Convivencia en El Paraíso

Tatiana Solís y Bryan Adalberto Cárcamo tienen ganado el respeto por parte de sus compañeros de estudio. Ellos son alumnos de noveno y octavo grado, respectivamente, del Centro Escolar Fray Bartolomé de Las Casas, en El Paraíso, Chalatenango. Ambos estudiantes son parte del comité gobierno estudiantil que aplica un novedoso instrumento de disciplina para lograr una mejor convivencia entre los miembros de esta comunidad educativa, ubicada en un municipio con muchos problemas de inseguridad debido a la presencia de las dos principales pandillas del país.
Enlace copiado
Ejemplar. Estudiantes del Centro Escolar Fray Bartolomé de Las Casas juegan en la cancha de la institución. En el primer foro pedagógico de la zona 2 de Chalatenango, el Manual de convivencia fue una de las 10 experiencias exitosas presentadas a miles de maestros.

Ejemplar. Estudiantes del Centro Escolar Fray Bartolomé de Las Casas juegan en la cancha de la institución. En el primer foro pedagógico de la zona 2 de Chalatenango, el Manual de convivencia fue una de las 10 experiencias exitosas presentadas a miles de maestros.

Convivencia en El Paraíso

Convivencia en El Paraíso

Enlace copiado
<p>Dicho instrumento es el Manual de convivencia escolar, el cual surgió en 2006 con una iniciativa de Plan El Salvador en convenio con el Ministerio de Educación (MINED) implementada como plan piloto en 50 centros escolares de La Libertad, Cuscatlán, San Salvador y Chalatenango, según cuenta el subdirector, Francisco Javier Menjívar.</p><p>En ese año, durante seis meses, la escuela Fray Bartolomé de Las Casas recibió asesoría de un experto para elaborar el Manual de convivencia escolar, el cual ya es conocido incluso a escala internacional. El proceso conllevó la creación de diversos comités, entre estos el de Gobierno Estudiantil del que es parte Tatiana y Bryan. Sus miembros son estudiantes de cuarto a noveno grado, electos democráticamente mediante votación directa y secreta. Los otros comités son: guardianes ambientales, estudiantil de mediación, protocolo, voluntariado y club de tutoría académica. “Cada uno ha aprendido lo que es el respeto, todos somos uno, nadie es mayor que otro. Tengo que respetarlos a todos porque eso es lo que quiere (el objetivo) el manual, aprender a convivir”, dijo el estudiante.</p><p>Bryan ha sido parte de casi todos los comités, ha reciclado desechos, enseñado el silabario y propuesto la realización de actividades que, con previa autorización del director, se realizan para obtener fondos destinados a solventar diversas necesidades de la institución. </p><p>Por su parte, Tatiana explicó que los integrantes del comité de protocolo se encargan de dar la bienvenida cada día, indican la hora de salida y verifican que los estudiantes lleven su uniforme y cumplan con las reglas de presentación personal de la institución. </p><p> “Hay un cambio en la conducta de los niños, en su rendimiento académico y sobre todo en la prevención, ya que a temprana edad los niños están consumiendo drogas, situación que afecta a todas las escuelas. El obstáculo que teníamos era que la escuela no estaba entapialada, nos llevaban a los niños para fumar e incluso nos amenazaban. Ahora tenemos entapialada la escuela y el control total de los niños, incluso con alambre razor que lo gestionó el comité estudiantil”, dijo Menjívar.</p><p>María Concepción Orellana, maestra de la escuela y miembro del comité de convivencia, contó que un paso implementado con el manual fue solicitar a los estudiantes que escribieran los principales problemas que afectaban a la escuela, de forma anónima.</p><p>“Salen hasta resentimientos, pero la gran mayoría ponía que muchos mareros rondaban a las jovencitas, que niños llegaban drogados o tomaban. En una escuela de más de 1,000 alumnos salen muchas cosas”, indicó la docente. Todas las preocupaciones fueron clasificadas para analizar posibles soluciones.</p><p>Orellana aclaró que el Manual de convivencia no sustituye al Reglamento interno, sino que lo fortalece. “Recuerdo que cuando llegué a esa escuela habían hasta expulsiones, eso ha ido cambiando y los mismos niños dan las soluciones”, manifestó.</p><p>Para María Alemán, asesora pedagógica de la zona 2 de Chalatenango, uno de los mejores resultados obtenidos es que la vida cotidiana de la escuela tiene como centro la organización del comité de convivencia, adaptándose con el Plan Social Educativo Vamos a la Escuela. </p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • el-salvador
  • social

Lee también

Comentarios

Newsletter