Lo más visto

Continúan apostándole a la agroecología

Son 70 productores de los cantones El Níspero y San Rafael los que protegen sus cultivos de maíz, frijol y hortalizas utilizando productos agroecológicos.
Enlace copiado
Beneficios. Los microorganismos de montaña sirven para mejorar la calidad y salud de los suelos, mejorar la actividad microbiológica y desintoxicarlos, descomponer la materia orgánica y hacer disponibles los nutrientes para las plantas, lo que permite mejores producciones pues previene enfermedades.

Beneficios. Los microorganismos de montaña sirven para mejorar la calidad y salud de los suelos, mejorar la actividad microbiológica y desintoxicarlos, descomponer la materia orgánica y hacer disponibles los nutrientes para las plantas, lo que permite mejores producciones pues previene enfermedades.

Continúan apostándole a la agroecología

Continúan apostándole a la agroecología

Enlace copiado
La agencia de extensión de Tacuba (Ahuachapán) del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal Enrique Álvarez Córdova (CENTA) desarrolló una jornada de capacitación relacionada con los controladores orgánicos de enfermedades en los cultivos de frijol, hortalizas y recuperación de suelos, entre los que destacaron la elaboración de fertilizantes a base de materia orgánica, la activación de microorganismos de montaña líquidos y la preparación de caldo sulfocálcico.

A la actividad asistieron 35 productores (16 hombres y 19 mujeres) de maíz, frijol y hortalizas del cantón El Níspero, caserío Las Pozas, del municipio de Tacuba, quienes participaron activamente en la elaboración de los tres productos agroecológicos.

Esta capacitación forma parte de las acciones contempladas en el proyecto “Biofertilizantes en cultivos de maíz, frijol y café como alternativa agroecológica para una producción sostenible en El Salvador”, siendo Tacuba uno de los 30 municipios beneficiados.

“Con la ejecución de este proyecto le estamos dando continuidad al enfoque de agricultura agroecológica al que estamos apostándole con los productores de esta zona”, dijo el jefe de la agencia, José Eduardo Rodríguez.

Agregó que este grupo de productores ya posee algún conocimiento acerca de las prácticas encaminadas a recuperar la fertilidad y la vida de los suelos, utilizando los recursos locales y de bajo costo que se encuentran disponibles en sus fincas, y a la utilización de productos orgánicos para el control de los insectos y enfermedades, especialmente de las hortalizas.

Después de la práctica a cada productor se le entregaron 20 litros de estos microorganismos líquidos para que los apliquen en dosis de 1 litro por bombada al follaje de los cultivos, y 2.5 litros por bombada si la aplicación se hace al suelo.

De igual manera, participaron en la elaboración del biofertilizante a base de materia orgánica, ceniza, melaza y una sal mineral a base de nitrógeno, fósforo y potasio (20-20-20) para utilizarlo en los cultivos de frijol, hortalizas y frutales, en dosis de cuatro a cinco copas por bombada; y en la preparación de caldo sulfocálcico para controlar enfermedades fungosas y ácaros.

Para la obtención de 20 litros de caldo sulfacálcio se utilizaron 20 litros de agua, 2 libras de cal y 2 libras de azufre. Se pone agua hasta que hierba en un depósito, luego se agrega la cal y el azufre, se cuece la mezcla hasta que pase de un color amarillo a un rojo ladrillo; después se deja enfriar y se envasa.

Se recomienda un cuarto de litro por bombada y aplicarlo en las primeras horas de la mañana.

Tags:

Lee también

Comentarios