte de reconstrucción.

-Construcción de andén. Esto es importante para que en la estructura no crezca vegetación y también para que el agua corra hacia abajo.

Lea también: La inseguridad privada de SECULTURA

Sobre Akira Ichikawa
Ichikawa, de 37 años de edad, estudió Historia, en la Escuela de Letras de la Universidad de Tohokugakuin, en Japón.
 
Recibió el premio Ikushi Price, del Sociedad Japonesa para la Promoción de la Ciencia
 
Entre sus publicaciones destacan “Conservación de la Arquitectura de Tierra Prehispánica en los tiempos modernos: Hacia actividades sostenibles de conservación” y “Secuencia constructiva de La Campana (Estructura-5), San Andrés, El Salvador”.

>

Tags:

  • san andres
  • arqueología
  • el salvador

Lee también

Comentarios