Loading...

Contaminación y escasez: así es el acceso al agua en el cantón Alemán

Los habitantes se han enfrentado a enfermedades por la contaminación del río Ceniza, que alimenta los pozos artesanales.

Enlace copiado
Riesgos.  Las familias del cantón Alemán cavan pozos artesanales que se nutren con el agua contaminada del río Ceniza.

Riesgos. Las familias del cantón Alemán cavan pozos artesanales que se nutren con el agua contaminada del río Ceniza.

Enlace copiado

El cantón Alemán, que pertenece al municipio de Nahuilingo, en Sonsonate, es uno de los tantos lugares en El Salvador donde no hay agua potable. La comunidad depende de los pozos artesanales que se alimentan del río Ceniza o bien se abastecen directamente de esta cuenca hidrográfica altamente contaminada.

El cantón Alemán está a más de 80 kilómetros de la Asamblea Legislativa, donde una comisión ad hoc, dominada por el oficialismo, analiza el proyecto de ley de aguas del Gobierno. De esa discusión poco se sabe en esta parte de Nahulingo.

Las familias de esta comunidad perforan pozos artesanales en la tierra hasta encontrar el agua que viene del Ceniza, explica Román Cartagena, miembro del movimiento Tacuscalco y regidor suplente del concejo municipal de Nahulingo.

El agua del río no es apta para el consumo humano. Al Ceniza llegan a parar las aguas residuales del centro penitenciario aledaño y de residenciales, afirman los habitantes. Pero se ven obligados a utilizarla incluso para sus plantaciones agrícolas. Para purificarla, usan lejía, "puriagua" o la hierven. También en los pozos vierten lejía o cloro.

La casa de Vilma Ayala está justo a la orilla del río. Sus cuatro hijos, especialmente los más pequeños, han sufrido erupciones en la piel que ella atribuye al agua contaminada. Hasta hace tres meses, en su casa no tenían un pozo propio y se veían obligados a usar directamente el agua del río. Desde que su esposo decidió hacer el pozo y pueden tratar un poco el agua que consumen, los problemas de salud han disminuido.

"Primero usaba agua de allí (el río). Lavaba trastes, maíz; pero de eso que ya hicimos el pocito, ya aquí lavamos todo", relata. Al recipiente con agua para el consumo, le agrega una gotita de lejía para purificarla. "Esa agua está bien sucia. Agarra picazón. A veces, cuando voy a lavar, tengo que venirme a lavar con agua de aquí para que no me agarre alergia", dice.

De acuerdo con una investigación realizada el año pasado por el Instituto Especializado de Educación Superior en Salud (IEPROES), en el río hay cifras alarmantes de coliformes fecales y de la bacteria escherichia coli.

Este estudio establece que la recuperación de la microcuenca del río Ceniza comenzará cuando se regule la construcción de urbanizaciones e instituciones industriales aledañas al río. Asimismo, señala que las aguas superficiales del río presentan aspectos microbiológicos que las hacen más peligrosas que las aguas subterráneas.

"Se debe tomar en cuenta que la gestión ambiental salvadoreña es débil —se lee en el boletín de la investigación— y que el ámbito político del país no pone interés en este tipo de problemáticas, por lo que el municipio se encuentra en desventaja por la desmedida contaminación de aguas residuales e instituciones aledañas al río Ceniza".

EL RÍO CENIZA, invisibilizado EN LA LEY DEL GOBIERNO

Una de las críticas más recurrentes para el proyecto gubernamental de ley de agua es la ausencia de un enfoque de cuencas hidrográficas que priorice la estabilidad y saneamiento de los mantos acuíferos que son, al final, de donde proviene el recurso hídrico. Sin un enfoque de cuencas, ríos como el Ceniza y las comunidades que dependen de él quedan invisibilizados y en problemas.

En su última reunión, la comisión ad hoc recibió, entre otras voces de la sociedad civil, a la iglesia católica, que solicitó incluir un comité zonal de cuencas en la Autoridad Salvadoreña del Agua.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, señaló que sólo las personas de las comunidades saben verdaderamente el estado de los mantos acuíferos y, además, la prioridad de uso debe ser para estas personas.

Sin embargo, las oenegés no tienen garantía de que sus insumos se incluyan en la propuesta, tomando en cuenta que el anteproyecto que presentaron ya fue desechado de la discusión.

Mientras tanto, las familias a la orilla del río Ceniza no sólo están expuestas a la contaminación, también son vulnerables al cambio climático. Durante la época de lluvia es frecuente que las viviendas sufran y que durante la época seca los pozos se queden sin agua. "El río ha ido disminuyendo desde hace muchos años considerablemente. En verano queda casi seco. En invierno es un atentado para la población de la orilla", dice Ismael Gómez, quien vive a la orilla del río. Agrega que los pozos se llenan de la naciente del río y si el cauce disminuye, también los pozos.

Para los habitantes del cantón Alemán la preocupación radica en la contaminación del río, pero es su única fuente de agua y necesitan tener seguridad de ella.

Contaminación. Estudios han concluido que el agua del río Ceniza no es apta para el consumo.
Usos. Las familias del cantón Alemán también utilizan el agua del río Ceniza para labores agrícolas.
Discusión. En el cantón Alemán poco se sabe de la ley de aguas que se discute en la Asamblea Legislativa.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines