Lo más visto

El Salvador  / judicial LO MÁS LEÍDO

Controversia por videos de la desaparición de Carla Ayala

El juez del caso dice que la Fiscalía se ha reservado información importante, como grabaciones de videovigilancia. La Fiscalía dice que es parte de su estrategia.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/F. Zelaya Huida.  Castillo huyó a pie y descalzo por el bulevar de Los Próceres, donde era perseguido por una patrulla de agentes compañeros.

Foto de LA PRENSA/F. Zelaya Huida. Castillo huyó a pie y descalzo por el bulevar de Los Próceres, donde era perseguido por una patrulla de agentes compañeros.

Enlace copiado

El comandante de guardia de la antigua sede del Grupo de Reacción Policial (GRP) Antonio Linares se levanta la camiseta blanca, con dificultad por las esposas que lleva puestas, y muestra una bolsa plástica adherida al tórax. A través de ella orina, según le explica al juez, fiscales e investigadores policiales, durante la segunda reconstrucción para esclarecer qué pasó el 29 de diciembre pasado, en la madrugada, cuando desapareció la agente Carla Ayala.

“Por esta razón no seguí a Juan Josué Castillo Arévalo, porque no podía hacerlo. Pero, después de que Castillo me tiró las llaves (luego de aparcar el vehículo policial 02-2924 en el que supuestamente se llevó a la agente Ayala), vi que el oficial Pablo Villalobos lo siguió hasta la pluma (de la residencial San Fernando), lo tocó y aun así logró irse. Todo eso podría corroborarse con las cámaras de videovigilancia de los vecinos”, asegura Linares, mientras señala hacia la calle principal de la residencial, afuera de la caseta.

A unos 50 metros de la antigua sede del GRP, en una vivienda vecina hay dos cámaras de videovigilancia, como lo constató LA PRENSA GRÁFICA. Una de las cámaras enfoca las cercanías de la entrada del antiguo GRP, mientras que la otra enfoca la pluma de entrada y salida de la residencial. Esas cámaras, si estaban funcionando esa madrugada, podrían haber registrado el momento en que Castillo Arévalo llegó a estacionar el vehículo policial y cuando fue perseguido por Villalobos, hasta la pluma donde ya lo estaban esperando dos familiares, en un vehículo tipo sedán, color gris.

Esas imágenes no aparecen, ni tan siquiera mencionadas, entre las evidencias y pruebas que la Fiscalía General de la República (FGR) ha presentado hasta el momento en el Juzgado Sexto de Instrucción de San Salvador, que lleva el caso, según lo verificó LA PRENSA GRÁFICA. El juez Roberto Arévalo Ortuño confirmó que esos videos no están en el expediente.

“A mí la Fiscalía no me ha mostrado esos videos, ni esos de la residencial ni ningún otro video. Deberían estar. Pero si los pidieran ahora creo que sería imposible que todavía existan, porque me han dicho que algunos de esos sistemas se resetean o borran los videos cada cierto tiempo. Ya tenemos más de cinco meses de que sucedió esto y por eso creo que ya no existen”, dijo Arévalo Ortuño.

La jefa fiscal que dirige la investigación del caso, Guadalupe Echeverría, aseguró ayer en la madrugada que esos videos sí existen y que la Fiscalía los ha incautado para revisarlos.

“Vea, esos videos los tenemos. No solo esos, sino de otros lugares donde pasó o estuvo el agente prófugo Castillo Arévalo. Pero las pruebas tecnológicas que tenemos no se reducen a eso, hay otras pruebas como la triangulación de antenas para ubicar dónde estuvieron los celulares. Lo que pasa es que no hemos presentado los videos porque eso es parte de la estrategia de investigación de la Fiscalía”, dijo la jefa fiscal.

El juez, al darse cuenta de lo que dijo la fiscal a través de los periodistas, hizo un reclamo público a Fiscalía por no notificarlo de lo que tiene. “Parece que la fiscal es muy reservada con la investigación, ni siquiera habla con el juez sobre algunos elementos. Ya voy a hablar con ella, porque esto no debe ser así. Habla antes con los periodistas que conmigo. Me tiene que notificar”, dijo el juez.

El fiscal general, Douglas Meléndez, se sumó ayer a la polémica por los videos. “Él (juez) está conociendo parte de la instrucción del proceso que tiene y nosotros estamos paralelamente investigando y buscando pruebas para acreditar ese caso, que es lo que hacemos en todos los casos cuando va a los tribunales (...) Nosotros andamos investigando otros casos alrededor de esos imputados, pero no necesariamente tenemos que llevar otros elementos en este momento al juzgado porque lo va a conocer todo mundo ahí y no podemos”, dijo el fiscal.

Meléndez, además, criticó que el juez dijera públicamente que le parecía que el imputado Antonio Pérez Pineda ha mentido en el proceso o que “algunas de las cosas que ha dicho no tienen lógica”. “Veo muy bien las manifestaciones del juez, pero debemos ser prudentes. El juez no puede estar comprometiendo su palabra y adelantar criterio, porque un juzgador tiene que mantenerse en el centro con objetividad y ser imparcial”, declaró el fiscal.

El juez dijo que Pérez Pineda podría haber mentido en la parte en la que relata cómo Castillo Arévalo logró escaparse, a pie y descalzo, en el bulevar de Los Próceres, frente a una patrulla de policías que lo perseguían, armados y con botas, pero que fueron estorbados por un pick up que circulaba por el lugar (ver detalle de esa versión en infografía superior).

Foto de LA PRENSA/Franklin Zelaya Reconstrucción. El agente Antonio Pérez Pineda relata el momento en que Castillo abordó un vehículo para huir.

 

Lee también

Comentarios