Costearse la salud cuando debería ser gratis

Pacientes del Hospital Nacional Rosales llegan cada día con la esperanza de recibir tratamientos para sus afecciones, pero se enfrentan a la desalentadora realidad de un sistema nacional de salud deficiente, en estado crítico.
Enlace copiado
María Isabel Rodríguez  recibió un reconocimiento por su trayectoria en su trabajo por  la medicina en el país.

María Isabel Rodríguez recibió un reconocimiento por su trayectoria en su trabajo por la medicina en el país.

Costearse la salud cuando debería ser gratis

Costearse la salud cuando debería ser gratis

Costearse la salud cuando debería ser gratis

Costearse la salud cuando debería ser gratis

Costearse la salud cuando debería ser gratis

Costearse la salud cuando debería ser gratis

Enlace copiado
Pacientes con insuficiencia renal, cáncer, problemas respiratorios, cardíacos, hepáticos o de la vista son algunos de los que llegan a la espera de ser atendidos.Ventas ambulantes, humo, ruido de buses y un tránsito de personas bastante notorio era el ambiente ayer, como todos los días, en la entrada principal del Rosales.Algunos pacientes que son dados de alta o que salen de sus tratamientos transitan por las calles cercanas, expuestos a un ambiente que amenaza su plena recuperación.Con vendas en sus brazos, gasas en el cuello o apoyo de un par de muletas, caminan bajo el intenso sol de mediodía, luego de haber sido expuestos a respectivos tratamientos, para esperar el transporte colectivo de regreso a sus casas.

MÁS INFORMACIÓN: PACIENTES DE NEFROLOGÍA PROTESTAN POR FALTA DE INSUMOS MÉDICOS EN HOSPITAL ROSALES

Ana (nombre ficticio), paciente del área de nefrología, donde se da tratamiento a diagnosticados con insuficiencia renal, camina a paso lento por la acera del hospital.

Se la nota cansada, con una gasa que sobresale de su blusa, y con no más de 30 años. La difícil enfermedad ha resaltado en su piel unas venas que a simple vista se distinguen en su rostro y brazos.

PODRÍA INTERESARLE: SINDICATO DENUNCIA FALTA DE INSUMOS EN HOSPITAL ROSALES

Ella recibe hemodiálisis dos veces por semana, es decir, se somete a eliminación de toxinas y líquido extra en la sangre que sus riñones no pueden hacer por sí solos.

Aunque por el momento ha recibido tratamiento, el martes de la semana pasada tuvo que esperar una hora de más para ser atendida, pues la falta de instrumentos estériles retrasó los procedimientos.

“A partir de este mes (junio) nos han dicho que cada paciente que va a ser intervenido debe traer su propio material estéril, y eso sí nos ha estado afectando bastante”, comentó con un gesto de preocupación.

Minutos después de que se fuera Ana, una pareja de adultos pasaba por la zona. Caminando con la ayuda de su esposo, María (nombre ficticio) comentó que hace tres semanas la operaron de cataratas, una enfermedad que corresponde ser atendida por la especialidad de oftalmología.

Junto con su esposo viajan desde San Isidro Lempa, La Libertad. Un promedio de dos horas son las que tardan en llegar hasta el Rosales.

En ocasiones se quedan a dormir desde un día antes en casa de una amiga para llegar a tiempo a las consultas y ahorrar un poco en los gastos de transporte que les genera el viaje.

María sigue yendo al hospital para verificar su correcta recuperación de la vista luego de la cirugía, pero debe comprar gotas para los ojos, que salen de su propio bolsillo.

Además, comentó que el día de su operación el cirujano le dijo que los implementos que iba a utilizar en el procedimiento eran propios, pues en el hospital no habían a disposición.

Cerca de $50 es lo que la pareja ha pagado hasta el momento en medicamentos que el hospital debió darle a María luego de su intervención y que, por ahora, es incierto si puedan costear otros medicamentos que hacen falta para su recuperación. “Ahorita hemos gastado como $50 en las gotas que estoy usando, pero me faltan otras que no sé cuánto nos puedan costar”, afirmó.

A diario, personas provenientes del interior del país recorren largas distancias desde otros departamentos o municipios para llegar al hospital y recibir una atención médica digna. Sin embargo, muchos de los procedimientos se ven frustrados cuando reciben la notificación de que deben esperar algún tiempo para recibir atención o costearse medicamentos que el hospital tiene el deber de proporcionarles.

La población a la que atiende el hospital son pacientes con diversas enfermedades y diagnósticos, por lo que el sistema de salud pública tendría que velar por garantizar medicamentos y tratamientos adecuados para cada caso.

Tags:

  • pacientes
  • 'hospital Rosales
  • oftalmología
  • nefrología

Lee también

Comentarios

Newsletter