Lo más visto

Corte de Cuentas señala deficiencias en rediseño de la presa El Chaparral

CEL entregó el proyecto sin generar competencia a la empresa ejecutora, sin permisos ambientales y con la concesión vencida. Corte advierte que autónoma no puede demostrar transparencia en la obra.

Enlace copiado
Auditoría.  La CCR encontró seis irregularidades en El Chaparral en una auditoría anterior.

Auditoría. La CCR encontró seis irregularidades en El Chaparral en una auditoría anterior.

Enlace copiado

Deficiencias. La Corte de Cuentas de la República (CCR) concluyó que la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) no cumplió con cinco requisitos legales previo al reinicio de la construcción de la presa El Chaparral en febrero de 2015, entre ellos concesiones vencidas, sin permisos ambientales ni de construcción vigentes y fallas en la adquisición de equipos y asesorías.

Los cinco hallazgos forman parte de un estudio del ente contralor que buscaba comprobar el cumplimiento de aspectos legales y técnicos relacionados con la construcción de la presa El Chaparral, ubicada entre los municipios San Luis de la Reina y Carolina, ambos del departamento de San Miguel.

El informe, al que tuvo acceso LA PRENSA GRÁFICA tras ser finalizado el 19 de febrero pasado, fue realizado por la Dirección de Auditoría 4 de la Corte de Cuentas y solo evalúa los procesos de adquisición que fueron ejecutados entre el 1.º de enero de 2015 y el 30 de septiembre de 2016.

La primera deficiencia que señalan los auditores es que la CEL reinició el 19 de febrero de 2015 la construcción de la presa con un rediseño a pesar de tener vencida, desde el 6 abril de 2014, la concesión que le dio la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) para generar electricidad con el recurso hídrico de la zona. Los auditores explicaron que la concesión debía ser actualizada por la Asamblea Legislativa.

El presidente de CEL, David López, se defendió ante la CCR afirmando que el vencimiento de 2014 se refiere al plazo estipulado para que opere la presa y no a la concesión del subsuelo. Agregó que para el reinicio de la obra CEL no necesitaba una nueva concesión, pero expuso que la Asamblea ignoró por tres años su petición de actualizar los permisos.

La auditoría también advierte que la CEL no tenía actualizados los permisos ambientales y de construcción previo al inicio de la construcción. El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) extendió los permisos el 10 de agosto de 2016 y las alcaldías de San Luis de la Reina y Carolina, el 1.º de abril de 2016, un año después de que iniciaron las obras.

El presidente de CEL dio a entender a los auditores que esos permisos no eran cruciales porque "dos son de servicios, uno de suministros y dos de estudios geológicos, y ninguno de obra"; la CCR opinó que es necesario cumplir con todos los requisitos.

López trató de quitarse responsabilidad en las deficiencias con el argumento de que todos los actos previos para una construcción, incluyendo permisos, son responsabilidad de la unidad que solicite el proyecto, que en este caso fue la Dirección del Proyecto Hidroeléctrico El Chaparral. Pero los auditores le hicieron ver que él, como presidente, también tuvo responsabilidad.

Otro problema que revela la auditoría es que la construcción de El Chaparral inició sin tener autorización oficial de la Junta Directiva de CEL. La Corte señaló que los directivos de la autónoma autorizaron el rediseño de la presa el 30 de mayo de 2017.

Los analistas de la Corte de Cuentas, además, evidenciaron que CEL entregó la construcción a la empresa Tyazhmash sin generar condiciones de competencia y con especificaciones técnicas que tampoco fueron aprobadas por la Junta Directiva, cuando Tyazhmash no cumplió con los requisitos mínimos para obtener la obra.

La autónoma explicó que entregó el proyecto a Tyazhmash por consejo de la auditora Coninver, que realizó un estudio previo a reiniciar la construcción. El presidente de CEL explicó a los auditores que solo esa empresa garantizaba el fiel cumplimiento de los planos, de acuerdo con Coninver, por lo que a su juicio la contratación directa era válida.

"La falta de cumplimiento de los aspectos legales y técnicos de las contrataciones genera que la entidad no pueda demostrar transparencia en los procesos de contratación y en la buena utilización de los recursos", concluyó la Corte de Cuentas, que terminó su informe señalando que CEL tampoco generó competencia para otorgar la asesoría de la obra a Coninver.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines